/ lunes 13 de diciembre de 2021

A Puerta Cerrada | Sí al cobro por alumbrado

El acuerdo quedó sellado entre el gobernador Miguel Barbosa y la gran mayoría de los presidentes municipales que acudieron el sábado a la reunión celebrada en el Centro de Convenciones de la ciudad de Puebla.

A partir de esta semana, los alcaldes que deseen la cooperación forzosa de los ciudadanos para pagar el Derecho del Alumbrado Público a la Comisión Federal de Electricidad convocarán a sus respectivas sesiones de Cabildo.

Ahí, de la misma forma que lo hizo Eduardo Rivera Pérez en la capital del estado el viernes 3 del mes en curso, los regidores aprobarán una solicitud que más tarde enviarán al Congreso del Estado para pedir la autorización que les permita concretar el respectivo convenio con la empresa paraestatal y proceder al cobro.

Los diputados, a su vez, esperarán una o dos semanas como máximo para recibir las solicitudes expresas de los presidentes municipales y sus cabildos.

Una vez concentrado un número razonable de documentos, hasta 200 según las proyecciones que se tienen en el edificio de la calle 5 Poniente, el Congreso convocará a un periodo extraordinario de sesiones para darle el sí a ese polémico asunto que comenzó a debatirse públicamente como una demanda exclusiva del edil de Puebla para hacerse de más recursos públicos.

La fecha ideal para los diputados locales que están a cargo de este asunto es terminar de aprobar el cobro por el alumbrado público antes del viernes 24 de diciembre, ya sabe usted, para llegar a la cena de nochebuena sin pendientes que les amarguen el pavo, los chipotles rellenos de queso y el ponche.

Planteamientos más realistas prevén que será hasta la semana siguiente cuando logren resolverlo de manera definitiva.

En lo que todos coinciden es en llegar al nuevo año 2022 sin ese punto en la agenda de problemas legislativos sin resolver.

Así que del viernes 31 de diciembre no pasará.

Por ahí va la ruta legal que se han trazado el gobernador, los presidentes municipales y el líder del Congreso Sergio Salomón Céspedes Peregrina para formalizar el cobro, al que ya se le ha dado el sí.

La ruta política, no obstante, será más compleja.

Al rechazo de Aristóteles Belmont Cortés y Marcos Rosendo Medina a la autorización del cobro del DAP se ha sumado un tercer personaje, más influyente y relevante que aquellos: Ignacio Mier Velazco.

Si los pronunciamientos del dirigente de Morena y el delegado del CEN de ese mismo partido ya habían puesto tensión al debate jurídico que arropó Barbosa como un asunto de primer interés para su administración, el de Mier le ha añadido todavía más ruido.

El viernes, desde Atlixco, el coordinador de los diputados federales del partido en el poder y aspirante a gobernador se pronunció en contra del DAP.

Atribuyó el interés de su aprobación a los diputados del PRIAN y llamó a los legisladores locales de Morena y PT a ser congruentes con los principios de la cuatroté.

Céspedes Peregrina ha decidido apoyar la solicitud de los ayuntamientos y tiene la certeza de que la mayoría de los 17 diputados que representan al partido lopezobradorista también lo hará.

No le harán caso a Mier, según se cree.

Lo que llama la atención es que el aspirante a gobernador ha vuelto a pintar su raya con Barbosa.

El diputado federal no solo ha decidido no marchar en la misma ruta que el inquilino de Casa Aguayo en un tema de interés público, sino que ha optado en hacerlo en sentido contrario.

La apuesta tendrá repercusiones en Morena y estas se comenzarán a ver en los comienzos del nuevo año.

Twitter: @jorgerdzc


El acuerdo quedó sellado entre el gobernador Miguel Barbosa y la gran mayoría de los presidentes municipales que acudieron el sábado a la reunión celebrada en el Centro de Convenciones de la ciudad de Puebla.

A partir de esta semana, los alcaldes que deseen la cooperación forzosa de los ciudadanos para pagar el Derecho del Alumbrado Público a la Comisión Federal de Electricidad convocarán a sus respectivas sesiones de Cabildo.

Ahí, de la misma forma que lo hizo Eduardo Rivera Pérez en la capital del estado el viernes 3 del mes en curso, los regidores aprobarán una solicitud que más tarde enviarán al Congreso del Estado para pedir la autorización que les permita concretar el respectivo convenio con la empresa paraestatal y proceder al cobro.

Los diputados, a su vez, esperarán una o dos semanas como máximo para recibir las solicitudes expresas de los presidentes municipales y sus cabildos.

Una vez concentrado un número razonable de documentos, hasta 200 según las proyecciones que se tienen en el edificio de la calle 5 Poniente, el Congreso convocará a un periodo extraordinario de sesiones para darle el sí a ese polémico asunto que comenzó a debatirse públicamente como una demanda exclusiva del edil de Puebla para hacerse de más recursos públicos.

La fecha ideal para los diputados locales que están a cargo de este asunto es terminar de aprobar el cobro por el alumbrado público antes del viernes 24 de diciembre, ya sabe usted, para llegar a la cena de nochebuena sin pendientes que les amarguen el pavo, los chipotles rellenos de queso y el ponche.

Planteamientos más realistas prevén que será hasta la semana siguiente cuando logren resolverlo de manera definitiva.

En lo que todos coinciden es en llegar al nuevo año 2022 sin ese punto en la agenda de problemas legislativos sin resolver.

Así que del viernes 31 de diciembre no pasará.

Por ahí va la ruta legal que se han trazado el gobernador, los presidentes municipales y el líder del Congreso Sergio Salomón Céspedes Peregrina para formalizar el cobro, al que ya se le ha dado el sí.

La ruta política, no obstante, será más compleja.

Al rechazo de Aristóteles Belmont Cortés y Marcos Rosendo Medina a la autorización del cobro del DAP se ha sumado un tercer personaje, más influyente y relevante que aquellos: Ignacio Mier Velazco.

Si los pronunciamientos del dirigente de Morena y el delegado del CEN de ese mismo partido ya habían puesto tensión al debate jurídico que arropó Barbosa como un asunto de primer interés para su administración, el de Mier le ha añadido todavía más ruido.

El viernes, desde Atlixco, el coordinador de los diputados federales del partido en el poder y aspirante a gobernador se pronunció en contra del DAP.

Atribuyó el interés de su aprobación a los diputados del PRIAN y llamó a los legisladores locales de Morena y PT a ser congruentes con los principios de la cuatroté.

Céspedes Peregrina ha decidido apoyar la solicitud de los ayuntamientos y tiene la certeza de que la mayoría de los 17 diputados que representan al partido lopezobradorista también lo hará.

No le harán caso a Mier, según se cree.

Lo que llama la atención es que el aspirante a gobernador ha vuelto a pintar su raya con Barbosa.

El diputado federal no solo ha decidido no marchar en la misma ruta que el inquilino de Casa Aguayo en un tema de interés público, sino que ha optado en hacerlo en sentido contrario.

La apuesta tendrá repercusiones en Morena y estas se comenzarán a ver en los comienzos del nuevo año.

Twitter: @jorgerdzc