/ martes 1 de octubre de 2019

BUAP-TV

Haber obtenido los títulos de concesión para operar canales de televisión pública en las ciudades de Puebla-Cholula y Tehuacán es un logro extraordinario y de gran relevancia del Rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz.

Este acontecimiento, consumado en la víspera de que rinda su segundo informe de labores, debe ser ponderado en su más amplia dimensión y reconocido por todos los integrantes de la comunidad universitaria, tanto estudiantes como docentes. Pero no sólo ellos.

El beneplácito alcanza también a la sociedad poblana, ya que se beneficiará al disponer de una oferta alternativa de alto nivel por sus contenidos temáticos, y eso es digno de valorarse.

Como se destacó en el respectivo anuncio, la BUAP se suma al ecosistema nacional de medios públicos “para generar y difundir contenidos audiovisuales de alta calidad en los ámbitos cultural, científico y educativo”.

El propio rector Esparza destacaría que con estos medios “se generará una interacción con la sociedad y la comunidad universitaria; además representa una gran oportunidad para la difusión de las actividades sustantivas de nuestra Institución”.

Ello implica que con sus dos canales de televisión, la BUAP estará en condiciones de comunicar con mayor cobertura sus actividades más destacadas en materia de docencia, investigación y extensión y difusión de la cultura, además que servirán como eficientes vehículo de vinculación social.

Hay que destacar que a dichos canales, se suman las tres estaciones de radio que posee la máxima casa de estudios, también en Puebla y Tehuacán, además de Chignahuapan, lo que incrementa su potencial comunicativo.

Dicha fortaleza mediática deberá ser capitalizada con la conformación de un sólido equipo de trabajo, integrado por personal ya existente, con la eventual incorporación de especialistas técnicos y de producción y, desde

luego, con la relevante participación multidisciplinaria de estudiantes y profesores de la propia BUAP.

En el comunicado alusivo se destacó el espíritu de los medios públicos en su misión de contribuir de manera directa al reconocimiento y a la inclusión de la diversidad cultural con la que cuenta el país. “Son necesarios para alcanzar la consolidación democrática que México demanda y de la misma manera son herramientas para el ejercicio de la libertad de expresión y el acceso a la información”.

Dicho sea de paso, es plausible que la obtención de las concesiones para operar dos canales de televisión se hayan consumado en un momento crucial para los medios públicos, en una coyuntura histórica en la que el gobierno federal está impulsando un nuevo modelo comunicativo-cultural.

Los medios públicos enfrentan hoy retos ineludibles, como bien lo ha planteado el investigador Tanius Karam, en cuanto a su compromiso de fomentar lo que denomina la “educación formal” en materia de democracia, derecho a la información, derecho de las audiencias y la participación de la ciudadanía.

Y es que “no son solamente difusores de temas y asuntos que no se encuentran en los medios privados. Su labor democratizante permite el desarrollo de una opinión pública más diferenciada, consolidando la modernidad cultural y generando los cambios políticos, económicos y sociales.

Y agrega, a manera de plan de vuelo: “En los medios públicos, las audiencias pueden redescubrirse social, política y culturalmente y convivir con grupos distintos”.

“Medios que reflejen con más claridad la diversidad étnica, social, cultural, o para decirlo de otra manera: donde encontraremos rostros y voces más parecidos a los que ya vemos-oímos en la plaza, mercados, transporte público y en las calles. Medios que ayuden a problematizar lo que son los medios mismos. Mostrando las estrategias convencionales de manipulación. Medios públicos, medios ciudadanos “de”, “por” y para la construcción de esa ciudadanía: conocimiento de derechos, asunción de responsabilidades, guías y pautas para convivencia moderna, diversa e incluyente”.

Es en este contexto que la BUAP inicia un nuevo proyecto que a todas luces se advierte prometedor. Ya hacía falta una buena gran noticia. Enhorabuena


Haber obtenido los títulos de concesión para operar canales de televisión pública en las ciudades de Puebla-Cholula y Tehuacán es un logro extraordinario y de gran relevancia del Rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz.

Este acontecimiento, consumado en la víspera de que rinda su segundo informe de labores, debe ser ponderado en su más amplia dimensión y reconocido por todos los integrantes de la comunidad universitaria, tanto estudiantes como docentes. Pero no sólo ellos.

El beneplácito alcanza también a la sociedad poblana, ya que se beneficiará al disponer de una oferta alternativa de alto nivel por sus contenidos temáticos, y eso es digno de valorarse.

Como se destacó en el respectivo anuncio, la BUAP se suma al ecosistema nacional de medios públicos “para generar y difundir contenidos audiovisuales de alta calidad en los ámbitos cultural, científico y educativo”.

El propio rector Esparza destacaría que con estos medios “se generará una interacción con la sociedad y la comunidad universitaria; además representa una gran oportunidad para la difusión de las actividades sustantivas de nuestra Institución”.

Ello implica que con sus dos canales de televisión, la BUAP estará en condiciones de comunicar con mayor cobertura sus actividades más destacadas en materia de docencia, investigación y extensión y difusión de la cultura, además que servirán como eficientes vehículo de vinculación social.

Hay que destacar que a dichos canales, se suman las tres estaciones de radio que posee la máxima casa de estudios, también en Puebla y Tehuacán, además de Chignahuapan, lo que incrementa su potencial comunicativo.

Dicha fortaleza mediática deberá ser capitalizada con la conformación de un sólido equipo de trabajo, integrado por personal ya existente, con la eventual incorporación de especialistas técnicos y de producción y, desde

luego, con la relevante participación multidisciplinaria de estudiantes y profesores de la propia BUAP.

En el comunicado alusivo se destacó el espíritu de los medios públicos en su misión de contribuir de manera directa al reconocimiento y a la inclusión de la diversidad cultural con la que cuenta el país. “Son necesarios para alcanzar la consolidación democrática que México demanda y de la misma manera son herramientas para el ejercicio de la libertad de expresión y el acceso a la información”.

Dicho sea de paso, es plausible que la obtención de las concesiones para operar dos canales de televisión se hayan consumado en un momento crucial para los medios públicos, en una coyuntura histórica en la que el gobierno federal está impulsando un nuevo modelo comunicativo-cultural.

Los medios públicos enfrentan hoy retos ineludibles, como bien lo ha planteado el investigador Tanius Karam, en cuanto a su compromiso de fomentar lo que denomina la “educación formal” en materia de democracia, derecho a la información, derecho de las audiencias y la participación de la ciudadanía.

Y es que “no son solamente difusores de temas y asuntos que no se encuentran en los medios privados. Su labor democratizante permite el desarrollo de una opinión pública más diferenciada, consolidando la modernidad cultural y generando los cambios políticos, económicos y sociales.

Y agrega, a manera de plan de vuelo: “En los medios públicos, las audiencias pueden redescubrirse social, política y culturalmente y convivir con grupos distintos”.

“Medios que reflejen con más claridad la diversidad étnica, social, cultural, o para decirlo de otra manera: donde encontraremos rostros y voces más parecidos a los que ya vemos-oímos en la plaza, mercados, transporte público y en las calles. Medios que ayuden a problematizar lo que son los medios mismos. Mostrando las estrategias convencionales de manipulación. Medios públicos, medios ciudadanos “de”, “por” y para la construcción de esa ciudadanía: conocimiento de derechos, asunción de responsabilidades, guías y pautas para convivencia moderna, diversa e incluyente”.

Es en este contexto que la BUAP inicia un nuevo proyecto que a todas luces se advierte prometedor. Ya hacía falta una buena gran noticia. Enhorabuena


martes 12 de noviembre de 2019

Montero Ponce: amigo y maestro

martes 22 de octubre de 2019

Cuando veas a tu vecino...

martes 15 de octubre de 2019

Buenas intenciones

martes 08 de octubre de 2019

¿Quién mece la cuna?

martes 01 de octubre de 2019

BUAP-TV

martes 24 de septiembre de 2019

A 5 años de Ayotzinapa

martes 17 de septiembre de 2019

Encuestitis

martes 10 de septiembre de 2019

El diablo anda suelto

martes 03 de septiembre de 2019

Mal necesario

martes 27 de agosto de 2019

Feliz, feliz, feliz…

Cargar Más