/ miércoles 13 de abril de 2022

Crónica de la muerte de la Reforma Eléctrica

Después de varios meses de espera, llegó el momento del debate de la Reforma Eléctrica en el Congreso Federal, y es que la discusión de esta Reforma ha generado polémica, siendo un tema que ha mostrado muy claramente dos cosas: Morena y sus aliados no tienen los votos necesarios para sacar una Reforma Constitucional y que la oposición se mantiene firme.

Hay que decirlo claro, mucho esperaban la postura del PRI para definir estrategias, otros ya estaban intrigando para pretender romper el VaXMéxico, pero muy puntual el líder nacional Alejandro Moreno fue firme al dejar claro que el PRI es un bloque unido y que como bloque va a votar en contra de esta reforma que a todas luces es retrógrada. A partir de ese momento Morena cambió de estrategia y buscó intimidar uno por uno a los diputados para cambiar el sentido de su votación, pero Alito convocó a Consejo Político Nacional para que fuera un mandato del máximo órgano del Partido el que pidiera la votación en contra de dicha Reforma y el propio Consejo sentenció que quien votara a favor de la Reforma como la presenta el ejecutivo será expulsado del PRI.

Ante este escenario el PRI, PAN y PRD presentan una iniciativa con nuevos planteamientos y que busca específicamente tres objetivos muy puntuales: hacer más barata la energía eléctrica para quienes menos tienen, abrir el libre mercado en esta industria y velar por el uso y generación de energías limpias. Morena no cede, se mantiene en su postura regresiva y con una bandera del falso nacionalismo vota en Comisiones un dictamen donde deja fuera estas propuestas de la oposición y citan a sesión presencial del Pleno el martes.

Mientras todo esto pasaba, los operadores del gobierno en su desesperación de quedarle bien a su jefe y ante la negativa de los Legisladores priistas a chantajes y amenazas, inician una campaña de movilización para tomar calles e impedir que los Diputados de la oposición puedan llegar a la sesión, ya que para la aprobación de esta reforma se requiere la votación a favor de 2/3 partes de los diputados presentes en la sesión; pero el PRI al enterarse de dicho ardid del oficialismo, con Alito a la cabeza tomó las maletas y desde el lunes en la tarde llegó a las instalaciones de la Cámara de Diputados para pasar ahí la noche.

Lo que sigue es una burla, viéndose encerrados Morena y sin poder afrontar otra derrota tan pronto después del fracaso de la Consulta, decide desde su mayoría en la Junta de Coordinación Política cambiar el día de la votación y posponen la sesión para el domingo esperando que la Semana Santa les haga el milagro y sea Domingo de Resurrección para su Reforma ya muerta. ¿Qué pretende hacer el Gobierno Federal con estos días extras, para conseguir los votos? Solo ellos lo saben. Lo que sí sabemos es que la población ve con buenos ojos a una oposición valiente y entrona, que no se dobla ni titubea ante intimidaciones de un gobierno que va quitándose la máscara para mostrar su verdadero rostro autoritario y antidemocrático.

De aquí al domingo debemos estar pendientes de qué artimañas quiere usar el gobierno y sus empleados los legisladores de la 4ta. Estos días son claves para México ya que los contrapesos del poder han demostrado que pueden detener la ambición de un hombre, deben mantenerse firme y la ciudadanía debe mostrar su respaldo a esta postura. No hay plazo que no se cumpla, ni día que no llegue. Después de un gran duelo de estrategia política el domingo seguiremos la sesión que seguramente terminará siendo el funeral de la Reforma Eléctrica.

Después de varios meses de espera, llegó el momento del debate de la Reforma Eléctrica en el Congreso Federal, y es que la discusión de esta Reforma ha generado polémica, siendo un tema que ha mostrado muy claramente dos cosas: Morena y sus aliados no tienen los votos necesarios para sacar una Reforma Constitucional y que la oposición se mantiene firme.

Hay que decirlo claro, mucho esperaban la postura del PRI para definir estrategias, otros ya estaban intrigando para pretender romper el VaXMéxico, pero muy puntual el líder nacional Alejandro Moreno fue firme al dejar claro que el PRI es un bloque unido y que como bloque va a votar en contra de esta reforma que a todas luces es retrógrada. A partir de ese momento Morena cambió de estrategia y buscó intimidar uno por uno a los diputados para cambiar el sentido de su votación, pero Alito convocó a Consejo Político Nacional para que fuera un mandato del máximo órgano del Partido el que pidiera la votación en contra de dicha Reforma y el propio Consejo sentenció que quien votara a favor de la Reforma como la presenta el ejecutivo será expulsado del PRI.

Ante este escenario el PRI, PAN y PRD presentan una iniciativa con nuevos planteamientos y que busca específicamente tres objetivos muy puntuales: hacer más barata la energía eléctrica para quienes menos tienen, abrir el libre mercado en esta industria y velar por el uso y generación de energías limpias. Morena no cede, se mantiene en su postura regresiva y con una bandera del falso nacionalismo vota en Comisiones un dictamen donde deja fuera estas propuestas de la oposición y citan a sesión presencial del Pleno el martes.

Mientras todo esto pasaba, los operadores del gobierno en su desesperación de quedarle bien a su jefe y ante la negativa de los Legisladores priistas a chantajes y amenazas, inician una campaña de movilización para tomar calles e impedir que los Diputados de la oposición puedan llegar a la sesión, ya que para la aprobación de esta reforma se requiere la votación a favor de 2/3 partes de los diputados presentes en la sesión; pero el PRI al enterarse de dicho ardid del oficialismo, con Alito a la cabeza tomó las maletas y desde el lunes en la tarde llegó a las instalaciones de la Cámara de Diputados para pasar ahí la noche.

Lo que sigue es una burla, viéndose encerrados Morena y sin poder afrontar otra derrota tan pronto después del fracaso de la Consulta, decide desde su mayoría en la Junta de Coordinación Política cambiar el día de la votación y posponen la sesión para el domingo esperando que la Semana Santa les haga el milagro y sea Domingo de Resurrección para su Reforma ya muerta. ¿Qué pretende hacer el Gobierno Federal con estos días extras, para conseguir los votos? Solo ellos lo saben. Lo que sí sabemos es que la población ve con buenos ojos a una oposición valiente y entrona, que no se dobla ni titubea ante intimidaciones de un gobierno que va quitándose la máscara para mostrar su verdadero rostro autoritario y antidemocrático.

De aquí al domingo debemos estar pendientes de qué artimañas quiere usar el gobierno y sus empleados los legisladores de la 4ta. Estos días son claves para México ya que los contrapesos del poder han demostrado que pueden detener la ambición de un hombre, deben mantenerse firme y la ciudadanía debe mostrar su respaldo a esta postura. No hay plazo que no se cumpla, ni día que no llegue. Después de un gran duelo de estrategia política el domingo seguiremos la sesión que seguramente terminará siendo el funeral de la Reforma Eléctrica.