/ sábado 16 de octubre de 2021

De Poder a Poder | El gran reto para el Yunque, recobrar el CDE en manos del morenovallismo

La lucha por el Comité directivo estatal del Partido Acción Nacional en Puebla, va más allá de una contienda normal de cualquier instituto político, en realidad es el reto más importante en éstos momentos para el Yunque el recuperar Puebla, uno de los bastiones más significativos para la ultraderecha a nivel nacional, que les fue arrebatado hace un poco más de 10 años por el morenovallismo, a través de dádivas, alianzas, premios, acuerdos políticos en lo obscurito etc., y que ahora amenaza con su continuación por un periodo más.

El Yunque es un grupo que tiene tentáculos a nivel nacional e internacional en el que aparecen importantes figuras que inclusive han logrado ya el poder máximo nacionalmente, como la presidencia de la República, a través del PAN. No obstante en Puebla fue arrinconado por el fallecido exgobernador Rafael Moreno Valle, apropiándose materialmente de él. Aunque ahora no existe un heredero (a) que continúe con éxito su proyecto, sí algunas figuras del morenovallismo se han reagrupado para apoyar a Genoveva Huerta, a sabiendas de que, si continúa, seguirán teniendo posiciones, canonjías, recursos y más poder en el interior del blanquiazul, .

Recobrar el PAN para los tradicionales o yunquistas, pudiera ser una misión casi imposible, si la ahora extinta pareja, (Rafael y Martha Érika) continuaran en el poder. De ahí que éstos momentos en que ya no están, sean clave para que ese panismo con familias custodias, recursos económicos e ideología, que ha logrado el apoyo de miles de poblanos, aunque no sean militantes activos sino simplemente simpatizantes, hagan posible la refundación del PAN y así sigan cosechando esos triunfos que durante los últimos años han ido en disminución.

Esta es la primera lucha efectiva que enfrentan después de más de 10 años el morenovallismo y los yunques, lo que ha provocado una honda división al interior del PAN, ya que mientras unos quieren que éste deje de ser un instrumento patrimonialista, otros quieren seguir teniendo todo el poder. Mucho se ha hablado de qué es el Yunque y quienes están detrás de él, pero la verdadera incógnita ahora en Puebla es saber ¿Quién es la mano que mece la cuna detrás de Genoveva Huerta y cuánto está dispuesta a invertir en tiempo, dinero e influencias para conservar la presidencia del CDE?, porque pensar que la diputada federal es el cerebro, se manda sola y tiene recursos, como los que ha derrochado en su campaña y en la denunciada compra de votos sería una falacia.

Los obstáculos que le puso a Eduardo Rivera Pérez primero para su candidatura a la alcaldía poblana, y después las acciones de “manos caídas” en su campaña; también las dificultades para que Ana Teresa Aranda pudiera competir, señalando que no tiene la militancia requerida, después de que ha sido más de 30 años furibunda azul, amén de factor de integración del Yunque con participación a nivel nacional, fueron acciones que los moreno vallistas esgrimieron para obstaculizar la llegada de cualquier otra persona que no fuera Genoveva, al comité directivo Estatal.

EL AS BAJO LA MANGA

Una jugada maestra del Yunque y del alcalde Eduardo Rivera Pérez, fue “aguantar” hasta el último momento para el lanzamiento de Augusta Valentina Sánchez Díaz de Rivera, -otra integrante de una familia custodia-, como el personaje que peleará al tú por tú la presidencia a Genoveva Huerta y su grupo, con amplias posibilidades de triunfo, ante un hecho innegable, el reagrupamiento de azules que inconformes con las decisiones y manejo del morenovallismo en el PAN, incluyendo las últimas designaciones de candidaturas a alcaldías y diputaciones, están dispuestos a luchar por la refundación del partido, acción impulsada por yunquistas como la propia Ana Teresa, los Arrubarena, los Montiel, los Saldívar, los Tlatehui, Francisco Fraile, los Arabián , Blanca Jiménez Castillo, Humberto Aguilar Coronado, y un largo etc., además de diputados, alcaldes y regidores, así como muchos “tradicionales” antes alejados de la política y ahora dispuestos a participar nuevamente para “salvar al partido”, según dicen.

Ahora que los obstáculos para Valentina ya se iniciaron con la denuncia de que debía cuotas, lo cual fue negado y comprobado por el Comité Municipal del PAN. Trascendió que además le tienen preparado un “pastel” de denuncias mediáticas que no tardan. También hay expectación por la actuación que tendrá la ex tradicional y después morenovallista Leonor Popócatl, designada por Genoveva como presidenta de la comisión electoral, y los otros miembros de ésta, afines, -se dice- a la diputada, pues podrían no ser imparciales.

¿Y DONDE ESTÁ MARKO CORTÉS APA´?

Y el presidente nacional del PAN que recientemente logró su reelección Marko Cortés, ¿Dónde está?. En esta lucha entre morenovallistas y tradicionales, la respuesta e intervención de dicho personaje ha sido tibia. Durante su reciente visita como parte de su campaña por la reelección que ya logró por cierto, se reunió con el representante del Yunque, Eduardo Rivera, con Genoveva y con personajes de ambos bandos y lo único que hizo fue pedir unidad, una unidad que nadie ve por ningún lado y que es difícil que se logre en las circunstancias actuales.

Los próximos son días de lucha, pero también de definición de parte de Marko a quien le conviene tener pacificado el estado, desde luego con miras al 2024. ¿A quién apoyará públicamente, al Yunque o los resquicios del morenovallismo? Es la gran incógnita que sin duda se irá despejando, pues al parecer tiene una deuda con Genoveva después de que ésta le entregara las 5 mil 294 firmas de apoyo para su reelección, pero Eduardo Rivera representa a un grupo atrás del cual existen poderosos intereses que pueden ser un enemigo indeseable para los años venideros que van a ser cruciales en la lucha por el poder en el país. Así que hay mucho más de lo que se ve simplemente en esta elección interna del PAN poblano, en el que por cierto se equivocan aquellos azules que se autodenominan “neutrales” porque es el momento de las definiciones en las que deben plantear su apoyo a alguno de los dos grupos.

Se sabe que esos “neutrales” han recorrido el estado, especialmente los 10 municipios de mayor influencia, dialogando con los diversos grupos y liderazgos, que aunque menores en número en comparación con el padrón de Puebla y Tehuacán que reúne a la mayoría de azules, también cuentan a la hora de las votaciones. Lo que trascendió es que en sus giras han trabajado solo para “echar agua a su molino” esto es en beneficio personal, y eso habla mal de ellos, porque aparentemente abren un tercer frente sin una definición concreta en estos momentos cruciales, quizá esperando a ver quién es el mejor postor para sumársele. ¡Así o más complicada esta elección interna azul ¡.

gelos.gar@hotmail.com


La lucha por el Comité directivo estatal del Partido Acción Nacional en Puebla, va más allá de una contienda normal de cualquier instituto político, en realidad es el reto más importante en éstos momentos para el Yunque el recuperar Puebla, uno de los bastiones más significativos para la ultraderecha a nivel nacional, que les fue arrebatado hace un poco más de 10 años por el morenovallismo, a través de dádivas, alianzas, premios, acuerdos políticos en lo obscurito etc., y que ahora amenaza con su continuación por un periodo más.

El Yunque es un grupo que tiene tentáculos a nivel nacional e internacional en el que aparecen importantes figuras que inclusive han logrado ya el poder máximo nacionalmente, como la presidencia de la República, a través del PAN. No obstante en Puebla fue arrinconado por el fallecido exgobernador Rafael Moreno Valle, apropiándose materialmente de él. Aunque ahora no existe un heredero (a) que continúe con éxito su proyecto, sí algunas figuras del morenovallismo se han reagrupado para apoyar a Genoveva Huerta, a sabiendas de que, si continúa, seguirán teniendo posiciones, canonjías, recursos y más poder en el interior del blanquiazul, .

Recobrar el PAN para los tradicionales o yunquistas, pudiera ser una misión casi imposible, si la ahora extinta pareja, (Rafael y Martha Érika) continuaran en el poder. De ahí que éstos momentos en que ya no están, sean clave para que ese panismo con familias custodias, recursos económicos e ideología, que ha logrado el apoyo de miles de poblanos, aunque no sean militantes activos sino simplemente simpatizantes, hagan posible la refundación del PAN y así sigan cosechando esos triunfos que durante los últimos años han ido en disminución.

Esta es la primera lucha efectiva que enfrentan después de más de 10 años el morenovallismo y los yunques, lo que ha provocado una honda división al interior del PAN, ya que mientras unos quieren que éste deje de ser un instrumento patrimonialista, otros quieren seguir teniendo todo el poder. Mucho se ha hablado de qué es el Yunque y quienes están detrás de él, pero la verdadera incógnita ahora en Puebla es saber ¿Quién es la mano que mece la cuna detrás de Genoveva Huerta y cuánto está dispuesta a invertir en tiempo, dinero e influencias para conservar la presidencia del CDE?, porque pensar que la diputada federal es el cerebro, se manda sola y tiene recursos, como los que ha derrochado en su campaña y en la denunciada compra de votos sería una falacia.

Los obstáculos que le puso a Eduardo Rivera Pérez primero para su candidatura a la alcaldía poblana, y después las acciones de “manos caídas” en su campaña; también las dificultades para que Ana Teresa Aranda pudiera competir, señalando que no tiene la militancia requerida, después de que ha sido más de 30 años furibunda azul, amén de factor de integración del Yunque con participación a nivel nacional, fueron acciones que los moreno vallistas esgrimieron para obstaculizar la llegada de cualquier otra persona que no fuera Genoveva, al comité directivo Estatal.

EL AS BAJO LA MANGA

Una jugada maestra del Yunque y del alcalde Eduardo Rivera Pérez, fue “aguantar” hasta el último momento para el lanzamiento de Augusta Valentina Sánchez Díaz de Rivera, -otra integrante de una familia custodia-, como el personaje que peleará al tú por tú la presidencia a Genoveva Huerta y su grupo, con amplias posibilidades de triunfo, ante un hecho innegable, el reagrupamiento de azules que inconformes con las decisiones y manejo del morenovallismo en el PAN, incluyendo las últimas designaciones de candidaturas a alcaldías y diputaciones, están dispuestos a luchar por la refundación del partido, acción impulsada por yunquistas como la propia Ana Teresa, los Arrubarena, los Montiel, los Saldívar, los Tlatehui, Francisco Fraile, los Arabián , Blanca Jiménez Castillo, Humberto Aguilar Coronado, y un largo etc., además de diputados, alcaldes y regidores, así como muchos “tradicionales” antes alejados de la política y ahora dispuestos a participar nuevamente para “salvar al partido”, según dicen.

Ahora que los obstáculos para Valentina ya se iniciaron con la denuncia de que debía cuotas, lo cual fue negado y comprobado por el Comité Municipal del PAN. Trascendió que además le tienen preparado un “pastel” de denuncias mediáticas que no tardan. También hay expectación por la actuación que tendrá la ex tradicional y después morenovallista Leonor Popócatl, designada por Genoveva como presidenta de la comisión electoral, y los otros miembros de ésta, afines, -se dice- a la diputada, pues podrían no ser imparciales.

¿Y DONDE ESTÁ MARKO CORTÉS APA´?

Y el presidente nacional del PAN que recientemente logró su reelección Marko Cortés, ¿Dónde está?. En esta lucha entre morenovallistas y tradicionales, la respuesta e intervención de dicho personaje ha sido tibia. Durante su reciente visita como parte de su campaña por la reelección que ya logró por cierto, se reunió con el representante del Yunque, Eduardo Rivera, con Genoveva y con personajes de ambos bandos y lo único que hizo fue pedir unidad, una unidad que nadie ve por ningún lado y que es difícil que se logre en las circunstancias actuales.

Los próximos son días de lucha, pero también de definición de parte de Marko a quien le conviene tener pacificado el estado, desde luego con miras al 2024. ¿A quién apoyará públicamente, al Yunque o los resquicios del morenovallismo? Es la gran incógnita que sin duda se irá despejando, pues al parecer tiene una deuda con Genoveva después de que ésta le entregara las 5 mil 294 firmas de apoyo para su reelección, pero Eduardo Rivera representa a un grupo atrás del cual existen poderosos intereses que pueden ser un enemigo indeseable para los años venideros que van a ser cruciales en la lucha por el poder en el país. Así que hay mucho más de lo que se ve simplemente en esta elección interna del PAN poblano, en el que por cierto se equivocan aquellos azules que se autodenominan “neutrales” porque es el momento de las definiciones en las que deben plantear su apoyo a alguno de los dos grupos.

Se sabe que esos “neutrales” han recorrido el estado, especialmente los 10 municipios de mayor influencia, dialogando con los diversos grupos y liderazgos, que aunque menores en número en comparación con el padrón de Puebla y Tehuacán que reúne a la mayoría de azules, también cuentan a la hora de las votaciones. Lo que trascendió es que en sus giras han trabajado solo para “echar agua a su molino” esto es en beneficio personal, y eso habla mal de ellos, porque aparentemente abren un tercer frente sin una definición concreta en estos momentos cruciales, quizá esperando a ver quién es el mejor postor para sumársele. ¡Así o más complicada esta elección interna azul ¡.

gelos.gar@hotmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS