/ sábado 23 de octubre de 2021

De Poder a Poder | El PAN en picada, tiene uno de los padrones más bajos de su historia

La lucha por la presidencia del PAN pone en la palestra pública situaciones que generalmente solo se manejan internamente en este partido político (aunque ocurre algo similar en todos). Una de ellas es el padrón de afiliados que siempre ha sido manejado con discreción y del que ahora poco se presume. Resulta que en los discursos ha salido a relucir que en éstos momentos, aquí tiene solo 17 mil 510 afiliados, uno de los más bajos registros que se tenga memoria. Lo cierto es que el blanquiazul ha ido disminuyendo paulatinamente el número de miembros, principalmente por las fuertes divisiones y la lucha por el poder.

Pone en evidencia que pese a los triunfos de 2010 a la fecha, logrados todos con alianzas, el trabajo de sus comités directivos estatales y municipales ha sido prácticamente nulo. Lo que ha prevalecido es la política, el resguardo y apoyo de las “tribus” y de las familias custodias, pero no el trabajo hacia afuera para alcanzar mayor afiliación. Los números son fríos, pero lo dicen todo.

Quizá por ello hay panistas que ya no se identifican con este partido, que aun siendo afiliados con derecho de voz y voto, y con la camiseta bien puesta, se han alejado al ya no sentir identificación con los dirigentes del partido, que han olvidado a la militancia a la que solo recurren cuando hay campaña y a la que no toman en cuenta para nada, pero menos aún para puestos de elección popular, ya que todo se reparte en los mini grupos, que por cierto no sueltan el poder y cosechan especialmente posiciones plurinominales.

El padrón mencionado es el oficial según el INE, por lo que es irrefutable. De ahí que se haya iniciado una campaña de afiliación y re afiliación a nivel nacional y local, para aumentar la membrecía y evitar que el PAN pierda el registro, pues se ha reconocido que éste está en peligro. Desafortunadamente tiene muchos años que en Puebla no se ve trabajo para aumentar la militancia. Otro de los motivos es que el PAN se ha distinguido siempre por ser un partido elitista, restringiendo de manera natural el aumento de todo tipo de miembros, promoviéndolo solo entre las clases media y la “fifí” de la población.

No obstante la ciudadanía en general ha sido noble y durante las elecciones le ha dado triunfos, especialmente en el Municipio de Puebla que donde tiene el 22% del padrón. Los poblanos lo han visto como una opción de cambio -en algunos casos- y en otros se han dejado llevar por el canto de las sirenas, aunque después las administraciones resulten “medianitas” como sucedió en la época de Antonio Gali que dejó su periodo sin concluir, y del inexperto Luis Bank Serrato, quien lo sustituyó.

Y HABLANDO DE PADRONES...

Y precisamente hablando de padrones, tal parece que MORENA quiere que el suyo sea real y confiable después de que la falta de éste ha sido el obstáculo para que pueda realizar la renovación de los órganos de dirección. Esta decisión se da a nivel nacional después de tres años cuando la ex presidenta Yeidckol Poledwski lo cerrara. Hasta el momento en Puebla el INE solo reconoce 8 mil 847 afiliados, aunque la dirigencia habla de por lo menos cerca de 100 mil, sin que se tengan documentos que respalden esta presunción

Las inconsistencias en el mismo van, desde militantes que no aparecen pese a tener credencial y documentos con los que pueden probarlo, y otros que llegaron como “simpatizantes” y que ahora exigen derechos, inclusive ante el órgano electoral. Esto además de que hay denuncias de que el padrón fue inflado en varios estados, uno de ellos Puebla. De ahí que 100 representantes de MORENA enviados por el CEN realizarán el trabajo de re afiliación y afiliación, empezando con la identificación de los militantes, aunque como todo tiene su lado oscuro, porque el trabajo que permitirá las elecciones internas en este partido para 2022, tendrá un alto costo y “nadie sabe” a cuánto asciende y quien costeará esta actividad.

LAS INCONGRUENCIAS EN LAS CAMPAÑAS AZULES

Como todo político, una cosa es lo que dice en sus discursos y otra muy diferente la que cree y piensa. En la campaña por la presidencia del PAN, hay cada vez nuevas incongruencias. Por ejemplo; Genoveva Huerta dijo esta semana que en el PAN debe darse equilibrio de grupos, sin concentrar el poder para beneficio de unos cuantos. Lo cierto es que si realmente lo creyera o actuara de acuerdo a lo que esgrime, su actuación como presidenta del CDE, ya no hubiera diferencias entre yunquistas y moreno vallistas. Además expresa que se requiere un proyecto incluyente. Sin embargo, esto no se dio durante su presidencia.

Una de las propuestas de campaña es también regresar al PAN a la época del moreno vallismo, porque se requiere la unión de las diferentes corrientes para asegurar el triunfo en 2024. Más que esto último, no deseado por muchos, se requeriría una alianza de partidos similar a la que se logró en la pasada campaña y que llevó al triunfo a Eduardo Rivera, lo que es un concepto diferente.

Por su parte Valentina Díaz de Rivera pone el dedo en la llaga y señala la necesidad de que haya una efectiva campaña de re afiliación pero sin que se infle el padrón, porque dice, se necesitan perfiles activos. Es interesante que ahora tenga esta preocupación, porque en elecciones pasadas solo se ha interesado por la cuota de poder, que supuestamente le toca como parte de una de las familias custodias. Lo cierto es que esta elección interna se está calentando peligrosamente.

TECAMACHALCO DEBERÁ SER UN EJEMPLO DE GOBIERNO

El alcalde de Tecamachalco Ignacio Mier Bañuelos, está obligado a tener un gobierno morenista que sea un ejemplo, ya que esto será uno de los puntos con los que pueda coadyuvar a que su padre Ignacio Mier Velazco, actual líder de la Cámara de diputados, sea quizá el candidato a la gubernatura del estado de Puebla por MORENA, posición a la que aspira. Tecamachalco es una de las zonas más conflictivas e inseguras, amén de atrasadas en la entidad y no solo requiere mano dura, sino además un trabajo extraordinario para evitar que continúe en manos de la delincuencia.

Las nuevas autoridades municipales no se pueden dar el lujo de señalar simplemente la mala actuación de gobiernos anteriores, para justificar cualquier tropiezo o falta de trabajo, sino están obligadas a realizar buenos programas y demostrar que cualquier adversidad se puede enfrentar. La colaboración de Nacho Mier Velazco para alcanzar el éxito es un plus que solo su Jr., tiene y ello obliga a este a ser una catapulta y no un obstáculo para las aspiraciones de su padre.

gelos.gar@hotmail.com

La lucha por la presidencia del PAN pone en la palestra pública situaciones que generalmente solo se manejan internamente en este partido político (aunque ocurre algo similar en todos). Una de ellas es el padrón de afiliados que siempre ha sido manejado con discreción y del que ahora poco se presume. Resulta que en los discursos ha salido a relucir que en éstos momentos, aquí tiene solo 17 mil 510 afiliados, uno de los más bajos registros que se tenga memoria. Lo cierto es que el blanquiazul ha ido disminuyendo paulatinamente el número de miembros, principalmente por las fuertes divisiones y la lucha por el poder.

Pone en evidencia que pese a los triunfos de 2010 a la fecha, logrados todos con alianzas, el trabajo de sus comités directivos estatales y municipales ha sido prácticamente nulo. Lo que ha prevalecido es la política, el resguardo y apoyo de las “tribus” y de las familias custodias, pero no el trabajo hacia afuera para alcanzar mayor afiliación. Los números son fríos, pero lo dicen todo.

Quizá por ello hay panistas que ya no se identifican con este partido, que aun siendo afiliados con derecho de voz y voto, y con la camiseta bien puesta, se han alejado al ya no sentir identificación con los dirigentes del partido, que han olvidado a la militancia a la que solo recurren cuando hay campaña y a la que no toman en cuenta para nada, pero menos aún para puestos de elección popular, ya que todo se reparte en los mini grupos, que por cierto no sueltan el poder y cosechan especialmente posiciones plurinominales.

El padrón mencionado es el oficial según el INE, por lo que es irrefutable. De ahí que se haya iniciado una campaña de afiliación y re afiliación a nivel nacional y local, para aumentar la membrecía y evitar que el PAN pierda el registro, pues se ha reconocido que éste está en peligro. Desafortunadamente tiene muchos años que en Puebla no se ve trabajo para aumentar la militancia. Otro de los motivos es que el PAN se ha distinguido siempre por ser un partido elitista, restringiendo de manera natural el aumento de todo tipo de miembros, promoviéndolo solo entre las clases media y la “fifí” de la población.

No obstante la ciudadanía en general ha sido noble y durante las elecciones le ha dado triunfos, especialmente en el Municipio de Puebla que donde tiene el 22% del padrón. Los poblanos lo han visto como una opción de cambio -en algunos casos- y en otros se han dejado llevar por el canto de las sirenas, aunque después las administraciones resulten “medianitas” como sucedió en la época de Antonio Gali que dejó su periodo sin concluir, y del inexperto Luis Bank Serrato, quien lo sustituyó.

Y HABLANDO DE PADRONES...

Y precisamente hablando de padrones, tal parece que MORENA quiere que el suyo sea real y confiable después de que la falta de éste ha sido el obstáculo para que pueda realizar la renovación de los órganos de dirección. Esta decisión se da a nivel nacional después de tres años cuando la ex presidenta Yeidckol Poledwski lo cerrara. Hasta el momento en Puebla el INE solo reconoce 8 mil 847 afiliados, aunque la dirigencia habla de por lo menos cerca de 100 mil, sin que se tengan documentos que respalden esta presunción

Las inconsistencias en el mismo van, desde militantes que no aparecen pese a tener credencial y documentos con los que pueden probarlo, y otros que llegaron como “simpatizantes” y que ahora exigen derechos, inclusive ante el órgano electoral. Esto además de que hay denuncias de que el padrón fue inflado en varios estados, uno de ellos Puebla. De ahí que 100 representantes de MORENA enviados por el CEN realizarán el trabajo de re afiliación y afiliación, empezando con la identificación de los militantes, aunque como todo tiene su lado oscuro, porque el trabajo que permitirá las elecciones internas en este partido para 2022, tendrá un alto costo y “nadie sabe” a cuánto asciende y quien costeará esta actividad.

LAS INCONGRUENCIAS EN LAS CAMPAÑAS AZULES

Como todo político, una cosa es lo que dice en sus discursos y otra muy diferente la que cree y piensa. En la campaña por la presidencia del PAN, hay cada vez nuevas incongruencias. Por ejemplo; Genoveva Huerta dijo esta semana que en el PAN debe darse equilibrio de grupos, sin concentrar el poder para beneficio de unos cuantos. Lo cierto es que si realmente lo creyera o actuara de acuerdo a lo que esgrime, su actuación como presidenta del CDE, ya no hubiera diferencias entre yunquistas y moreno vallistas. Además expresa que se requiere un proyecto incluyente. Sin embargo, esto no se dio durante su presidencia.

Una de las propuestas de campaña es también regresar al PAN a la época del moreno vallismo, porque se requiere la unión de las diferentes corrientes para asegurar el triunfo en 2024. Más que esto último, no deseado por muchos, se requeriría una alianza de partidos similar a la que se logró en la pasada campaña y que llevó al triunfo a Eduardo Rivera, lo que es un concepto diferente.

Por su parte Valentina Díaz de Rivera pone el dedo en la llaga y señala la necesidad de que haya una efectiva campaña de re afiliación pero sin que se infle el padrón, porque dice, se necesitan perfiles activos. Es interesante que ahora tenga esta preocupación, porque en elecciones pasadas solo se ha interesado por la cuota de poder, que supuestamente le toca como parte de una de las familias custodias. Lo cierto es que esta elección interna se está calentando peligrosamente.

TECAMACHALCO DEBERÁ SER UN EJEMPLO DE GOBIERNO

El alcalde de Tecamachalco Ignacio Mier Bañuelos, está obligado a tener un gobierno morenista que sea un ejemplo, ya que esto será uno de los puntos con los que pueda coadyuvar a que su padre Ignacio Mier Velazco, actual líder de la Cámara de diputados, sea quizá el candidato a la gubernatura del estado de Puebla por MORENA, posición a la que aspira. Tecamachalco es una de las zonas más conflictivas e inseguras, amén de atrasadas en la entidad y no solo requiere mano dura, sino además un trabajo extraordinario para evitar que continúe en manos de la delincuencia.

Las nuevas autoridades municipales no se pueden dar el lujo de señalar simplemente la mala actuación de gobiernos anteriores, para justificar cualquier tropiezo o falta de trabajo, sino están obligadas a realizar buenos programas y demostrar que cualquier adversidad se puede enfrentar. La colaboración de Nacho Mier Velazco para alcanzar el éxito es un plus que solo su Jr., tiene y ello obliga a este a ser una catapulta y no un obstáculo para las aspiraciones de su padre.

gelos.gar@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS