/ martes 1 de octubre de 2019

De suspirantes, G5 y temas municipales

Su experiencia de más de 30 años en la política y su férrea defensa por trabajar la remunicipalización del servicio de agua potable, la potenciaron como una las figuras a tomar en cuenta dentro de Morena para el 2021.

Sin embargo, actualmente está borrada de esa lista de aspirantes para una candidatura.

De ahí que deje de aparecer en las últimas ruedas de prensa de los regidores del Ayuntamiento de Puebla del llamado G5, ligados al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Cuentan que Rosa Márquez ya “coquetea” con la administración de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, por lo que ahora no existen posturas críticas o que cuestionen el actuar del gobierno municipal que está apunto de cumplir un año en funciones, sin responder a las expectativas de la ciudanía.

Otra prueba fue lo ocurrido en la sesión extraordinaria de Cabildo del mes de septiembre. No se sumó a la inconformidad del G5 de retirarse momentáneamente de dicha sesión cuando se abordaron temas relacionados con la seguridad pública.

De acuerdo con las versiones que circulan en el ayuntamiento, la actitud de Rosa Márquez se debe, entre otras cosas, al objetivo de lograr que tres de sus allegados y que estuvieron algún tiempo como asistentes en su oficina en el edificio de regidores, ya tienen acomodo dentro de la estructura municipal.

Básicamente fueron colocados en la Secretaría de Gobernación a cargo de René Sánchez Galindo.

Los que conocen a esta regidora de Morena, con amplia trayectoria en la izquierda poblana dentro de las filas del PRD, consideran que actúa fiel a su costumbre de “negociadora”.

Este comportamiento estaba previsto en Casa Aguayo, por lo que nunca fue opción real para que fuera tomada en cuenta como integrante del gabinete estatal en funciones.

A Rosa Márquez no solamente se le cerraron las puertas en el gobierno estatal, también en 2021 sin que exista posibilidad, por ahora, de ser tomada en cuenta como aspirante a la candidatura a la Presidencia Municipal de Puebla o alguna diputación.

En consecuencia, también existe cierto alejamiento o “enfriamiento” con sus compañeros del llamado G5.

Algunos dicen que próximamente habrá de llamarse G4 integrado solamente por Marta Ornelas, Edson Cortés, Roberto Esponda y Eduardo Covián Carrizales.

Los cuatro regidores mantienen su postura de señalar lo mal hecho por la gestión de Claudia Rivera, pese que la alcaldesa buscó sin éxito la mediación del mandatario Luis Miguel Barbosa Huerta y del diputado Gabriel Biestro, con la finalidad de solicitar que el G5 le “baje” a las críticas contra la gestión municipal.

Igual no tuvo respuesta al buscar -vía Liza Aceves, secretaria del ayuntamiento- a Eric Cotoñeto, brazo derecho de Barbosa Huerta.

Por lo tanto, los integrantes del G5 siguen con la preparación del contrainforme del primer año de mandato de Claudia Rivera donde supuestamente darán a conocer vicios que se continúan cometiendo, como extorsiones de funcionarios municipales en la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial, el poco avance en controlar el comercio ambulante, así como la falta de reacción a tapar baches en diferentes calles de la ciudad y desde luego, la inseguridad.

Incluso se habla otras “sorpresas” que igualmente evidenciará la falta de resultados y compromisos con la cuarta transformación de quienes laboran en la oficina de la Presidencia Municipal.

**

Un dato a tomar en cuenta y que tienen identificados algunos regidores, tiene relación en el tiempo para adquirir las bases de licitación que emite el Ayuntamiento de Puebla.

Tal es el caso de la contratación para el suministro de energía eléctrica 100 por ciento renovable en la modalidad de autoabastecimiento.

Solamente dan dos días, de preferencia casi fin de semana, lo que complica que todos los interesados puedan cumplir con los requisitos.

De ahí que existan sospechas que los tiempos son manejados a conveniencia.

Este tema, se dice que igualmente será materia de análisis por regidores en el contrainforme.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

Su experiencia de más de 30 años en la política y su férrea defensa por trabajar la remunicipalización del servicio de agua potable, la potenciaron como una las figuras a tomar en cuenta dentro de Morena para el 2021.

Sin embargo, actualmente está borrada de esa lista de aspirantes para una candidatura.

De ahí que deje de aparecer en las últimas ruedas de prensa de los regidores del Ayuntamiento de Puebla del llamado G5, ligados al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Cuentan que Rosa Márquez ya “coquetea” con la administración de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, por lo que ahora no existen posturas críticas o que cuestionen el actuar del gobierno municipal que está apunto de cumplir un año en funciones, sin responder a las expectativas de la ciudanía.

Otra prueba fue lo ocurrido en la sesión extraordinaria de Cabildo del mes de septiembre. No se sumó a la inconformidad del G5 de retirarse momentáneamente de dicha sesión cuando se abordaron temas relacionados con la seguridad pública.

De acuerdo con las versiones que circulan en el ayuntamiento, la actitud de Rosa Márquez se debe, entre otras cosas, al objetivo de lograr que tres de sus allegados y que estuvieron algún tiempo como asistentes en su oficina en el edificio de regidores, ya tienen acomodo dentro de la estructura municipal.

Básicamente fueron colocados en la Secretaría de Gobernación a cargo de René Sánchez Galindo.

Los que conocen a esta regidora de Morena, con amplia trayectoria en la izquierda poblana dentro de las filas del PRD, consideran que actúa fiel a su costumbre de “negociadora”.

Este comportamiento estaba previsto en Casa Aguayo, por lo que nunca fue opción real para que fuera tomada en cuenta como integrante del gabinete estatal en funciones.

A Rosa Márquez no solamente se le cerraron las puertas en el gobierno estatal, también en 2021 sin que exista posibilidad, por ahora, de ser tomada en cuenta como aspirante a la candidatura a la Presidencia Municipal de Puebla o alguna diputación.

En consecuencia, también existe cierto alejamiento o “enfriamiento” con sus compañeros del llamado G5.

Algunos dicen que próximamente habrá de llamarse G4 integrado solamente por Marta Ornelas, Edson Cortés, Roberto Esponda y Eduardo Covián Carrizales.

Los cuatro regidores mantienen su postura de señalar lo mal hecho por la gestión de Claudia Rivera, pese que la alcaldesa buscó sin éxito la mediación del mandatario Luis Miguel Barbosa Huerta y del diputado Gabriel Biestro, con la finalidad de solicitar que el G5 le “baje” a las críticas contra la gestión municipal.

Igual no tuvo respuesta al buscar -vía Liza Aceves, secretaria del ayuntamiento- a Eric Cotoñeto, brazo derecho de Barbosa Huerta.

Por lo tanto, los integrantes del G5 siguen con la preparación del contrainforme del primer año de mandato de Claudia Rivera donde supuestamente darán a conocer vicios que se continúan cometiendo, como extorsiones de funcionarios municipales en la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial, el poco avance en controlar el comercio ambulante, así como la falta de reacción a tapar baches en diferentes calles de la ciudad y desde luego, la inseguridad.

Incluso se habla otras “sorpresas” que igualmente evidenciará la falta de resultados y compromisos con la cuarta transformación de quienes laboran en la oficina de la Presidencia Municipal.

**

Un dato a tomar en cuenta y que tienen identificados algunos regidores, tiene relación en el tiempo para adquirir las bases de licitación que emite el Ayuntamiento de Puebla.

Tal es el caso de la contratación para el suministro de energía eléctrica 100 por ciento renovable en la modalidad de autoabastecimiento.

Solamente dan dos días, de preferencia casi fin de semana, lo que complica que todos los interesados puedan cumplir con los requisitos.

De ahí que existan sospechas que los tiempos son manejados a conveniencia.

Este tema, se dice que igualmente será materia de análisis por regidores en el contrainforme.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

jueves 05 de diciembre de 2019

El Cabildo dividido de Claudia Rivera

jueves 28 de noviembre de 2019

Misma imagen del pasado en el congreso local

martes 26 de noviembre de 2019

De quejas e incumplimiento de convenio

jueves 21 de noviembre de 2019

Los dolores de cabeza de Gabriel Biestro

martes 12 de noviembre de 2019

Rumbo al 2021… ¿alianzas impensables?

jueves 07 de noviembre de 2019

La felicidad en el PAN

martes 05 de noviembre de 2019

¿Quién para la ASE?

jueves 31 de octubre de 2019

Morena no es diferente al resto

martes 29 de octubre de 2019

De mal agradecidos y señalados

Cargar Más