/ sábado 26 de diciembre de 2020

El bachillerato internacional

Una alternativa educativa es la proporcionada por la Organización del Bachillerato Internacional, la cual representa una experiencia en educación internacional.

Los programas fomentan la educación integral del alumno y ponen énfasis en el crecimiento intelectual, personal, emocional y social a través de todas las áreas del conocimiento, que incluyen las grandes áreas de aprendizaje tradicionales, como lenguas, humanidades, ciencias, matemáticas y artes.

Es una opción más para acceder a una educación integral con características específicas para la formación de los alumnos de trabajar con métodos y modelos pedagógicos determinados que permitan homologar a cualquier alumno de bachillerato en cualquier escuela del mundo.

Existen escuelas de educación media superior públicas y privadas que ofrecen modelos educativos de vanguardia, atractivos o de interés particular para los alumnos, una opción a través de un continuo programa de educación internacional es el bachillerato internacional, el cual ofrece la posibilidad de continuar los estudios en cualquier parte del mundo con un modelo pedagógico acorde a las necesidades de movilidad de los alumnos.

La idea original es de la Fundación Educativa Internacional, creada en Ginebra Suiza, que consistía en ofrecer a las escuelas un currículum aceptado universalmente por las instituciones de educación superior que facilitara la formación de los estudiantes con movilidad internacional, en la actualidad pensar que el bachillerato internacional comprende solamente los estudios de educación media superior es la idea general.

La International Schools Association (Asociación de Escuelas Internacionales) introduce el programa del Bachillerato Internacional dirigido a los estudiantes de 11 a 16 años de edad.

Su objetivo es diseñar un programa que propicie la conciencia internacional, mediante la adquisición de habilidades, actitudes, conocimientos y comprensión necesaria para formar parte de una sociedad global.

Es lo suficiente flexible como para que las escuelas cumplan con los requisitos de la mayoría de los currículos locales o nacionales.

Ofrece un marco pedagógico para el desarrollo académico que permite a los alumnos percibir y comprender las conexiones entre las disciplinas tradicionales y el mundo real, y con ello convertirse en pensadores críticos y reflexivos.

Contribuye al desarrollo de las habilidades de comunicación que los jóvenes necesitan para indagar, comprender conceptos, aprender lenguas, reflexionar y expresarse; además fomenta en los estudiantes la mentalidad internacional, sobre la base de su propia lengua y cultura, así como una actitud positiva hacia el aprendizaje mediante la solución de problemas, demostraciones de creatividad e ingenio y la participación activa en sus comunidades.

Dar a los alumnos una educación equilibrada, facilitar la movilidad geográfica y cultural, y fomentar el entendimiento internacional.

Se ofrece un currículum amplio que responde a las necesidades de jóvenes altamente motivados; persigue formarlos para que sean ciudadanos del mundo en lo que respecta a culturas, idiomas y el aprendizaje de la convivencia.

Construir y reforzar el sentido de identidad y la conciencia de la cultura propia y la de los demás; promover en los alumnos el respeto y el desarrollo de los valores humanos universales.

Estimular la curiosidad y la investigación para impulsar un espíritu de descubrimiento y el placer de aprender de otros países y culturas.

Se espera que se restablezca pronto la movilidad para que se continúe con el programa de bachillerato internacional.

*Doctor en Educación.

Una alternativa educativa es la proporcionada por la Organización del Bachillerato Internacional, la cual representa una experiencia en educación internacional.

Los programas fomentan la educación integral del alumno y ponen énfasis en el crecimiento intelectual, personal, emocional y social a través de todas las áreas del conocimiento, que incluyen las grandes áreas de aprendizaje tradicionales, como lenguas, humanidades, ciencias, matemáticas y artes.

Es una opción más para acceder a una educación integral con características específicas para la formación de los alumnos de trabajar con métodos y modelos pedagógicos determinados que permitan homologar a cualquier alumno de bachillerato en cualquier escuela del mundo.

Existen escuelas de educación media superior públicas y privadas que ofrecen modelos educativos de vanguardia, atractivos o de interés particular para los alumnos, una opción a través de un continuo programa de educación internacional es el bachillerato internacional, el cual ofrece la posibilidad de continuar los estudios en cualquier parte del mundo con un modelo pedagógico acorde a las necesidades de movilidad de los alumnos.

La idea original es de la Fundación Educativa Internacional, creada en Ginebra Suiza, que consistía en ofrecer a las escuelas un currículum aceptado universalmente por las instituciones de educación superior que facilitara la formación de los estudiantes con movilidad internacional, en la actualidad pensar que el bachillerato internacional comprende solamente los estudios de educación media superior es la idea general.

La International Schools Association (Asociación de Escuelas Internacionales) introduce el programa del Bachillerato Internacional dirigido a los estudiantes de 11 a 16 años de edad.

Su objetivo es diseñar un programa que propicie la conciencia internacional, mediante la adquisición de habilidades, actitudes, conocimientos y comprensión necesaria para formar parte de una sociedad global.

Es lo suficiente flexible como para que las escuelas cumplan con los requisitos de la mayoría de los currículos locales o nacionales.

Ofrece un marco pedagógico para el desarrollo académico que permite a los alumnos percibir y comprender las conexiones entre las disciplinas tradicionales y el mundo real, y con ello convertirse en pensadores críticos y reflexivos.

Contribuye al desarrollo de las habilidades de comunicación que los jóvenes necesitan para indagar, comprender conceptos, aprender lenguas, reflexionar y expresarse; además fomenta en los estudiantes la mentalidad internacional, sobre la base de su propia lengua y cultura, así como una actitud positiva hacia el aprendizaje mediante la solución de problemas, demostraciones de creatividad e ingenio y la participación activa en sus comunidades.

Dar a los alumnos una educación equilibrada, facilitar la movilidad geográfica y cultural, y fomentar el entendimiento internacional.

Se ofrece un currículum amplio que responde a las necesidades de jóvenes altamente motivados; persigue formarlos para que sean ciudadanos del mundo en lo que respecta a culturas, idiomas y el aprendizaje de la convivencia.

Construir y reforzar el sentido de identidad y la conciencia de la cultura propia y la de los demás; promover en los alumnos el respeto y el desarrollo de los valores humanos universales.

Estimular la curiosidad y la investigación para impulsar un espíritu de descubrimiento y el placer de aprender de otros países y culturas.

Se espera que se restablezca pronto la movilidad para que se continúe con el programa de bachillerato internacional.

*Doctor en Educación.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 13 de enero de 2021

Visión de un futuro

Abel Ayala Guerrero

lunes 02 de noviembre de 2020

El bachillerato desde casa

Actualmente los estudiantes de los bachilleratos están tomando sus clases desde sus casas por medio de la televisión, que se transmiten diario las diversas materias y presentan sus tareas - trabajos a sus profesores por medio de las redes sociales. El bachillerato surgió como estudios preparatorios para ingresar a las Escuelas de Altos Estudios; se iniciaron con la creación de la Escuela Nacional Preparatoria en la segunda mitad del siglo XIX, el día 3 de febrero de 1868, y posteriormente durante la época cardenista se crearon los estudios prevocacionales del Instituto Politécnico Nacional. Prácticamente un siglo después ante la polarización social y económica en México y el crecimiento de la demanda educativa se crearon el Colegio de Ciencias y Humanidades, el Colegio de Bachilleres y el Conalep, cada uno con proyectos educativos distintos. En consecuencia y ante la insuficiencia del gobierno para atender a esa demanda así como a falta de un proyecto nacional en la educación media superior, se gestó una gran diversidad en los estudios de bachillerato, con desarrollo desiguales en calidad y hasta en duración de los estudios al tiempo que se le dejó en un serio abandono presupuestal. En ese tenor, el problema no está en la diversidad como riqueza, sino en lo que se espera que sea un bachiller que se incorporara a los estudios de licenciatura y a la sociedad. Es decir, en la actualidad el bachillerato, visto de una manera sencilla, es un nivel educativo en el que habría de consolidarse la educación básica e iniciar la superior y debiera, al mismo tiempo, permitir a sus egresados un adecuado desempeño social, cultural y ciudadano, ya que para un elevado porcentaje de la población en edad de estudiar representa la última oportunidad de escolaridad. Además de la dispersión del nivel educativo, el cual tiene más de 25 subsistemas de distintas dimensiones, estructuras y formas de organización; en consecuencia, se han contabilizado más de 200 planes de estudios inconexos entre ellos. La educación media superior, todavía reconoce momentos críticos en cuanto a cobertura y calidad. Ingresan a los bachilleratos el 55 % de la población estudiantil que proviene de las escuelas secundarias. Se hacen esfuerzos para que mayor número de estudiantes ingresen en este nivel educativo. El bachillerato es el que posee la mayor deserción escolar y quien registra la menor eficiencia terminal y el abandono escolar se debe a factores económicos y a falta de interés por este ciclo educativo, la desmotivación académica y de orientación profesional. En un contexto más allá de nuestro país, a nivel mundial se han impulsado propuestas de cambio en materia educativa, algunas de las cuales han sido incorporadas por los bachilleratos con contenido de programas y proyectos. Algunas de las consideraciones más relevantes de esas propuestas de cambio son, por la situación actual que se está viviendo de la pandemia, diseñar nuevos escenarios sociales de información y de conocimiento que son elementos determinantes para el crecimiento y la transformación. Lo que la sociedad demanda de los bachilleratos no es transmitir gran cantidad de información, sino mejorar la calidad de los mismos; vista como la capacidad de entenderla, procesarla, seleccionarla, organizarla y transformarla en conocimientos. Doctor en Educación.

Abel Ayala Guerrero

Cargar Más