/ jueves 4 de abril de 2019

El desarrollo artístico del niño

Los planteamientos simplistas respecto a los afectos psicológicos que pueden tener el desarrollo artístico en el niño se ofrecen como los más llamativos. Por una parte, el anhelo romántico e ingenuo de poder contar, de pronto, con una solución nueva para hacer brotar la creatividad artística de los niños.

Por la otra, la certeza e inamovible, de que no habrá nada que modificarse sustancialmente la educación que reciben mientras no se dé un cambio radical en la estructura del sistema social en el que se desenvuelven. Y sin embargo, no se puede aceptar así, simple y llanamente, ni una ni la otra de éstas posturas.

No cabe duda de que por desarrollo artística se puede atender muchas cosas, el concepto podría referirse a lo que todas ellas tienen en común: tal vez tengan que ver con transmitir una actitud general hacia la vida; con fomentar y darle sentido a toda una gama de experiencias; entrar en contacto con un modo especial de comunicación; una forma de expresarse, de plasmar la propia sensibilidad, para que pueda ser recibida por los demás. Y de captar, ser capaz de entender la de los demás.

Enseñar a un niño a apreciar, ubicar y entender las obras de arte, la música, la danza y muchas más manifestaciones artística y poner al mismo tiempo el interés en que madura sus propias formas de expresión desplegando su más natural espontaneidad, es en realidad una forma de desarrollar sus aptitudes personales: respetar su individualidad; estar interesado seriamente en sus capacidades, en su forma personal de entender y vivir, de cantar y sentir, no dejarlo solo, aislado en libertad para ocultar un abandono que no estimula a nadie. Es estar atento a lo que el niño tiene que decir, escucharlo realmente, observar lo que hace, admirar su particular, sin dejar de estar dispuesto a ofrecernos, al mismo tiempo algo de lo que más vale la pena de nuestra cultura, de nuestra propia experiencia, de las realizaciones de la humanidad entera, respetando sus derechos a experimentarlos por su cuenta, a hacer las cosas, interpretar los hechos a su manera.

El desarrollo artística como un medio de comunicación con el niño, como una forma de establecer con él, un dialogo, que por una parte fomenta la espontaneidad, lo propio, lo novedoso y por otra, la sensibilidad respecto a las manifestaciones menos intelectualizadas de la cultura, es una magnifica alternativa para fortalecer su autonomía y desarrollar una visión crítica y reflexiva respecto a la experiencia artística.

En ello convergen dos vías fundamentales, complementarias, de su práctica cotidiana: sus necesidades de adaptación al mundo social de los adultos con sus exigencias, intereses indispensable de crear, abrir y recorrer un camino inverso: Uno que va de ser su subjetividad, del adentro hacia fuera.

Requiere así, sin duda, de disponer de un sector de actividades cuya motivación no sea adaptarse a lo exterior, sino por el contrario, transformar lo real, lo exterior, al yo y a sus necesidades.

El desarrollo y las representaciones artísticas y fantasiosas que el niño despliega con tanta naturalidad, suelen cumplir con su función: convierte; transformar, alteran lo real en base a las necesidades internas; recorren el camino opuesto al del lenguaje, que al hacer propio lo externo, va en el sentido de su adaptación y que sin ser inventado por el niño, le es transmitido en forma ya hechas, obligadas y de su naturaleza colectiva, que por tanto, resultan impropias para expresar sus necesidades o experiencias vividas. Necesidad, como decíamos, contar con un medio de expresión propia.

Un sistema de significantes construidos por él y adaptables a sus deseos, ese sistema de símbolos propios, o juegos simbólicos es más directo y le permite volver a vivir los acontecimientos, en vez de contentarse, como el adulto, con su evocación mental.

A través del desarrollo artístico y el juego se aplican diversas estrategias para la enseñanza en las escuelas de educación básica.


Doctor en Educación.


Los planteamientos simplistas respecto a los afectos psicológicos que pueden tener el desarrollo artístico en el niño se ofrecen como los más llamativos. Por una parte, el anhelo romántico e ingenuo de poder contar, de pronto, con una solución nueva para hacer brotar la creatividad artística de los niños.

Por la otra, la certeza e inamovible, de que no habrá nada que modificarse sustancialmente la educación que reciben mientras no se dé un cambio radical en la estructura del sistema social en el que se desenvuelven. Y sin embargo, no se puede aceptar así, simple y llanamente, ni una ni la otra de éstas posturas.

No cabe duda de que por desarrollo artística se puede atender muchas cosas, el concepto podría referirse a lo que todas ellas tienen en común: tal vez tengan que ver con transmitir una actitud general hacia la vida; con fomentar y darle sentido a toda una gama de experiencias; entrar en contacto con un modo especial de comunicación; una forma de expresarse, de plasmar la propia sensibilidad, para que pueda ser recibida por los demás. Y de captar, ser capaz de entender la de los demás.

Enseñar a un niño a apreciar, ubicar y entender las obras de arte, la música, la danza y muchas más manifestaciones artística y poner al mismo tiempo el interés en que madura sus propias formas de expresión desplegando su más natural espontaneidad, es en realidad una forma de desarrollar sus aptitudes personales: respetar su individualidad; estar interesado seriamente en sus capacidades, en su forma personal de entender y vivir, de cantar y sentir, no dejarlo solo, aislado en libertad para ocultar un abandono que no estimula a nadie. Es estar atento a lo que el niño tiene que decir, escucharlo realmente, observar lo que hace, admirar su particular, sin dejar de estar dispuesto a ofrecernos, al mismo tiempo algo de lo que más vale la pena de nuestra cultura, de nuestra propia experiencia, de las realizaciones de la humanidad entera, respetando sus derechos a experimentarlos por su cuenta, a hacer las cosas, interpretar los hechos a su manera.

El desarrollo artística como un medio de comunicación con el niño, como una forma de establecer con él, un dialogo, que por una parte fomenta la espontaneidad, lo propio, lo novedoso y por otra, la sensibilidad respecto a las manifestaciones menos intelectualizadas de la cultura, es una magnifica alternativa para fortalecer su autonomía y desarrollar una visión crítica y reflexiva respecto a la experiencia artística.

En ello convergen dos vías fundamentales, complementarias, de su práctica cotidiana: sus necesidades de adaptación al mundo social de los adultos con sus exigencias, intereses indispensable de crear, abrir y recorrer un camino inverso: Uno que va de ser su subjetividad, del adentro hacia fuera.

Requiere así, sin duda, de disponer de un sector de actividades cuya motivación no sea adaptarse a lo exterior, sino por el contrario, transformar lo real, lo exterior, al yo y a sus necesidades.

El desarrollo y las representaciones artísticas y fantasiosas que el niño despliega con tanta naturalidad, suelen cumplir con su función: convierte; transformar, alteran lo real en base a las necesidades internas; recorren el camino opuesto al del lenguaje, que al hacer propio lo externo, va en el sentido de su adaptación y que sin ser inventado por el niño, le es transmitido en forma ya hechas, obligadas y de su naturaleza colectiva, que por tanto, resultan impropias para expresar sus necesidades o experiencias vividas. Necesidad, como decíamos, contar con un medio de expresión propia.

Un sistema de significantes construidos por él y adaptables a sus deseos, ese sistema de símbolos propios, o juegos simbólicos es más directo y le permite volver a vivir los acontecimientos, en vez de contentarse, como el adulto, con su evocación mental.

A través del desarrollo artístico y el juego se aplican diversas estrategias para la enseñanza en las escuelas de educación básica.


Doctor en Educación.


martes 25 de febrero de 2020

La lectura, un débil hábito

jueves 13 de febrero de 2020

El lenguaje en nuestra vida

jueves 06 de febrero de 2020

Trabajo para la casa

sábado 01 de febrero de 2020

Compromiso educativo

jueves 23 de enero de 2020

Empezando bien el día

sábado 18 de enero de 2020

La calidad educativa

sábado 11 de enero de 2020

Recuperar la figura física

sábado 04 de enero de 2020

Los proyectos de un año nuevo

sábado 28 de diciembre de 2019

La distancia entre padres e hijos

jueves 19 de diciembre de 2019

Algo muy especial, los regalos

Cargar Más