/ jueves 18 de abril de 2019

El enorme valor del turismo (Primera de dos partes)

Viajar, dormir, enamorarse, son tres invitaciones a lo mismo. Tres modos de irse a otra parte, a un lugar, a lugares que no siempre entendemos, que nunca gobernamos, que cada noche son distintos, y cada mañana nos deslumbran y asustan como una tarde de granizo en octubre.

- Ángeles Mastretta -

México, como protagonista del concierto de naciones y con un importante liderazgo entre los países que han optado por las energías limpias, está llamado a encontrar fuentes alternas de financiamiento diferentes al petróleo y sus derivados para garantizar, a las generaciones que nos habrán de suceder, un país -y un mundo- habitable, viable y digno.

En el contexto de las vacaciones de Semana Santa, es importante reflexionar sobre el enorme valor del Turismo. No es desmesurado postular que, a lo largo y ancho de nuestro territorio, existe suficiente diversidad cultural, social y natural para consolidarnos como un país cuyos atractivos turísticos pueden detonar la economía nacional hacia niveles de bienestar en que todos podamos caber y vivir mejor.

En contraste con las noticias -a las que penosamente nos hemos habituado- que dan cuenta que nos ubicamos en los últimos lugares en varios rubros entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), como en salarios y en educación, a principios del año pasado -el último completo reportable- el diario de circulación nacional El Financiero informaba que el Turismo en México crece por arriba de la economía mundial: OCDE[1].

Al hacer referencia al documento de la propia organización[2] denominado OECD Tourism Trends and Policies 2018 (Tendencias y políticas de turismo de la OCDE 2018), el rotativo destaca el hecho que la actividad turística entre los países miembros (…) creció a un ritmo más rápido que sus economías con un incremento de 4.9 por ciento entre 2012 y 2016, superando al 4.4 por ciento que en promedio ascendió el Producto Interno Bruto (PIB), global.

Para el caso específico de nuestro país, se consigna que, según el organismo multilateral, la actividad turística en México aporta casi el doble de lo que en promedio contribuye a las economías de la Organización (…). Mientras en el país aporta aproximadamente el 8.7 por ciento del PIB, para el conjunto de economías del organismo representa en promedio 4.9 por ciento.

Por su parte, el portal electrónico de Forbes señaló, en septiembre pasado[3], que (…) la Organización Mundial del Turismo (OMT) informó en su reporte Panorama OMT del Turismo Internacional 2018 que México subió dos lugares en el ranking mundial frente a lo registrado en 2016 (…) y que pasó al sexto lugar en la recepción de turistas internacionales, con 39.3 millones de visitantes en 2017 (últimos datos), lo cual fue 12% mayor en comparación con las llegadas de 2016.

Por lo anterior, Estado, Sociedad y Mercado tenemos que seguir coordinándonos armónicamente, para que México pueda mantener su crecimiento en y con el Turismo, cuyo valor sí que es enorme.

[1].- https://www.elfinanciero.com.mx/economia/turismo-en-mexico-crece-por-por-arriba-de-la-economia-mundial-ocde. Consultado el 11 de abril de 2019.

[2].- Disponible en inglés en el sitio https://read.oecd-ilibrary.org/urban-rural-and-regional-development/oecd-tourism-trends-and-policies-2018_tour-2018-en#page1. Consultado el 11 de abril de 2019.

[3].- https://www.forbes.com.mx/epn-fin-de-ciclo-mexico-en-las-grandes-ligas-del-turismo-a-pesar-de-la-violencia/. Consultado el 11 de abril de 2019.

Viajar, dormir, enamorarse, son tres invitaciones a lo mismo. Tres modos de irse a otra parte, a un lugar, a lugares que no siempre entendemos, que nunca gobernamos, que cada noche son distintos, y cada mañana nos deslumbran y asustan como una tarde de granizo en octubre.

- Ángeles Mastretta -

México, como protagonista del concierto de naciones y con un importante liderazgo entre los países que han optado por las energías limpias, está llamado a encontrar fuentes alternas de financiamiento diferentes al petróleo y sus derivados para garantizar, a las generaciones que nos habrán de suceder, un país -y un mundo- habitable, viable y digno.

En el contexto de las vacaciones de Semana Santa, es importante reflexionar sobre el enorme valor del Turismo. No es desmesurado postular que, a lo largo y ancho de nuestro territorio, existe suficiente diversidad cultural, social y natural para consolidarnos como un país cuyos atractivos turísticos pueden detonar la economía nacional hacia niveles de bienestar en que todos podamos caber y vivir mejor.

En contraste con las noticias -a las que penosamente nos hemos habituado- que dan cuenta que nos ubicamos en los últimos lugares en varios rubros entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), como en salarios y en educación, a principios del año pasado -el último completo reportable- el diario de circulación nacional El Financiero informaba que el Turismo en México crece por arriba de la economía mundial: OCDE[1].

Al hacer referencia al documento de la propia organización[2] denominado OECD Tourism Trends and Policies 2018 (Tendencias y políticas de turismo de la OCDE 2018), el rotativo destaca el hecho que la actividad turística entre los países miembros (…) creció a un ritmo más rápido que sus economías con un incremento de 4.9 por ciento entre 2012 y 2016, superando al 4.4 por ciento que en promedio ascendió el Producto Interno Bruto (PIB), global.

Para el caso específico de nuestro país, se consigna que, según el organismo multilateral, la actividad turística en México aporta casi el doble de lo que en promedio contribuye a las economías de la Organización (…). Mientras en el país aporta aproximadamente el 8.7 por ciento del PIB, para el conjunto de economías del organismo representa en promedio 4.9 por ciento.

Por su parte, el portal electrónico de Forbes señaló, en septiembre pasado[3], que (…) la Organización Mundial del Turismo (OMT) informó en su reporte Panorama OMT del Turismo Internacional 2018 que México subió dos lugares en el ranking mundial frente a lo registrado en 2016 (…) y que pasó al sexto lugar en la recepción de turistas internacionales, con 39.3 millones de visitantes en 2017 (últimos datos), lo cual fue 12% mayor en comparación con las llegadas de 2016.

Por lo anterior, Estado, Sociedad y Mercado tenemos que seguir coordinándonos armónicamente, para que México pueda mantener su crecimiento en y con el Turismo, cuyo valor sí que es enorme.

[1].- https://www.elfinanciero.com.mx/economia/turismo-en-mexico-crece-por-por-arriba-de-la-economia-mundial-ocde. Consultado el 11 de abril de 2019.

[2].- Disponible en inglés en el sitio https://read.oecd-ilibrary.org/urban-rural-and-regional-development/oecd-tourism-trends-and-policies-2018_tour-2018-en#page1. Consultado el 11 de abril de 2019.

[3].- https://www.forbes.com.mx/epn-fin-de-ciclo-mexico-en-las-grandes-ligas-del-turismo-a-pesar-de-la-violencia/. Consultado el 11 de abril de 2019.