/ martes 27 de agosto de 2019

El “yunque” respira con intensidad

Los más felices por el triunfo de Jesús Zaldívar como próximo dirigente del Comité Directivo Municipal del PAN en la capital poblana, son los llamados “panistas puros” o “yunquistas”.

El grupo de la vieja guardia encabezada por el ex edil Eduardo Rivera, la “doña” Ana Teresa Aranda, Humberto Aguilar y hasta Juan Carlos Mondragón, entre otros, tienen la oportunidad de recuperar el terreno perdido tras quedar casi eliminados en los últimos ocho años por la presencia del morenovallismo.

Rumbo a la elección del 2021 donde habrá de renovarse el congreso local y los 217 ayuntamientos, existe la oportunidad nuevamente de tomar el control de lo siempre han considerado suyo y colocar a sus alfiles y militantes que han ocupado cargos de elección popular, sin dar demasiado margen de maniobra a las nuevas generaciones.

De acuerdo a sus intereses, los “panistas puros” olvidaron las ofensas del pasado, con la finalidad de realizar alianza con los morenovallistas e impulsar la candidatura de Jesús Zaldívar, “Chucho” como ahora intenta que lo conozcan en busca de generar empatía.

La estrategia les resultó favorable y este domingo ganaron la dirigencia municipal de Puebla, tras vencer con 198 votos a su adversario Eduardo Alcántara, quien acusó fraude electoral por lo que impugnará el proceso.

Los “yunquistas” andan felices por la hipótesis que empieza a surgir en el ambiente.

Y se debe al regidor de Morena y líder del Congreso local, Gabriel Biestro.

El tema ya estaba en el aire y finalmente llegó la señal divina el pasado domingo tras una discusión en twitter sobre la presunta venta de menores de edad a través del DIF estatal manejado en la época morenovallista.

“Y @JesusZaldivarB debe responder por los 35 millones de pesos que estafó al CONALEP y que gastó para operar en el fraude de 2018 en Puebla”, comentó Biestro.

Lejos de generar preocupación en la burbuja yunquista, es una noticia alentadora.

Les abre la oportunidad de quedarse con el mando del Comité Directivo Municipal en la figura de Guadalupe Arrubarrena, fiel seguidora de Eduardo Rivera, quien fue electa como secretaria general de Acción Nacional.

Jesús Zaldívar supuestamente está en la mira por cometer irregularidades durante su paso al frente del CONALEP por promover diversas obras de mantenimiento y rehabilitación a planteles educativos, sin que supuestamente se llevaran a cabo.

Asimismo, presuntamente reportó una parte del total de recursos provenientes del seguro por el sismo del 19 de septiembre de 2017 del plantel ubicado en el municipio de Atencingo.

Otro señalamiento, tiene relación con infiltrar a 30 operadores políticos en la nómina de esta institución educativa.

Si la advertencia de Gabriel Biestro se vuelve una realidad y se abre un proceso de investigación contra “Chucho” Zaldívar, los “yunquistas” vislumbran lo que podría pasar.

Debido a la presión en su contra por parte del congreso, Zaldívar pediría licencia al cargo de dirigente partidista a efecto de concentrarse al 100 por ciento a responder los señalamientos en contra, dando paso a Guadalupe Arrubarrena a ocupar su posición.

Desde luego atrás de ella estaría Eduardo Rivera y su grupo, con la finalidad de operar de acuerdo a sus intereses y quedarse con la mayor cantidad de puestos a elección popular en el 2021.

De esta manera, cobraría venganza de las afrentas que le hizo el morenovallismo.

El tiempo dirá si esta idea se concreta o queda como una ilusión.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

Los más felices por el triunfo de Jesús Zaldívar como próximo dirigente del Comité Directivo Municipal del PAN en la capital poblana, son los llamados “panistas puros” o “yunquistas”.

El grupo de la vieja guardia encabezada por el ex edil Eduardo Rivera, la “doña” Ana Teresa Aranda, Humberto Aguilar y hasta Juan Carlos Mondragón, entre otros, tienen la oportunidad de recuperar el terreno perdido tras quedar casi eliminados en los últimos ocho años por la presencia del morenovallismo.

Rumbo a la elección del 2021 donde habrá de renovarse el congreso local y los 217 ayuntamientos, existe la oportunidad nuevamente de tomar el control de lo siempre han considerado suyo y colocar a sus alfiles y militantes que han ocupado cargos de elección popular, sin dar demasiado margen de maniobra a las nuevas generaciones.

De acuerdo a sus intereses, los “panistas puros” olvidaron las ofensas del pasado, con la finalidad de realizar alianza con los morenovallistas e impulsar la candidatura de Jesús Zaldívar, “Chucho” como ahora intenta que lo conozcan en busca de generar empatía.

La estrategia les resultó favorable y este domingo ganaron la dirigencia municipal de Puebla, tras vencer con 198 votos a su adversario Eduardo Alcántara, quien acusó fraude electoral por lo que impugnará el proceso.

Los “yunquistas” andan felices por la hipótesis que empieza a surgir en el ambiente.

Y se debe al regidor de Morena y líder del Congreso local, Gabriel Biestro.

El tema ya estaba en el aire y finalmente llegó la señal divina el pasado domingo tras una discusión en twitter sobre la presunta venta de menores de edad a través del DIF estatal manejado en la época morenovallista.

“Y @JesusZaldivarB debe responder por los 35 millones de pesos que estafó al CONALEP y que gastó para operar en el fraude de 2018 en Puebla”, comentó Biestro.

Lejos de generar preocupación en la burbuja yunquista, es una noticia alentadora.

Les abre la oportunidad de quedarse con el mando del Comité Directivo Municipal en la figura de Guadalupe Arrubarrena, fiel seguidora de Eduardo Rivera, quien fue electa como secretaria general de Acción Nacional.

Jesús Zaldívar supuestamente está en la mira por cometer irregularidades durante su paso al frente del CONALEP por promover diversas obras de mantenimiento y rehabilitación a planteles educativos, sin que supuestamente se llevaran a cabo.

Asimismo, presuntamente reportó una parte del total de recursos provenientes del seguro por el sismo del 19 de septiembre de 2017 del plantel ubicado en el municipio de Atencingo.

Otro señalamiento, tiene relación con infiltrar a 30 operadores políticos en la nómina de esta institución educativa.

Si la advertencia de Gabriel Biestro se vuelve una realidad y se abre un proceso de investigación contra “Chucho” Zaldívar, los “yunquistas” vislumbran lo que podría pasar.

Debido a la presión en su contra por parte del congreso, Zaldívar pediría licencia al cargo de dirigente partidista a efecto de concentrarse al 100 por ciento a responder los señalamientos en contra, dando paso a Guadalupe Arrubarrena a ocupar su posición.

Desde luego atrás de ella estaría Eduardo Rivera y su grupo, con la finalidad de operar de acuerdo a sus intereses y quedarse con la mayor cantidad de puestos a elección popular en el 2021.

De esta manera, cobraría venganza de las afrentas que le hizo el morenovallismo.

El tiempo dirá si esta idea se concreta o queda como una ilusión.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

jueves 12 de diciembre de 2019

La promesa del Ayuntamiento de Puebla

martes 10 de diciembre de 2019

¿Quién para resucitar al PRI?

jueves 05 de diciembre de 2019

El Cabildo dividido de Claudia Rivera

jueves 28 de noviembre de 2019

Misma imagen del pasado en el congreso local

martes 26 de noviembre de 2019

De quejas e incumplimiento de convenio

jueves 21 de noviembre de 2019

Los dolores de cabeza de Gabriel Biestro

martes 12 de noviembre de 2019

Rumbo al 2021… ¿alianzas impensables?

jueves 07 de noviembre de 2019

La felicidad en el PAN

martes 05 de noviembre de 2019

¿Quién para la ASE?

Cargar Más