/ martes 6 de febrero de 2024

En Punto

El fin de semana largo sirvió para confirmar la percepción generalizada que existe en torno a la todavía eventual postulación del empresario José Chedraui Budib como precandidato de Morena y la 4T a la presidencia municipal de Puebla, gracias a un video publicado por Ana Elizabeth García Vilchis en el que muestra su apoyo al aspirante a edil de la capital.

No es que “Liz Vilchis” sea una suerte de gran electora para las candidaturas del partido oficial en el estado de Puebla, o que sea la representante de los intereses del presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad, pero su cercana relación con el mandatario mexicano debe llevar a concluir que Chedraui Budib ya tiene el visto bueno de quien manda en Morena para ser presentado como coordinador municipal de los comités de defensa de la 4T.

Esa es la parte valiosa del video de la confesión subido a redes sociales. No es que García Vilchis, poblana, haya destapado al empresario expriista, sino que su atrevimiento, seguramente motivado por un mero protagonismo personal, sacó a la luz lo que se ha determinado en la Comisión Nacional de Elecciones unos días antes de que se haga el anuncio formal.

“Liz Vilchis” es la bandera de la verdad lopezobradorista. Para eso la puso el presidente, para tundir a los medios y periodistas críticos a partir de la supuesta exhibición de sus mentiras hechas noticias, columnas y artículos de opinión.

No podría ser que esa presunta mujer impoluta, perteneciente a un gobierno teóricamente impoluto, venga ahora a mentir en un asunto de fuerte interés político para los grupos y los personajes que se disputan la conquista del poder para el futuro inmediato.

García Vilchis jugó a sumarse a favor de “Pepe” Chedraui porque sabe que será el candidato. Solo falta el anuncio del partido para que la unción se concrete.

* * *

Isabel Merlo Talavera no se irá de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a menos que, como ella misma lo dijo ayer a los reporteros que la entrevistaron acerca de su futuro inmediato, el gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina se lo pida.

Eso sí, como era previsible, anunció que se sumará a la lista de militantes del PRI que se fueron del partido en la última semana, como acto de respaldo a sus ahora excompañeros y en rechazo a las decisiones que sus dirigentes nacionales y locales han tomado en el actual proceso electoral.

Merlo Talavera dice la verdad. No se va porque tenga en la mesa una propuesta atractiva para ser candidata a un puesto de elección popular bajo la camiseta de la 4T, sino para apoyar a quienes ya se fueron.

Aquí no fue del todo clara.

En realidad deja al PRI para solidarizarse con Jorge Estefan Chidiac y darle todavía mayor fuerza al rompimiento que hizo con el tricolor justo hace unos días, cuando acompañó primero a los diputados locales y después a los presidentes municipales.

En la Secretaría de Educación algunos personajes han cruzado los dedos desde el año pasado para que Merlo Talavera se vaya, pero la renuncia no está en sus planes.

Y hace bien.

Mal haría en haber tomado las riendas de una dependencia tan relevante y marcharse a los pocos meses para buscar una diputación.

* * *

Quien no dejará al PRI es la diputada federal Blanca Alcalá Ruiz, otra aliada política de Jorge Estefan.

La legisladora, que acompañó a Xóchitl Gálvez en su reciente gira de proselitismo por Nueva York, se quedará en el partido tricolor con todo y los ventarrones que en la actualidad ocurren en ese instituto político y que han mermado todavía más su capacidad competitiva.

En el entorno de colaboradores de la legisladora federal se comenta que, entre otros factores, no renunciará para ir a Morena y la 4T porque allá en el partido del presidente López Obrador tampoco hay mucho que ofrecerle para convencerla del cambio.

El fin de semana largo sirvió para confirmar la percepción generalizada que existe en torno a la todavía eventual postulación del empresario José Chedraui Budib como precandidato de Morena y la 4T a la presidencia municipal de Puebla, gracias a un video publicado por Ana Elizabeth García Vilchis en el que muestra su apoyo al aspirante a edil de la capital.

No es que “Liz Vilchis” sea una suerte de gran electora para las candidaturas del partido oficial en el estado de Puebla, o que sea la representante de los intereses del presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad, pero su cercana relación con el mandatario mexicano debe llevar a concluir que Chedraui Budib ya tiene el visto bueno de quien manda en Morena para ser presentado como coordinador municipal de los comités de defensa de la 4T.

Esa es la parte valiosa del video de la confesión subido a redes sociales. No es que García Vilchis, poblana, haya destapado al empresario expriista, sino que su atrevimiento, seguramente motivado por un mero protagonismo personal, sacó a la luz lo que se ha determinado en la Comisión Nacional de Elecciones unos días antes de que se haga el anuncio formal.

“Liz Vilchis” es la bandera de la verdad lopezobradorista. Para eso la puso el presidente, para tundir a los medios y periodistas críticos a partir de la supuesta exhibición de sus mentiras hechas noticias, columnas y artículos de opinión.

No podría ser que esa presunta mujer impoluta, perteneciente a un gobierno teóricamente impoluto, venga ahora a mentir en un asunto de fuerte interés político para los grupos y los personajes que se disputan la conquista del poder para el futuro inmediato.

García Vilchis jugó a sumarse a favor de “Pepe” Chedraui porque sabe que será el candidato. Solo falta el anuncio del partido para que la unción se concrete.

* * *

Isabel Merlo Talavera no se irá de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a menos que, como ella misma lo dijo ayer a los reporteros que la entrevistaron acerca de su futuro inmediato, el gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina se lo pida.

Eso sí, como era previsible, anunció que se sumará a la lista de militantes del PRI que se fueron del partido en la última semana, como acto de respaldo a sus ahora excompañeros y en rechazo a las decisiones que sus dirigentes nacionales y locales han tomado en el actual proceso electoral.

Merlo Talavera dice la verdad. No se va porque tenga en la mesa una propuesta atractiva para ser candidata a un puesto de elección popular bajo la camiseta de la 4T, sino para apoyar a quienes ya se fueron.

Aquí no fue del todo clara.

En realidad deja al PRI para solidarizarse con Jorge Estefan Chidiac y darle todavía mayor fuerza al rompimiento que hizo con el tricolor justo hace unos días, cuando acompañó primero a los diputados locales y después a los presidentes municipales.

En la Secretaría de Educación algunos personajes han cruzado los dedos desde el año pasado para que Merlo Talavera se vaya, pero la renuncia no está en sus planes.

Y hace bien.

Mal haría en haber tomado las riendas de una dependencia tan relevante y marcharse a los pocos meses para buscar una diputación.

* * *

Quien no dejará al PRI es la diputada federal Blanca Alcalá Ruiz, otra aliada política de Jorge Estefan.

La legisladora, que acompañó a Xóchitl Gálvez en su reciente gira de proselitismo por Nueva York, se quedará en el partido tricolor con todo y los ventarrones que en la actualidad ocurren en ese instituto político y que han mermado todavía más su capacidad competitiva.

En el entorno de colaboradores de la legisladora federal se comenta que, entre otros factores, no renunciará para ir a Morena y la 4T porque allá en el partido del presidente López Obrador tampoco hay mucho que ofrecerle para convencerla del cambio.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 01 de marzo de 2024

En Punto

En Punto

jueves 29 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 28 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

martes 27 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

lunes 26 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

viernes 23 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

jueves 22 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 21 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

martes 20 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

lunes 19 de febrero de 2024

En Punto

En Punto

Cargar Más