/ miércoles 5 de diciembre de 2018

En Punto

El reloj político del estado sigue su curso y el conflicto poselectoral no termina.

¿Cómo tendría que terminar, al menos en esta fase?

Con la ratificación de Martha Erika Alonso Hidalgo como gobernadora electa o con la anulación de la contienda poselectoral que le dio el triunfo a la panista.

Cualquiera de los dos escenarios es mejor que continuar con la incertidumbre que reina desde la misma noche del domingo 1 de julio, cuando encuestas de salida no coincidieron con los números del PREP y entonces se desataron los demonios… políticos.

Ahora el cuarto de guerra de Alonso amaga con ir a instancias electorales para defender la constancia de mayoría que le entregaron los cuestionados y vapuleados consejeros electorales, mientras que el de Barbosa, con la dirigente nacional de Morena como primerísima aliada, insiste en hacer valer en tribunales la propuesta del magistrado José Luis Vargas Valdez.

Los grupos en disputa pelean ahora igual o más que hace unas semanas, antes de que se supiera el contenido del proyecto de dictamen.

¿Qué necesidad había de echarlos a pelear más?

Solo el magistrado lo sabe.


***

Apenas van a hacer tres meses en el cargo y los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia, que agrupa a los partidos políticos Morena, PT y PES, se parecen cada vez más a los del antiguo régimen priista.

Resulta que los muchachos que dicen representar los intereses del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, aprobaron en comisiones una iniciativa para extender los periodos de gestión del presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política y el de la Mesa Directiva.

Así tal cual, con Gabriel Biestro y José Juan Espinosa como beneficiarios directos.

Según el documento, que se hará oficial una vez que sea aprobado por el pleno con mayoría simple, Biestro pasaría de ser presidente de un año a presidente ¡de tres!

En efecto, durante toda la legislatura.

Mientras que Espinosa, de seis meses a un año.

El hecho es nota pero no debería sorprender.

En dos meses y medio de trabajo ha quedado claro que los morenistas no pretenden compartir ni un centímetro de poder.


***

Parece, solo parece, que las autoridades a cargo del ayuntamiento de Puebla han entendido que no deben permitir que el ambulantaje se les salga de control.

De manera imprevista, un grupo de inspectores y policías municipales realizó un operativo de decomiso de mercancía informal en una de las calles del Centro Histórico.

Lo hizo sobre la 3 Norte, entre 2 y 4 Poniente, contra una treintena de vendedores ambulantes que se encontraban apostados ahí desde hace varias semanas.

¿Será que la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco, comprendió por fin de los riesgos que implica ser demasiado tolerante con algunos sectores del municipio?

Habrá que ver.

El reloj político del estado sigue su curso y el conflicto poselectoral no termina.

¿Cómo tendría que terminar, al menos en esta fase?

Con la ratificación de Martha Erika Alonso Hidalgo como gobernadora electa o con la anulación de la contienda poselectoral que le dio el triunfo a la panista.

Cualquiera de los dos escenarios es mejor que continuar con la incertidumbre que reina desde la misma noche del domingo 1 de julio, cuando encuestas de salida no coincidieron con los números del PREP y entonces se desataron los demonios… políticos.

Ahora el cuarto de guerra de Alonso amaga con ir a instancias electorales para defender la constancia de mayoría que le entregaron los cuestionados y vapuleados consejeros electorales, mientras que el de Barbosa, con la dirigente nacional de Morena como primerísima aliada, insiste en hacer valer en tribunales la propuesta del magistrado José Luis Vargas Valdez.

Los grupos en disputa pelean ahora igual o más que hace unas semanas, antes de que se supiera el contenido del proyecto de dictamen.

¿Qué necesidad había de echarlos a pelear más?

Solo el magistrado lo sabe.


***

Apenas van a hacer tres meses en el cargo y los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia, que agrupa a los partidos políticos Morena, PT y PES, se parecen cada vez más a los del antiguo régimen priista.

Resulta que los muchachos que dicen representar los intereses del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, aprobaron en comisiones una iniciativa para extender los periodos de gestión del presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política y el de la Mesa Directiva.

Así tal cual, con Gabriel Biestro y José Juan Espinosa como beneficiarios directos.

Según el documento, que se hará oficial una vez que sea aprobado por el pleno con mayoría simple, Biestro pasaría de ser presidente de un año a presidente ¡de tres!

En efecto, durante toda la legislatura.

Mientras que Espinosa, de seis meses a un año.

El hecho es nota pero no debería sorprender.

En dos meses y medio de trabajo ha quedado claro que los morenistas no pretenden compartir ni un centímetro de poder.


***

Parece, solo parece, que las autoridades a cargo del ayuntamiento de Puebla han entendido que no deben permitir que el ambulantaje se les salga de control.

De manera imprevista, un grupo de inspectores y policías municipales realizó un operativo de decomiso de mercancía informal en una de las calles del Centro Histórico.

Lo hizo sobre la 3 Norte, entre 2 y 4 Poniente, contra una treintena de vendedores ambulantes que se encontraban apostados ahí desde hace varias semanas.

¿Será que la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco, comprendió por fin de los riesgos que implica ser demasiado tolerante con algunos sectores del municipio?

Habrá que ver.

jueves 17 de enero de 2019

En Punto

miércoles 16 de enero de 2019

En Punto

martes 15 de enero de 2019

En Punto

lunes 14 de enero de 2019

En Punto

viernes 11 de enero de 2019

En Punto

jueves 10 de enero de 2019

En Punto

miércoles 09 de enero de 2019

En Punto

martes 08 de enero de 2019

En Punto

lunes 07 de enero de 2019

En Punto

viernes 04 de enero de 2019

En Punto

Cargar Más