/ martes 23 de abril de 2019

En Punto

Le costó trabajo, pero el candidato a gobernador de los partidos PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas Sánchez, por fin se atrevió a disparar un poco de artillería en contra de su rival de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta.

La inasistencia de Barbosa al encuentro de este lunes con estudiantes y maestros de la Universidad Iberoamericana fue el motivo por el que Cárdenas, docente en esa institución, le lanzó algunos misiles discursivos al abanderado puntero en las encuestas.

“El que no se presenta, no nos representa”, expuso el ex rector de la UDLAP, junto con otras críticas que aludieron al morenista, eso sí, sin mencionarlo por su nombre.

Quien no hizo ningún comentario al respecto fue el candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino, también presente en la plática con la comunidad Ibero.

“Yo no tengo ningún interés en hablar de ningún otro candidato, más que de ‘Un nuevo comienzo’. Lo que hagan los demás me tiene sin cuidado”, expuso ante los reporteros.

Habrá que ver si Cárdenas sube el tono de sus señalamientos conforme se acerque el final de la campaña o se queda como hasta ahora, a medias y sin mencionar nombres.

***

Barbosa Huerta no llegó a la Ibero, pero casi a la misma hora encabezó un mitin de características singulares.

El candidato de Morena, PT y el Verde acudió al Mercado Hidalgo, donde sostuvo un diálogo, así, literal, cara a cara, con líderes y comerciantes de la organización 28 de Octubre.

Rompió paradigmas ante un auditorio difícil.

El nacido en Zinacatepec respondió todas las preguntas de los vendedores y se comprometió a resolver una de las demandas más sentidas de sus anfitriones: esclarecer y detener a los responsables de la muerte de Meztli Sarabia Reyna, hija de Rita Amador López y Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”, los líderes de la organización que le mostraron su respaldo en el evento.

Junto con eso, y aquí dio la nota, Barbosa Huerta ofreció hacer una limpia en el Sistema Estatal Anticorrupción, una vez que gane los comicios del 2 de junio, así como investigar a los exfuncionarios que se enriquecieron de forma ilícita en gobiernos anteriores.

“Nunca funcionará un sistema anticorrupción con transparencia si está a cargo de personas que dependen del poder público estatal porque nunca investigarán absolutamente nada. Hemos revisado con mis asesores el Sistema Estatal Anticorrupción y reúne los mínimos. Hay que hacer adecuaciones, lo que hay que cambiar es a toda la gente que está ahí metida en los siete organismos relacionados con el combate a la corrupción”.

Importante anuncio por parte del candidato que adelanta en la competencia electoral.

***

Por cierto, los hechos recientes obligaron a Jiménez Merino a deslindarse del ex gobernador Mario Marín Torres, perseguido por las autoridades judiciales de Quintana Roo por detener y torturar, en diciembre de 2005, a la escritora Lydia Cacho Ribeiro.

“Lo que decimos la dirigencia (del PRI) y la candidatura (él) es que, si hay algo que tenga que atenderse ante la justicia, cada quien debe hacerse responsable por sus acciones y por sus consecuencias”, subrayó.

En eso tiene razón, cada quien que responda por lo que hizo.

Lo malo es que para estas alturas de la campaña ya todo Puebla sabe que detrás de su candidatura está la mano de Marín Torres.

Y eso le representa un enorme dique político.

Le costó trabajo, pero el candidato a gobernador de los partidos PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas Sánchez, por fin se atrevió a disparar un poco de artillería en contra de su rival de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta.

La inasistencia de Barbosa al encuentro de este lunes con estudiantes y maestros de la Universidad Iberoamericana fue el motivo por el que Cárdenas, docente en esa institución, le lanzó algunos misiles discursivos al abanderado puntero en las encuestas.

“El que no se presenta, no nos representa”, expuso el ex rector de la UDLAP, junto con otras críticas que aludieron al morenista, eso sí, sin mencionarlo por su nombre.

Quien no hizo ningún comentario al respecto fue el candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino, también presente en la plática con la comunidad Ibero.

“Yo no tengo ningún interés en hablar de ningún otro candidato, más que de ‘Un nuevo comienzo’. Lo que hagan los demás me tiene sin cuidado”, expuso ante los reporteros.

Habrá que ver si Cárdenas sube el tono de sus señalamientos conforme se acerque el final de la campaña o se queda como hasta ahora, a medias y sin mencionar nombres.

***

Barbosa Huerta no llegó a la Ibero, pero casi a la misma hora encabezó un mitin de características singulares.

El candidato de Morena, PT y el Verde acudió al Mercado Hidalgo, donde sostuvo un diálogo, así, literal, cara a cara, con líderes y comerciantes de la organización 28 de Octubre.

Rompió paradigmas ante un auditorio difícil.

El nacido en Zinacatepec respondió todas las preguntas de los vendedores y se comprometió a resolver una de las demandas más sentidas de sus anfitriones: esclarecer y detener a los responsables de la muerte de Meztli Sarabia Reyna, hija de Rita Amador López y Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”, los líderes de la organización que le mostraron su respaldo en el evento.

Junto con eso, y aquí dio la nota, Barbosa Huerta ofreció hacer una limpia en el Sistema Estatal Anticorrupción, una vez que gane los comicios del 2 de junio, así como investigar a los exfuncionarios que se enriquecieron de forma ilícita en gobiernos anteriores.

“Nunca funcionará un sistema anticorrupción con transparencia si está a cargo de personas que dependen del poder público estatal porque nunca investigarán absolutamente nada. Hemos revisado con mis asesores el Sistema Estatal Anticorrupción y reúne los mínimos. Hay que hacer adecuaciones, lo que hay que cambiar es a toda la gente que está ahí metida en los siete organismos relacionados con el combate a la corrupción”.

Importante anuncio por parte del candidato que adelanta en la competencia electoral.

***

Por cierto, los hechos recientes obligaron a Jiménez Merino a deslindarse del ex gobernador Mario Marín Torres, perseguido por las autoridades judiciales de Quintana Roo por detener y torturar, en diciembre de 2005, a la escritora Lydia Cacho Ribeiro.

“Lo que decimos la dirigencia (del PRI) y la candidatura (él) es que, si hay algo que tenga que atenderse ante la justicia, cada quien debe hacerse responsable por sus acciones y por sus consecuencias”, subrayó.

En eso tiene razón, cada quien que responda por lo que hizo.

Lo malo es que para estas alturas de la campaña ya todo Puebla sabe que detrás de su candidatura está la mano de Marín Torres.

Y eso le representa un enorme dique político.

viernes 17 de mayo de 2019

En Punto

jueves 16 de mayo de 2019

En Punto

miércoles 15 de mayo de 2019

En Punto

martes 14 de mayo de 2019

En Punto

lunes 13 de mayo de 2019

En Punto

viernes 10 de mayo de 2019

En Punto

jueves 09 de mayo de 2019

En Punto

miércoles 08 de mayo de 2019

En Punto

martes 07 de mayo de 2019

En Punto

lunes 06 de mayo de 2019

En Punto

Cargar Más