/ miércoles 14 de agosto de 2019

En Punto

La voz se corrió rápido y la segunda semana las Jornadas de Atención Ciudadana del gobierno estatal tuvo una alta concurrencia.

Lo bueno: el gobernador Miguel Barbosa dijo que sólo atendería personalmente a 50 personas para continuar sus actividades, al resto, los escucharía el coordinador de Participación Ciudadana, Marco Antonio Rodríguez Acosta. Al ver que la fila daba la vuelta a la calle y había cientos de personas esperando una audiencia, el mandatario se quedó hasta después de las 16:00 horas para atender a los visitantes, aunque en sí, el horario de atención concluye a las 14:00 horas.

Lo malo: fueron tantas las personas que llegaron a Casa Aguayo que hubo inconformidades de los visitantes por la falta de organización para poder pasar a hablar con el mandatario mediante turnos.

Durante la espera, el equipo de gobernador ofreció a los ciudadanos pan y bocadillos para que aguardaran hasta su ingreso.

La mayoría de las demandas al Gobierno se centran en los rubros de seguridad y justicia, pero también de servicios públicos.

***

Algo de cierto hay en aquellas declaraciones que hizo Eduardo Alcántara Montiel cuando se inscribió como aspirante a dirigir el PAN en el municipio de Puebla, en el sentido de que se distanció de Eduardo Rivera Pérez porque el exalcalde de la capital esperaba llegar a un acuerdo con un grupo de morenovallistas, incluido el actual dirigente municipal del partido, Pablo Rodríguez Regordosa.

Sin embargo, el promotor de esa reunión no fue el ex alcalde de Puebla, sino el propio dirigente municipal, quien intentó conformar una planilla de unidad para encontrar un sustituto en la presidencia del Comité Directivo Municipal, en donde todos los grupos estuvieran incluidos y pudieran competir con más fuerza en 2021.

No fue una, sino varias reuniones las que hubo previo al proceso interno, y no solo con morenovallistas, también con cuadros del panismo tradicional como Rafael Micalco, Juan Carlos Mondragón y el ya mencionado Eduardo Rivera.

Las negociaciones avanzaban y de nueve aspirantes que levantaron la mano a nivel interno, quedaron cuatro y luego sólo dos.

Algo pasó, al final no se pusieron de acuerdo y decidieron competir. Cada quien se subió a un barco y sin darse cuenta, el panismo perdió su primera batalla rumbo a la elección del 2021.

La voz se corrió rápido y la segunda semana las Jornadas de Atención Ciudadana del gobierno estatal tuvo una alta concurrencia.

Lo bueno: el gobernador Miguel Barbosa dijo que sólo atendería personalmente a 50 personas para continuar sus actividades, al resto, los escucharía el coordinador de Participación Ciudadana, Marco Antonio Rodríguez Acosta. Al ver que la fila daba la vuelta a la calle y había cientos de personas esperando una audiencia, el mandatario se quedó hasta después de las 16:00 horas para atender a los visitantes, aunque en sí, el horario de atención concluye a las 14:00 horas.

Lo malo: fueron tantas las personas que llegaron a Casa Aguayo que hubo inconformidades de los visitantes por la falta de organización para poder pasar a hablar con el mandatario mediante turnos.

Durante la espera, el equipo de gobernador ofreció a los ciudadanos pan y bocadillos para que aguardaran hasta su ingreso.

La mayoría de las demandas al Gobierno se centran en los rubros de seguridad y justicia, pero también de servicios públicos.

***

Algo de cierto hay en aquellas declaraciones que hizo Eduardo Alcántara Montiel cuando se inscribió como aspirante a dirigir el PAN en el municipio de Puebla, en el sentido de que se distanció de Eduardo Rivera Pérez porque el exalcalde de la capital esperaba llegar a un acuerdo con un grupo de morenovallistas, incluido el actual dirigente municipal del partido, Pablo Rodríguez Regordosa.

Sin embargo, el promotor de esa reunión no fue el ex alcalde de Puebla, sino el propio dirigente municipal, quien intentó conformar una planilla de unidad para encontrar un sustituto en la presidencia del Comité Directivo Municipal, en donde todos los grupos estuvieran incluidos y pudieran competir con más fuerza en 2021.

No fue una, sino varias reuniones las que hubo previo al proceso interno, y no solo con morenovallistas, también con cuadros del panismo tradicional como Rafael Micalco, Juan Carlos Mondragón y el ya mencionado Eduardo Rivera.

Las negociaciones avanzaban y de nueve aspirantes que levantaron la mano a nivel interno, quedaron cuatro y luego sólo dos.

Algo pasó, al final no se pusieron de acuerdo y decidieron competir. Cada quien se subió a un barco y sin darse cuenta, el panismo perdió su primera batalla rumbo a la elección del 2021.

viernes 16 de agosto de 2019

En Punto

jueves 15 de agosto de 2019

En Punto

miércoles 14 de agosto de 2019

En Punto

martes 13 de agosto de 2019

En Punto

lunes 12 de agosto de 2019

En Punto

domingo 11 de agosto de 2019

En Punto

viernes 09 de agosto de 2019

En Punto

jueves 08 de agosto de 2019

En Punto

miércoles 07 de agosto de 2019

En Punto

martes 06 de agosto de 2019

En Punto

Cargar Más