/ jueves 29 de agosto de 2019

En Punto

Grave lo que ocurre en torno a la selección del nuevo presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado y que la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval ha reconocido de manera abierta: la renovación ha carecido de interés para los ciudadanos que podrían aspirar a ese cargo de defensa ciudadana.

El proceso para la selección se cierra en dos semanas y hasta la fecha solo se ha registrado un aspirante. Sí, uno solo, de nombre Lucio Ramírez Luna.

“Sólo se ha inscrito una persona. Tenemos un candidato nada más. Confiamos en que se van a inscribir más personas, que van a venir a entregar todos sus papeles, tal cual como lo indica la convocatoria. No creemos que solo nos quedemos en una persona”, expuso en tono de lamento.

Y la legisladora tiene razón en hacer el planteamiento de esa manera.

¿Cómo puede ser que solo una persona esté interesada en convertirse en presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado?

¿Dónde están todos esos activistas y estudiosos del derecho que presumen tener como motor de vida la defensa de las causas justas?

La diputada que no se han inscrito más aspirantes porque nunca antes se había dado un proceso como este, “tan abierto”.

Ese no es motivo para que casi nadie acuda al llamado del Congreso.

Y sí, es grave.

***

Quien piense que el ex consejero electoral Jacinto Herrera Serrallonga consiguió el perdón barbosista antes de renunciar al Instituto Electoral del Estado nada más tiene que leer las declaraciones de Gabriel Biestro Medinilla para ver que no es así, que no se llevó ningún salvoconducto bajo el brazo.

Si la investigación que realiza el Instituto Nacional Electoral concluye que tanto Jacinto Herrera como el resto de los funcionarios electorales denunciados por fraude en la elección de 2018 son inocentes, Morena recurrirá a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales para insistir en la denuncia, que a partir de ese momento se transformaría en un asunto de índole penal.

“No queremos castigos, sino justicia, y que no se deslinde la responsabilidad si es que hay. El combate a la corrupción va íntimamente ligado al combate a la impunidad”, indicó, instantes después de llamar “sabandija” a Jacinto Herrera.

En efecto, declaró que espera que la nueva consejera presidente del IEE, Sofía Martínez Gorbea, haga un buen trabajo y no sea una sabandija como su antecesor.

¡Zas!

Eso no parece, de ninguna manera, la emisión de un “perdón” desde el Olimpo.

***

Quien ya llamó a las cosas por su nombre fue la recién estrenada consejera presidente.

Además de anunciar que solicitará un incremento de 11 por ciento de presupuesto para el IEE, reconoció que este organismo electoral tiene una misión social muy importante: recuperar la credibilidad y la confianza que perdió.

“Recuperar la confianza es una cuestión principal. No sé si me dé tiempo para cambiar algunas cosas, pero yo creo que podemos mejorar el trabajo. Necesitamos acercarnos a la ciudadanía, porque hacemos más que trabajar las elecciones. También (los ciudadanos y eventuales electores) deben de saber que pueden confiar en nosotros”, comentó.

Sofía Martínez Gorbea admitió que fueron las denuncias por fraude electoral lo que ha mermado la credibilidad del Instituto.

Tiene muy claro lo que ocurre en la institución que ahora le toca presidir.

Y eso ya es un avance.

Grave lo que ocurre en torno a la selección del nuevo presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado y que la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval ha reconocido de manera abierta: la renovación ha carecido de interés para los ciudadanos que podrían aspirar a ese cargo de defensa ciudadana.

El proceso para la selección se cierra en dos semanas y hasta la fecha solo se ha registrado un aspirante. Sí, uno solo, de nombre Lucio Ramírez Luna.

“Sólo se ha inscrito una persona. Tenemos un candidato nada más. Confiamos en que se van a inscribir más personas, que van a venir a entregar todos sus papeles, tal cual como lo indica la convocatoria. No creemos que solo nos quedemos en una persona”, expuso en tono de lamento.

Y la legisladora tiene razón en hacer el planteamiento de esa manera.

¿Cómo puede ser que solo una persona esté interesada en convertirse en presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado?

¿Dónde están todos esos activistas y estudiosos del derecho que presumen tener como motor de vida la defensa de las causas justas?

La diputada que no se han inscrito más aspirantes porque nunca antes se había dado un proceso como este, “tan abierto”.

Ese no es motivo para que casi nadie acuda al llamado del Congreso.

Y sí, es grave.

***

Quien piense que el ex consejero electoral Jacinto Herrera Serrallonga consiguió el perdón barbosista antes de renunciar al Instituto Electoral del Estado nada más tiene que leer las declaraciones de Gabriel Biestro Medinilla para ver que no es así, que no se llevó ningún salvoconducto bajo el brazo.

Si la investigación que realiza el Instituto Nacional Electoral concluye que tanto Jacinto Herrera como el resto de los funcionarios electorales denunciados por fraude en la elección de 2018 son inocentes, Morena recurrirá a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales para insistir en la denuncia, que a partir de ese momento se transformaría en un asunto de índole penal.

“No queremos castigos, sino justicia, y que no se deslinde la responsabilidad si es que hay. El combate a la corrupción va íntimamente ligado al combate a la impunidad”, indicó, instantes después de llamar “sabandija” a Jacinto Herrera.

En efecto, declaró que espera que la nueva consejera presidente del IEE, Sofía Martínez Gorbea, haga un buen trabajo y no sea una sabandija como su antecesor.

¡Zas!

Eso no parece, de ninguna manera, la emisión de un “perdón” desde el Olimpo.

***

Quien ya llamó a las cosas por su nombre fue la recién estrenada consejera presidente.

Además de anunciar que solicitará un incremento de 11 por ciento de presupuesto para el IEE, reconoció que este organismo electoral tiene una misión social muy importante: recuperar la credibilidad y la confianza que perdió.

“Recuperar la confianza es una cuestión principal. No sé si me dé tiempo para cambiar algunas cosas, pero yo creo que podemos mejorar el trabajo. Necesitamos acercarnos a la ciudadanía, porque hacemos más que trabajar las elecciones. También (los ciudadanos y eventuales electores) deben de saber que pueden confiar en nosotros”, comentó.

Sofía Martínez Gorbea admitió que fueron las denuncias por fraude electoral lo que ha mermado la credibilidad del Instituto.

Tiene muy claro lo que ocurre en la institución que ahora le toca presidir.

Y eso ya es un avance.

martes 22 de octubre de 2019

En Punto

lunes 21 de octubre de 2019

En Punto

viernes 18 de octubre de 2019

En Punto

jueves 17 de octubre de 2019

En Punto

miércoles 16 de octubre de 2019

En Punto

martes 15 de octubre de 2019

En Punto

lunes 14 de octubre de 2019

En Punto

viernes 11 de octubre de 2019

En Punto

jueves 10 de octubre de 2019

En Punto

miércoles 09 de octubre de 2019

En Punto

Cargar Más