/ miércoles 11 de septiembre de 2019

En Punto

Los hechos violentos ocurridos la tarde del lunes en Acajete fueron trascendentes porque dieron pie a la Secretaría de la Defensa Nacional a emitir una postura y ser explícita en un tema que ha ocupado foros de discusión en las últimas semanas: la endeble posición de los militares ante turbas de delincuentes que los humillan frente a las videocámaras de los teléfonos celulares para salirse con la suya: delinquir de manera libre e impune.

En el municipio poblano, pobladores y presuntos ciudadanos de a pie, supuestamente inofensivos, atacaron a los militares para tratar de recuperar el control de una bodega, con mercancía robada, que se hallaba bajo resguardo de los militares.

A pedradas y balazos, la turba de Acajete pretendió amedrentar a los integrantes de la Sedena para que se marcharon y dejaran las ‘posesiones’ otra vez en poder del ‘pueblo’, como exhibieron videos subidos a redes sociales a los pocos minutos de ocurridos los hechos.

Esta vez los militares no se espantaron y repelieron el ataque con balazos al aire y las mismas pedradas que les aventaban a ellos.

Escribimos “esta vez” porque en distintos puntos del país, diferentes a Puebla, se observaron en semanas anteriores hechos similares, con delincuentes disfrazados de ‘ciudadanos’ amedrentando y humillando a los militares para rescatar a sus cómplices y recuperar los productos robados.

No pasó así en Puebla, y justo después de eso la Sedena emitió un comunicado para advertir que sus miembros no tolerarán más agresiones, ni en Puebla ni en ningún otro rincón del país.

Por eso fue trascendente Acajete en la estrategia nacional del combate al crimen organizado.

***

Precisamente en relación al enfrentamiento de aquel municipio, el subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación David Méndez Márquez confirmó lo que se nota a través de videos como los aludidos: que pobladores de regiones como la de San Martín Texmelucan, el Triángulo Rojo (donde está Acajete) y la Sierra Norte están involucrados con células criminales y por ello actúan en contra de la fuerza pública cuando ven amenazados sus intereses.

“Tenemos detectadas zonas en distintos puntos del estado en donde lamentablemente esta situación se fue asentando, se fue generalizando y en muchos casos inició a partir del huachicol (…) tenemos tres zonas de seguimiento importante, San Martín Texmelucan, el Triángulo Rojo y la Sierra Norte”, explicó el funcionario.

Consideró que esta reacción de los ciudadanos vulnera la estabilidad de las regiones, y tiene razón.

La colusión de criminales con habitantes de las poblaciones marginadas del estado complica el trabajo del gobierno, que tiene que encontrar salidas para corregir el problema, aunque sea en el largo plazo.

El mismo David Méndez subraya que desde la administración estatal se generarán condiciones de desarrollo para las comunidades, para que sus pobladores no tengan que involucrarse en actos delictivos y no salgan en defensa de grupos delincuenciales o respalden la comisión de ilícitos, como pasó el lunes.

Compleja la tarea.

***

Mientras tanto…

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ignacio Alarcón Rodríguez, denunció que sus agremiados sufren hasta 80 robos a unidades de carga en una semana, por lo que hizo una demanda concreta a las autoridades del estado: reforzar la vigilancia en carreteras para tener una mayor seguridad.

Los hechos violentos ocurridos la tarde del lunes en Acajete fueron trascendentes porque dieron pie a la Secretaría de la Defensa Nacional a emitir una postura y ser explícita en un tema que ha ocupado foros de discusión en las últimas semanas: la endeble posición de los militares ante turbas de delincuentes que los humillan frente a las videocámaras de los teléfonos celulares para salirse con la suya: delinquir de manera libre e impune.

En el municipio poblano, pobladores y presuntos ciudadanos de a pie, supuestamente inofensivos, atacaron a los militares para tratar de recuperar el control de una bodega, con mercancía robada, que se hallaba bajo resguardo de los militares.

A pedradas y balazos, la turba de Acajete pretendió amedrentar a los integrantes de la Sedena para que se marcharon y dejaran las ‘posesiones’ otra vez en poder del ‘pueblo’, como exhibieron videos subidos a redes sociales a los pocos minutos de ocurridos los hechos.

Esta vez los militares no se espantaron y repelieron el ataque con balazos al aire y las mismas pedradas que les aventaban a ellos.

Escribimos “esta vez” porque en distintos puntos del país, diferentes a Puebla, se observaron en semanas anteriores hechos similares, con delincuentes disfrazados de ‘ciudadanos’ amedrentando y humillando a los militares para rescatar a sus cómplices y recuperar los productos robados.

No pasó así en Puebla, y justo después de eso la Sedena emitió un comunicado para advertir que sus miembros no tolerarán más agresiones, ni en Puebla ni en ningún otro rincón del país.

Por eso fue trascendente Acajete en la estrategia nacional del combate al crimen organizado.

***

Precisamente en relación al enfrentamiento de aquel municipio, el subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación David Méndez Márquez confirmó lo que se nota a través de videos como los aludidos: que pobladores de regiones como la de San Martín Texmelucan, el Triángulo Rojo (donde está Acajete) y la Sierra Norte están involucrados con células criminales y por ello actúan en contra de la fuerza pública cuando ven amenazados sus intereses.

“Tenemos detectadas zonas en distintos puntos del estado en donde lamentablemente esta situación se fue asentando, se fue generalizando y en muchos casos inició a partir del huachicol (…) tenemos tres zonas de seguimiento importante, San Martín Texmelucan, el Triángulo Rojo y la Sierra Norte”, explicó el funcionario.

Consideró que esta reacción de los ciudadanos vulnera la estabilidad de las regiones, y tiene razón.

La colusión de criminales con habitantes de las poblaciones marginadas del estado complica el trabajo del gobierno, que tiene que encontrar salidas para corregir el problema, aunque sea en el largo plazo.

El mismo David Méndez subraya que desde la administración estatal se generarán condiciones de desarrollo para las comunidades, para que sus pobladores no tengan que involucrarse en actos delictivos y no salgan en defensa de grupos delincuenciales o respalden la comisión de ilícitos, como pasó el lunes.

Compleja la tarea.

***

Mientras tanto…

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ignacio Alarcón Rodríguez, denunció que sus agremiados sufren hasta 80 robos a unidades de carga en una semana, por lo que hizo una demanda concreta a las autoridades del estado: reforzar la vigilancia en carreteras para tener una mayor seguridad.

miércoles 18 de septiembre de 2019

En Punto

martes 17 de septiembre de 2019

En Punto

viernes 13 de septiembre de 2019

En Punto

jueves 12 de septiembre de 2019

En Punto

miércoles 11 de septiembre de 2019

En Punto

martes 10 de septiembre de 2019

En Punto

lunes 09 de septiembre de 2019

En Punto

viernes 06 de septiembre de 2019

En Punto

jueves 05 de septiembre de 2019

En Punto

miércoles 04 de septiembre de 2019

En Punto

Cargar Más