/ domingo 5 de enero de 2020

En Punto

La muerte del periodista Enrique Montero Ponce sacudió al mundo de los medios y de la clase política del estado, debido a su trayectoria de varias décadas y a su posición como referente público en las últimas décadas del siglo pasado.

Eso quedó evidente al otro día de su fallecimiento, que ocurrió el sábado 4 de enero, precisamente el Día del Periodista.

Decenas de políticos y algunos exgobernadores acudieron a despedir el cuerpo del comunicador a la funeraria Valle de los Ángeles, entre quienes destacaron Manuel Bartlett Díaz, Melquiades Morales Flores y Guillermo Pacheco Pulido, todos emanados de ese priismo que imperó durante la etapa más influyente de Montero Ponce como conductor del noticiero radiofónico Tribuna.

Incluso Bartlett, que ahora trabaja para la 4T de Andrés Manuel López Obrador, compartió en el funeral una anécdota que retrata la cercana relación que tuvo el periodista fallecido con los personajes más encumbrados de la entidad, al recordar que habló con él, antes que con alguien más, acerca de sus intenciones de convertirse en gobernador.

“Tal vez la primera reunión que tuve ya en relación con mi propósito de ser gobernador en esos días fue con don Enrique Montero Ponce”, confesó Bartlett a los reporteros que se dieron cita para cubrir el acontecimiento.

Estas palabras muestran la relevancia de Montero Ponce en los tiempos de la hegemonía del PRI.

Descanse en paz.

***

El estado ha padecido un descenso consecutivo de recursos destinados por la federación para protección social en salud desde el año 2018 y así continuará en el 2020, lo que significa que tanto en el gobierno del priista Enrique Peña Nieto como en el del morenista Andrés Manuel López Obrador, el seguro popular (hoy Instituto de Salud para el Bienestar) no ha sido una prioridad para el caso de Puebla.

Mientras que en 2017 se recibieron por ese concepto 4 mil 389.1 millones de pesos, en el año que apenas comienza, según se puede ver en la Ley de Egresos 2020, se recibirán 3 mil 580.8 millones de pesos para el mismo concepto.

El descenso ocurrió a partir de 2018 y no paró.

Si se comparan los recursos transferidos por la federación en el 2017, con los proyectados para recibir en el 2020, la baja en los últimos años alcanzará el 18.4 por ciento, una cantidad relevante para una sociedad, como la poblana, que demanda más y mejores servicios públicos de salud.

Queda claro que, por lo menos en eso, no fueron muy diferentes –hasta ahora—las administraciones de Peña Nieto y López Obrador.

***

Precisamente un tema de salud estuvo en el debate público durante el fin de semana y seguramente lo estará en los próximos días, vinculado al gobierno de Luis Miguel Barbosa y a su tarea de cambiar la imagen de las unidades médicas y hospitales dependientes de la administración estatal.

La versión oficial, expuesta por el subsecretario de Gobernación, David Méndez Márquez, dice que han decidido cambiar la imagen de los hospitales debido a que los azulejos (camuflados de talavera) heredados por el morenovallismo ya están deteriorados, cuando lo que en realidad se observa es una estrategia para maquillar los inmuebles de salud con los colores de Morena, partido en el poder.

La medida generó críticas, como las de los empresarios, que piden a Barbosa priorizar las inversiones en seguridad o abasto de medicamentos y evitar gastos como el cambio de imagen de los edificios públicos solo para borrar las huellas de Rafael Moreno Valle y el PAN.

El debate escaló a nivel nacional.

La muerte del periodista Enrique Montero Ponce sacudió al mundo de los medios y de la clase política del estado, debido a su trayectoria de varias décadas y a su posición como referente público en las últimas décadas del siglo pasado.

Eso quedó evidente al otro día de su fallecimiento, que ocurrió el sábado 4 de enero, precisamente el Día del Periodista.

Decenas de políticos y algunos exgobernadores acudieron a despedir el cuerpo del comunicador a la funeraria Valle de los Ángeles, entre quienes destacaron Manuel Bartlett Díaz, Melquiades Morales Flores y Guillermo Pacheco Pulido, todos emanados de ese priismo que imperó durante la etapa más influyente de Montero Ponce como conductor del noticiero radiofónico Tribuna.

Incluso Bartlett, que ahora trabaja para la 4T de Andrés Manuel López Obrador, compartió en el funeral una anécdota que retrata la cercana relación que tuvo el periodista fallecido con los personajes más encumbrados de la entidad, al recordar que habló con él, antes que con alguien más, acerca de sus intenciones de convertirse en gobernador.

“Tal vez la primera reunión que tuve ya en relación con mi propósito de ser gobernador en esos días fue con don Enrique Montero Ponce”, confesó Bartlett a los reporteros que se dieron cita para cubrir el acontecimiento.

Estas palabras muestran la relevancia de Montero Ponce en los tiempos de la hegemonía del PRI.

Descanse en paz.

***

El estado ha padecido un descenso consecutivo de recursos destinados por la federación para protección social en salud desde el año 2018 y así continuará en el 2020, lo que significa que tanto en el gobierno del priista Enrique Peña Nieto como en el del morenista Andrés Manuel López Obrador, el seguro popular (hoy Instituto de Salud para el Bienestar) no ha sido una prioridad para el caso de Puebla.

Mientras que en 2017 se recibieron por ese concepto 4 mil 389.1 millones de pesos, en el año que apenas comienza, según se puede ver en la Ley de Egresos 2020, se recibirán 3 mil 580.8 millones de pesos para el mismo concepto.

El descenso ocurrió a partir de 2018 y no paró.

Si se comparan los recursos transferidos por la federación en el 2017, con los proyectados para recibir en el 2020, la baja en los últimos años alcanzará el 18.4 por ciento, una cantidad relevante para una sociedad, como la poblana, que demanda más y mejores servicios públicos de salud.

Queda claro que, por lo menos en eso, no fueron muy diferentes –hasta ahora—las administraciones de Peña Nieto y López Obrador.

***

Precisamente un tema de salud estuvo en el debate público durante el fin de semana y seguramente lo estará en los próximos días, vinculado al gobierno de Luis Miguel Barbosa y a su tarea de cambiar la imagen de las unidades médicas y hospitales dependientes de la administración estatal.

La versión oficial, expuesta por el subsecretario de Gobernación, David Méndez Márquez, dice que han decidido cambiar la imagen de los hospitales debido a que los azulejos (camuflados de talavera) heredados por el morenovallismo ya están deteriorados, cuando lo que en realidad se observa es una estrategia para maquillar los inmuebles de salud con los colores de Morena, partido en el poder.

La medida generó críticas, como las de los empresarios, que piden a Barbosa priorizar las inversiones en seguridad o abasto de medicamentos y evitar gastos como el cambio de imagen de los edificios públicos solo para borrar las huellas de Rafael Moreno Valle y el PAN.

El debate escaló a nivel nacional.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 25 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

jueves 24 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

miércoles 23 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

martes 22 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 21 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 18 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

jueves 17 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

martes 15 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 14 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 11 de septiembre de 2020

En Punto

En Punto

Cargar Más