/ miércoles 15 de enero de 2020

En Punto

Crónica de una salida anunciada, que no renuncia voluntaria.

Así es como puede definirse lo que ocurrió este martes en la Secretaría de Gobernación de la administración estatal.

Bombardeado por “misiles amigos” disfrazados de columnas periodísticas, que se venían materializando desde algunos meses atrás, Fernando Manzanilla Prieto por fin dejó el gobierno del estado para dar paso en esa posición a uno de los personajes de mayor confianza del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta: David Méndez Márquez.

Si David Méndez es de todas las confianzas de Barbosa, surge la pregunta: ¿acaso Manzanilla no lo era?

Ese bombardeo mediático dejó en claro que no, que en algún momento de su incipiente administración el gobernador ya no pudo confiar en Manzanilla, quien fue una pieza importantísima en los meses previos a la elección extraordinaria de 2019 al actuar como puente de comunicación (para todo) entre el gobierno interino, a cargo de Guillermo Pacheco Pulido, y el equipo de campaña de Barbosa.

Barbosa se negó durante meses a despedir a su subordinado, que a su vez se resistía a marcharse si el gobernador no se lo pedía.

Es decir, no bastaban los mensajes sicilianos vertidos en los medios.

Eso fue diferente esta semana.

Y Manzanilla partió de regreso a su curul en la cámara de diputados.

¿Regresará en el futuro?

Quizá, si los astros se le acomodan.

***

Por cierto, la salida de Manzanilla Prieto es la quinta del gabinete barbosista en solo cinco meses.

Un secretario por mes le ha dado las gracias al mandatario.

Los primeros cinco meses de administración de Miguel Barbosa están marcados por los cambios efectuados en su gestión.

A 19 días de haber rendido protesta, renunció a la Secretaría de Administración Salomón Kuri Contreras; su cargo fue ocupado por María Concepción Lugo Alarcón, que dejó el gabinete semanas después y en su lugar arribó Rosa de la Paz Urtuzuástegui Carrillo.

Además, de la Secretaría de la Función Pública salió Karen Berlanga Valdés, y de Infraestructura el removido fue Heliodoro Luna Vite.

Un récord interesante el del mandatario.

***

La premeditada indiferencia de los diputados locales, principalmente los morenistas, que tienen la sartén por el mango, así como de los integrantes del Cabildo para resolver de fondo la crisis de gobierno por la que atraviesa el ayuntamiento de Tehuacán ha orillado al edil suplente, Andrés Artemio Caballero López, a presentarse por segunda ocasión a reclamar su puesto.

O lo que él considera que es su puesto.

En efecto, este personaje, que fue registrado en la planilla de candidatos como suplente de Felipe Patjane Martínez, quien se encuentra en prisión, acudió con todo el derecho legal que le asiste para pedir a los integrantes del Cabildo que le entreguen el nombramiento de presidente municipal, ante la ausencia ya acreditada del edil encarcelado.

Siguiendo la misma línea que han usado, tanto en el Congreso como en el ayuntamiento de Tehuacán se declaran incompetentes para resolver de manera inmediata y culpan a su contraparte de los retrasos existentes en esta crisis.

Por motivaciones que solo ellos conocen, y que quizá estén vinculadas a la Secretaría de Gobernación estatal, se niegan a designar una autoridad que reconduzca el destino de ese importante municipio.

Crónica de una salida anunciada, que no renuncia voluntaria.

Así es como puede definirse lo que ocurrió este martes en la Secretaría de Gobernación de la administración estatal.

Bombardeado por “misiles amigos” disfrazados de columnas periodísticas, que se venían materializando desde algunos meses atrás, Fernando Manzanilla Prieto por fin dejó el gobierno del estado para dar paso en esa posición a uno de los personajes de mayor confianza del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta: David Méndez Márquez.

Si David Méndez es de todas las confianzas de Barbosa, surge la pregunta: ¿acaso Manzanilla no lo era?

Ese bombardeo mediático dejó en claro que no, que en algún momento de su incipiente administración el gobernador ya no pudo confiar en Manzanilla, quien fue una pieza importantísima en los meses previos a la elección extraordinaria de 2019 al actuar como puente de comunicación (para todo) entre el gobierno interino, a cargo de Guillermo Pacheco Pulido, y el equipo de campaña de Barbosa.

Barbosa se negó durante meses a despedir a su subordinado, que a su vez se resistía a marcharse si el gobernador no se lo pedía.

Es decir, no bastaban los mensajes sicilianos vertidos en los medios.

Eso fue diferente esta semana.

Y Manzanilla partió de regreso a su curul en la cámara de diputados.

¿Regresará en el futuro?

Quizá, si los astros se le acomodan.

***

Por cierto, la salida de Manzanilla Prieto es la quinta del gabinete barbosista en solo cinco meses.

Un secretario por mes le ha dado las gracias al mandatario.

Los primeros cinco meses de administración de Miguel Barbosa están marcados por los cambios efectuados en su gestión.

A 19 días de haber rendido protesta, renunció a la Secretaría de Administración Salomón Kuri Contreras; su cargo fue ocupado por María Concepción Lugo Alarcón, que dejó el gabinete semanas después y en su lugar arribó Rosa de la Paz Urtuzuástegui Carrillo.

Además, de la Secretaría de la Función Pública salió Karen Berlanga Valdés, y de Infraestructura el removido fue Heliodoro Luna Vite.

Un récord interesante el del mandatario.

***

La premeditada indiferencia de los diputados locales, principalmente los morenistas, que tienen la sartén por el mango, así como de los integrantes del Cabildo para resolver de fondo la crisis de gobierno por la que atraviesa el ayuntamiento de Tehuacán ha orillado al edil suplente, Andrés Artemio Caballero López, a presentarse por segunda ocasión a reclamar su puesto.

O lo que él considera que es su puesto.

En efecto, este personaje, que fue registrado en la planilla de candidatos como suplente de Felipe Patjane Martínez, quien se encuentra en prisión, acudió con todo el derecho legal que le asiste para pedir a los integrantes del Cabildo que le entreguen el nombramiento de presidente municipal, ante la ausencia ya acreditada del edil encarcelado.

Siguiendo la misma línea que han usado, tanto en el Congreso como en el ayuntamiento de Tehuacán se declaran incompetentes para resolver de manera inmediata y culpan a su contraparte de los retrasos existentes en esta crisis.

Por motivaciones que solo ellos conocen, y que quizá estén vinculadas a la Secretaría de Gobernación estatal, se niegan a designar una autoridad que reconduzca el destino de ese importante municipio.

martes 07 de julio de 2020

En Punto

domingo 05 de julio de 2020

En Punto

viernes 03 de julio de 2020

En Punto

jueves 02 de julio de 2020

En Punto

miércoles 01 de julio de 2020

En Punto

martes 30 de junio de 2020

En Punto

lunes 29 de junio de 2020

En Punto

viernes 26 de junio de 2020

En Punto

jueves 25 de junio de 2020

En Punto

miércoles 24 de junio de 2020

En Punto

Cargar Más