/ miércoles 17 de junio de 2020

En Punto

Ya tocó el turno a las deficiencias emanadas desde los distintos niveles de gobierno en la atención de la guerra contra el nuevo coronavirus y a las malas relaciones del gobernador Luis Miguel Barbosa con diferentes personajes de la administración federal y del estado, lo que ha impedido la suma de esfuerzos coordinados para ese mismo fin, en medio de una pandemia que ha terminado con la vida de miles de personas y ha dejado sin empleo a muchas más.

Sigue la sociedad civil, porque esa también tiene su parte, y mucha, en la rapidez con la que se ha propagado el Covid-19 pese al confinamiento que, se supone, deben guardar todos aquellos poblanos que no tienen necesidad de salir de casa, más que para cumplir con tareas esenciales.

Así comienza el especial que lleva este día EL SOL DE PUEBLA como nota principal, bajo la firma de Karen Meza:

“Paseos en sitios públicos, fiestas multitudinarias y hasta torneos de futbol, son algunos ejemplos de la desobediencia social y la falta de la cultura de los poblanos para atender las medidas sanitarias por Covid-19, que ha contagiado en la entidad a 5 mil 571 personas y matado a 733.”

Eso es cierto.

A tres meses del confinamiento en casa, aún quedan muchos poblanos que piensan que el coronavirus no es más que una historia inventada en alguna nación del primer mundo para espantar a la humanidad, y por tanto evitan seguir todo tipo de recomendaciones tendientes a impedir la propagación del virus.

En tianguis y mercados quizá se entienda el por qué la gente se aglomera para comprar sus alimentos. Porque tiene que comer. Y quienes venden, tienen que vender para comer.

Lo inaudito es aquello que tiene que ver con quienes se continúan paseando como si nada, convocan o acuden a fiestas multitudinarias y participan o asisten a partidos de futbol, como se ha visto todos los fines de semana, principalmente en canchas de zonas populares.

Así que la culpa por el desbordamiento de la pandemia, que todavía está por verse, no es solo del gobierno.

También de la sociedad civil, que al arriesgarse pone en peligro a más personas.

***

La gira que realizará este día el presidente Andrés Manuel López Obrador a Puebla estará llena de simbolismos, principalmente porque el mandatario mexicano eligió el estado como una de las primeras entidades a visitar en ese recorrido que ha denominado la “nueva normalidad”.

Viene a demostrar que ya se puede vivir en esa “nueva normalidad” cuando en Puebla, por obra y gracia del gobernador Barbosa, es de los estados donde más resistencias ha encontrado para llevar a cabo sus planes de apertura y devolución de confianza a una sociedad asustada, muy asustada, ante la posibilidad de perder la vida por el Covid-19.

Un sector, en efecto, no se inmuta con el coronavirus, como vimos en la primera parte de esta columna, pero otro sí está muy preocupado, y es el que se cuida más.

Habrá que estar pendientes de los saludos, y los abrazos, si es que los hay, entre López Obrador y Barbosa.

***

La iniciativa privada ya tiene datos preliminares que muestran, por anticipado, cómo habrá golpeado la pandemia al sector laboral en el estado.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, estimó que serán alrededor de 40 mil empleos los que se hayan perdido en total, en el sector privado solamente, al finalizar la emergencia sanitaria por el coronavirus, ello debido a que cientos de empresas de todos tamaños tuvieron que cerrar sus puertas, perdieron clientes y por tanto ingresos, sin los cuales no se pudo seguir pagando a los empleados.

Rodríguez Pacheco cree, sin embargo, que la crisis no se extenderá por más tiempo.

Incluso se atrevió a predecir que será la próxima semana cuando el gobernador Luis Miguel Barbosa emita un nuevo decreto para permitir, ahora sí, el retorno de las industrias automotriz, de la construcción y minera.

Ya se verá.

Ya tocó el turno a las deficiencias emanadas desde los distintos niveles de gobierno en la atención de la guerra contra el nuevo coronavirus y a las malas relaciones del gobernador Luis Miguel Barbosa con diferentes personajes de la administración federal y del estado, lo que ha impedido la suma de esfuerzos coordinados para ese mismo fin, en medio de una pandemia que ha terminado con la vida de miles de personas y ha dejado sin empleo a muchas más.

Sigue la sociedad civil, porque esa también tiene su parte, y mucha, en la rapidez con la que se ha propagado el Covid-19 pese al confinamiento que, se supone, deben guardar todos aquellos poblanos que no tienen necesidad de salir de casa, más que para cumplir con tareas esenciales.

Así comienza el especial que lleva este día EL SOL DE PUEBLA como nota principal, bajo la firma de Karen Meza:

“Paseos en sitios públicos, fiestas multitudinarias y hasta torneos de futbol, son algunos ejemplos de la desobediencia social y la falta de la cultura de los poblanos para atender las medidas sanitarias por Covid-19, que ha contagiado en la entidad a 5 mil 571 personas y matado a 733.”

Eso es cierto.

A tres meses del confinamiento en casa, aún quedan muchos poblanos que piensan que el coronavirus no es más que una historia inventada en alguna nación del primer mundo para espantar a la humanidad, y por tanto evitan seguir todo tipo de recomendaciones tendientes a impedir la propagación del virus.

En tianguis y mercados quizá se entienda el por qué la gente se aglomera para comprar sus alimentos. Porque tiene que comer. Y quienes venden, tienen que vender para comer.

Lo inaudito es aquello que tiene que ver con quienes se continúan paseando como si nada, convocan o acuden a fiestas multitudinarias y participan o asisten a partidos de futbol, como se ha visto todos los fines de semana, principalmente en canchas de zonas populares.

Así que la culpa por el desbordamiento de la pandemia, que todavía está por verse, no es solo del gobierno.

También de la sociedad civil, que al arriesgarse pone en peligro a más personas.

***

La gira que realizará este día el presidente Andrés Manuel López Obrador a Puebla estará llena de simbolismos, principalmente porque el mandatario mexicano eligió el estado como una de las primeras entidades a visitar en ese recorrido que ha denominado la “nueva normalidad”.

Viene a demostrar que ya se puede vivir en esa “nueva normalidad” cuando en Puebla, por obra y gracia del gobernador Barbosa, es de los estados donde más resistencias ha encontrado para llevar a cabo sus planes de apertura y devolución de confianza a una sociedad asustada, muy asustada, ante la posibilidad de perder la vida por el Covid-19.

Un sector, en efecto, no se inmuta con el coronavirus, como vimos en la primera parte de esta columna, pero otro sí está muy preocupado, y es el que se cuida más.

Habrá que estar pendientes de los saludos, y los abrazos, si es que los hay, entre López Obrador y Barbosa.

***

La iniciativa privada ya tiene datos preliminares que muestran, por anticipado, cómo habrá golpeado la pandemia al sector laboral en el estado.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, estimó que serán alrededor de 40 mil empleos los que se hayan perdido en total, en el sector privado solamente, al finalizar la emergencia sanitaria por el coronavirus, ello debido a que cientos de empresas de todos tamaños tuvieron que cerrar sus puertas, perdieron clientes y por tanto ingresos, sin los cuales no se pudo seguir pagando a los empleados.

Rodríguez Pacheco cree, sin embargo, que la crisis no se extenderá por más tiempo.

Incluso se atrevió a predecir que será la próxima semana cuando el gobernador Luis Miguel Barbosa emita un nuevo decreto para permitir, ahora sí, el retorno de las industrias automotriz, de la construcción y minera.

Ya se verá.

viernes 03 de julio de 2020

En Punto

jueves 02 de julio de 2020

En Punto

miércoles 01 de julio de 2020

En Punto

martes 30 de junio de 2020

En Punto

lunes 29 de junio de 2020

En Punto

viernes 26 de junio de 2020

En Punto

jueves 25 de junio de 2020

En Punto

miércoles 24 de junio de 2020

En Punto

martes 23 de junio de 2020

En Punto

lunes 22 de junio de 2020

En Punto

Cargar Más