/ jueves 25 de junio de 2020

En Punto

Colaborar de buena fe en este momento tan complicado, en medio de una pandemia que ha derivado en emergencia sanitaria y económica por la presencia del coronavirus en el estado. Eso es lo que pide el gobernador Miguel Barbosa a EL SOL DE PUEBLA.

No aclaró, porque no da la posibilidad de abrir un diálogo en sus mañaneras, si se trata de colaborar con él y su gobierno, o con los integrantes de la sociedad civil, o con ambos, pero es muy posible que se haya referido a su administración, dado el contexto en que se dio la conferencia de prensa y el tono de reproche que usó.

EL SOL DE PUEBLA colabora para combatir la pandemia y los problemas que de ella se derivan, por supuesto, pero lo hace como un medio de comunicación comprometido con los intereses de sus lectores y de su comunidad, no con los de un gobierno, el que sea. Así colabora este diario, desde hace 76 años, con los asuntos que preocupan a nuestros lectores, poniéndose del lado de ellos y, por tanto, preguntando lo que quieren saber.

El ejercicio periodístico tiene sus fundamentos en la buena fe, por supuesto, pero, insistimos, comprometido con la sociedad, no con el poder político. Y aquí lo que hacemos es periodismo.

Nuestro compromiso es con Puebla.

***

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), capítulo Puebla, Héctor Sánchez Morales, no se toma literales las palabras del gobernador Miguel Barbosa, que el martes dijo que no habrá obra pública en lo que resta del año, aunque existan proyectos trazados, mientras se tenga que dar atención a los problemas derivados de la pandemia.

Sánchez Morales, en sentido contrario al mandatario estatal, afirmó sí hay proyectos en puerta y que no se pueden cancelar porque ya están etiquetados, algunos de ellos con recursos federales.

Sin dar detalles sobre número de obras ni montos a invertir, el representante del gremio expresó que hay presupuestados programas de infraestructura y educación para el segundo semestre de este año, que serán anunciados por el propio mandatario estatal.

Así lo dijo:

“Yo lo pondría en su justa dimensión, el gobernador está preocupado por el tema de salud, creo que él ahorita está priorizando el tema de controlar la pandemia y en esa tesitura, una vez controlada, pensamos que se reactivaría de una manera más formal el tema de las licitaciones de obra pública”.

Que así sea, por el bien de uno de los sectores importantes de la economía en el estado, y todo lo que de él depende.

***

Los que no han podido soportar el parón económico han sido los pequeños negocios, que, sin clientes ni recursos económicos guardados para poder sobrevivir, han tenido que cerrar en estos más de tres meses que ha durado la cuarentena extendida.

A nombre de la Red Mexicana de Franquicias, Francisco Lobato Galindo reveló que alrededor de 700 negocios, tan solo en Puebla capital, cerrarán sus puertas de forma definitiva, después de 100 días tres meses de cortinas bajadas a causa del coronavirus y del poco apoyo que recibieron del gobierno federal para sobreponerse a la crisis económica.

En efecto, este sector de pequeños empresarios culpa directamente a la administración de Andrés Manuel López Obrador, por no ayudarlos como esperaban.

El cierre en sí mismo es un tema delicado, grave, pero no es lo único, pues se traducirá o se ha traducido ya en el despido de siete mil personas que tenían empleos directos en esas pequeñas empresas.

“En Puebla, en un conteo que hicimos esta semana en Puebla capital son 700 franquicias las que ya no regresarán, esas 700 franquicias representan poco más de 7 mil empleos directos que se perderán ya”, subrayó, preocupado.

Imagine usted lo preocupadas que deben estar esas siete mil familias, en las que dejó de haber un ingreso quincenal fijo, seguro y, sobre todo, tranquilizador.

Colaborar de buena fe en este momento tan complicado, en medio de una pandemia que ha derivado en emergencia sanitaria y económica por la presencia del coronavirus en el estado. Eso es lo que pide el gobernador Miguel Barbosa a EL SOL DE PUEBLA.

No aclaró, porque no da la posibilidad de abrir un diálogo en sus mañaneras, si se trata de colaborar con él y su gobierno, o con los integrantes de la sociedad civil, o con ambos, pero es muy posible que se haya referido a su administración, dado el contexto en que se dio la conferencia de prensa y el tono de reproche que usó.

EL SOL DE PUEBLA colabora para combatir la pandemia y los problemas que de ella se derivan, por supuesto, pero lo hace como un medio de comunicación comprometido con los intereses de sus lectores y de su comunidad, no con los de un gobierno, el que sea. Así colabora este diario, desde hace 76 años, con los asuntos que preocupan a nuestros lectores, poniéndose del lado de ellos y, por tanto, preguntando lo que quieren saber.

El ejercicio periodístico tiene sus fundamentos en la buena fe, por supuesto, pero, insistimos, comprometido con la sociedad, no con el poder político. Y aquí lo que hacemos es periodismo.

Nuestro compromiso es con Puebla.

***

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), capítulo Puebla, Héctor Sánchez Morales, no se toma literales las palabras del gobernador Miguel Barbosa, que el martes dijo que no habrá obra pública en lo que resta del año, aunque existan proyectos trazados, mientras se tenga que dar atención a los problemas derivados de la pandemia.

Sánchez Morales, en sentido contrario al mandatario estatal, afirmó sí hay proyectos en puerta y que no se pueden cancelar porque ya están etiquetados, algunos de ellos con recursos federales.

Sin dar detalles sobre número de obras ni montos a invertir, el representante del gremio expresó que hay presupuestados programas de infraestructura y educación para el segundo semestre de este año, que serán anunciados por el propio mandatario estatal.

Así lo dijo:

“Yo lo pondría en su justa dimensión, el gobernador está preocupado por el tema de salud, creo que él ahorita está priorizando el tema de controlar la pandemia y en esa tesitura, una vez controlada, pensamos que se reactivaría de una manera más formal el tema de las licitaciones de obra pública”.

Que así sea, por el bien de uno de los sectores importantes de la economía en el estado, y todo lo que de él depende.

***

Los que no han podido soportar el parón económico han sido los pequeños negocios, que, sin clientes ni recursos económicos guardados para poder sobrevivir, han tenido que cerrar en estos más de tres meses que ha durado la cuarentena extendida.

A nombre de la Red Mexicana de Franquicias, Francisco Lobato Galindo reveló que alrededor de 700 negocios, tan solo en Puebla capital, cerrarán sus puertas de forma definitiva, después de 100 días tres meses de cortinas bajadas a causa del coronavirus y del poco apoyo que recibieron del gobierno federal para sobreponerse a la crisis económica.

En efecto, este sector de pequeños empresarios culpa directamente a la administración de Andrés Manuel López Obrador, por no ayudarlos como esperaban.

El cierre en sí mismo es un tema delicado, grave, pero no es lo único, pues se traducirá o se ha traducido ya en el despido de siete mil personas que tenían empleos directos en esas pequeñas empresas.

“En Puebla, en un conteo que hicimos esta semana en Puebla capital son 700 franquicias las que ya no regresarán, esas 700 franquicias representan poco más de 7 mil empleos directos que se perderán ya”, subrayó, preocupado.

Imagine usted lo preocupadas que deben estar esas siete mil familias, en las que dejó de haber un ingreso quincenal fijo, seguro y, sobre todo, tranquilizador.

viernes 14 de agosto de 2020

En Punto

jueves 13 de agosto de 2020

En Punto

miércoles 12 de agosto de 2020

En Punto

martes 11 de agosto de 2020

En Punto

lunes 10 de agosto de 2020

En Punto

viernes 07 de agosto de 2020

En Punto

jueves 06 de agosto de 2020

En Punto

miércoles 05 de agosto de 2020

En Punto

martes 04 de agosto de 2020

En Punto

lunes 03 de agosto de 2020

En Punto

Cargar Más