/ lunes 5 de octubre de 2020

En Punto

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, usó la parte final de su tercer informe de actividades para mandar un mensaje político que, aun sin incluir nombres ni apellidos, fue muy claro en el contenido y en el destinatario.

El responsable de la máxima casa de estudios prácticamente se despidió, al destacar que ha ingresado en el último año de su gestión, pero la nota política la dio inmediatamente después, cuando expresó, en un informe que tuvo que ser en línea por la contingencia sanitaria, que la elección de su relevo competerá única y exclusivamente a la comunidad universitaria, y a nadie más:

“A lo largo de mi gestión hemos trabajado por la transformación de la universidad. Tenemos avances significativos y hemos alcanzado metas importantes gracias al esfuerzo, talento, voluntad y unidad de los integrantes de nuestra comunidad (…) A partir de este momento inicia mi último año de gestión. Todos sabemos que comienza un proceso de renovación (…) Y en un momento tan importante debemos recordar algo: los únicos con derecho para decidir sobre el futuro de la universidad son las y los universitarios.”

Luego habló de la polarización política, de la confrontación entre partidos, de los antagonismos, de las oposiciones y grupos, para subrayar que la comunidad universitaria tiene que ser ejemplo de unidad e independencia, pero, sobre todo, que tiene que hacer valer y estar unida en torno a la autonomía universitaria.

Para concluir, en lo que resulta la parte más relevante de sus palabras por la alusión política que provocó, pidió a los universitarios no someterse a los grupos que han sido desterrados y han anhelado el control de la universidad por años y refrendó su lucha contra cualquiera que pretenda entrometerse en la institución y atentar contra ella.

En el imaginario colectivo, por supuesto, apareció el nombre y el rostro del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, quien ha sostenido una confrontación aierta con el rector desde su llegada a Casa Aguayo en agosto de 2019.

Así de intensa cerrará la vida política en el último año de gestión de Esparza Ortiz.

***

Y como el de este domingo era el día del rector, la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, Genoveva Huertas Villegas, ofreció, desde su conferencia de prensa semanal, un espacio para Alfonso Esparza en la lista de candidatos a puestos de elección popular de ese instituto político, claro, con miras a los comicios de 2021.

“Hoy más que nunca México necesita de gente valiente, comprometida, que se atreva a defender los derechos, las causas y es precisamente Alfonso Esparza un claro ejemplo de lo que se tiene que defender. Por supuesto que él tendrá la última palabra, pero en el PAN no tenemos objeciones si decide participar en el proceso de 2021”, expuso Huerta.

¿Pudiera ser entonces que el rector de la BUAP no termine el año completo que le falta y decida marcharse a la aventura político partidista ante el insistente canto de las sirenas?

Es posible, aunque, hasta el momento, todo es mera especulación.

***

El grupo político antagónico a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, dentro de Morena, le ha mandado un nuevo pugilista para desgastarla. Solo así se entiende que el diputado federal Saúl Huerta Corona diera una rueda de prensa para descalificar el trabajo de la edil.

Huerta exigió al ayuntamiento que se cumplan las promesas plasmadas durante su campaña respecto a proyectos de infraestructura básica para la Junta Auxiliar de San Francisco Totimehuacan. Y no debe ser casualidad que el legislador saliera justo después de que Rivera Vivanco hiciera lo propio con los diputados locales de ese partido, a quienes les recriminó ignorar ahora la desprivatización del agua potable.

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, usó la parte final de su tercer informe de actividades para mandar un mensaje político que, aun sin incluir nombres ni apellidos, fue muy claro en el contenido y en el destinatario.

El responsable de la máxima casa de estudios prácticamente se despidió, al destacar que ha ingresado en el último año de su gestión, pero la nota política la dio inmediatamente después, cuando expresó, en un informe que tuvo que ser en línea por la contingencia sanitaria, que la elección de su relevo competerá única y exclusivamente a la comunidad universitaria, y a nadie más:

“A lo largo de mi gestión hemos trabajado por la transformación de la universidad. Tenemos avances significativos y hemos alcanzado metas importantes gracias al esfuerzo, talento, voluntad y unidad de los integrantes de nuestra comunidad (…) A partir de este momento inicia mi último año de gestión. Todos sabemos que comienza un proceso de renovación (…) Y en un momento tan importante debemos recordar algo: los únicos con derecho para decidir sobre el futuro de la universidad son las y los universitarios.”

Luego habló de la polarización política, de la confrontación entre partidos, de los antagonismos, de las oposiciones y grupos, para subrayar que la comunidad universitaria tiene que ser ejemplo de unidad e independencia, pero, sobre todo, que tiene que hacer valer y estar unida en torno a la autonomía universitaria.

Para concluir, en lo que resulta la parte más relevante de sus palabras por la alusión política que provocó, pidió a los universitarios no someterse a los grupos que han sido desterrados y han anhelado el control de la universidad por años y refrendó su lucha contra cualquiera que pretenda entrometerse en la institución y atentar contra ella.

En el imaginario colectivo, por supuesto, apareció el nombre y el rostro del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, quien ha sostenido una confrontación aierta con el rector desde su llegada a Casa Aguayo en agosto de 2019.

Así de intensa cerrará la vida política en el último año de gestión de Esparza Ortiz.

***

Y como el de este domingo era el día del rector, la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, Genoveva Huertas Villegas, ofreció, desde su conferencia de prensa semanal, un espacio para Alfonso Esparza en la lista de candidatos a puestos de elección popular de ese instituto político, claro, con miras a los comicios de 2021.

“Hoy más que nunca México necesita de gente valiente, comprometida, que se atreva a defender los derechos, las causas y es precisamente Alfonso Esparza un claro ejemplo de lo que se tiene que defender. Por supuesto que él tendrá la última palabra, pero en el PAN no tenemos objeciones si decide participar en el proceso de 2021”, expuso Huerta.

¿Pudiera ser entonces que el rector de la BUAP no termine el año completo que le falta y decida marcharse a la aventura político partidista ante el insistente canto de las sirenas?

Es posible, aunque, hasta el momento, todo es mera especulación.

***

El grupo político antagónico a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, dentro de Morena, le ha mandado un nuevo pugilista para desgastarla. Solo así se entiende que el diputado federal Saúl Huerta Corona diera una rueda de prensa para descalificar el trabajo de la edil.

Huerta exigió al ayuntamiento que se cumplan las promesas plasmadas durante su campaña respecto a proyectos de infraestructura básica para la Junta Auxiliar de San Francisco Totimehuacan. Y no debe ser casualidad que el legislador saliera justo después de que Rivera Vivanco hiciera lo propio con los diputados locales de ese partido, a quienes les recriminó ignorar ahora la desprivatización del agua potable.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 27 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 26 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 23 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

jueves 22 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

miércoles 21 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

martes 20 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 19 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 16 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

jueves 15 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

miércoles 14 de octubre de 2020

En Punto

En Punto

Cargar Más