/ miércoles 21 de octubre de 2020

En Punto

El gobernador Miguel Barbosa Huerta tomó una decisión importante con respecto a la apertura de los panteones para las celebraciones por día de muertos y libró así lo que parecía encaminarse a un nuevo diferendo de su administración con el ayuntamiento de Puebla, encabezado por Claudia Rivera Vivanco.

Después de que propusiera abrir los camposantos de los 217 municipios del estado para que la gente acuda a visitar a sus difuntos en las festividades, y de que desde la Comuna de la capital se advirtiera que eso no sería así en el caso de la ciudad de Puebla, el mandatario flexibilizó su postura y evitó caer en nuevos dimes y diretes con la edil o algunos de sus colaboradores.

Barbosa Huerta sugirió a los ayuntamientos tomar la decisión de abrir o mantener cerrados los panteones hasta que se acérquenlas fechas de las celebraciones, pues consideró que para el 1 y 2 de noviembre la curva de contagios por coronavirus puede estar a la baja y no representar problema serio que, con las medidas preventivas pertinentes, los poblanos vayan a esos lugares, importante dentro de la cultura, las creencias y las tradiciones mexicanas.

Junto con eso, subrayó que la decisión final corresponde a cada gobierno municipal, anticipándose al anuncio que hicieron desde el ayuntamiento de Puebla para confirmar lo que se preveía como un hecho, que los panteones de la ciudad continuarán cerrados incluso en los días de muertos.

Así se acabó un pleito antes de empezar.

***

Quienes piensen que la emergencia sanitaria ha concluido y que ya se puede hacer vida “normal” como en el pasado que repase el dato dado a conocer este martes por el titular de la Secretaría de Salud de la entidad, José Antonio Martínez.

En Puebla, el índice de letalidad en pacientes enfermos de covid que requieren ser intubados oscila entre 75 y 85 por ciento, lo que significa que ocho de cada 10 pacientes hospitalizados en estas condiciones, considerados “muy graves”, fallecen.

En el caso de los pacientes hospitalizados que no requieren ventilación asistida, el índice de sobrevivencia es de 70 por ciento, es decir, siete de cada 10 regresan a casa. Aquí se incluyen los enfermos que requieren hospitalización y que con considerados “graves”.

Como verá usted, el índice de letalidad por hospitalización sigue siendo alto, en algunos casos, como el de los pacientes “muy graves”, alarmante, porque prácticamente tienen negada la vuelta a casa desde que ingresan al nosocomio.

Si a eso se le agrega que en la última semana crecieron 156 por ciento las muertes por coronavirus en el estado, hay que regresar entonces al primer punto de discusión: ¿de verdad hay elementos para pensar que la pandemia se fue, que la enfermedad ya no existe y que se puede andar por ahí, en lugares concurridos, como si nada?

Por supuesto que no.

***

Los presidentes municipales de San Andrés y San Pedro Cholula, Karina Pérez Popoca y Luis Alberto Arriaga Lila, en ese orden, olvidaron por un rato las diferencias que mantienen sus gobiernos, de manera institucional, por los límites territoriales entre ambas demarcaciones, y que ha llevado a sus funcionarios de medio nivel a protagonizar algunos jaloneos verbales.

Ambos ediles emanados de Morena acudieron a la reapertura oficial de la zona arqueológica de Cholula, una de las más importantes del país y, coincidentemente, el punto de disputa de las dos administraciones por el establecimiento de la línea divisoria entre los dos municipios.

Este martes olvidaron ese tema y se unieron para una causa común: la reactivación ordenada de esa zona turística, que había permanecido cerrada siete meses, en beneficio económico de los ayuntamientos.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta tomó una decisión importante con respecto a la apertura de los panteones para las celebraciones por día de muertos y libró así lo que parecía encaminarse a un nuevo diferendo de su administración con el ayuntamiento de Puebla, encabezado por Claudia Rivera Vivanco.

Después de que propusiera abrir los camposantos de los 217 municipios del estado para que la gente acuda a visitar a sus difuntos en las festividades, y de que desde la Comuna de la capital se advirtiera que eso no sería así en el caso de la ciudad de Puebla, el mandatario flexibilizó su postura y evitó caer en nuevos dimes y diretes con la edil o algunos de sus colaboradores.

Barbosa Huerta sugirió a los ayuntamientos tomar la decisión de abrir o mantener cerrados los panteones hasta que se acérquenlas fechas de las celebraciones, pues consideró que para el 1 y 2 de noviembre la curva de contagios por coronavirus puede estar a la baja y no representar problema serio que, con las medidas preventivas pertinentes, los poblanos vayan a esos lugares, importante dentro de la cultura, las creencias y las tradiciones mexicanas.

Junto con eso, subrayó que la decisión final corresponde a cada gobierno municipal, anticipándose al anuncio que hicieron desde el ayuntamiento de Puebla para confirmar lo que se preveía como un hecho, que los panteones de la ciudad continuarán cerrados incluso en los días de muertos.

Así se acabó un pleito antes de empezar.

***

Quienes piensen que la emergencia sanitaria ha concluido y que ya se puede hacer vida “normal” como en el pasado que repase el dato dado a conocer este martes por el titular de la Secretaría de Salud de la entidad, José Antonio Martínez.

En Puebla, el índice de letalidad en pacientes enfermos de covid que requieren ser intubados oscila entre 75 y 85 por ciento, lo que significa que ocho de cada 10 pacientes hospitalizados en estas condiciones, considerados “muy graves”, fallecen.

En el caso de los pacientes hospitalizados que no requieren ventilación asistida, el índice de sobrevivencia es de 70 por ciento, es decir, siete de cada 10 regresan a casa. Aquí se incluyen los enfermos que requieren hospitalización y que con considerados “graves”.

Como verá usted, el índice de letalidad por hospitalización sigue siendo alto, en algunos casos, como el de los pacientes “muy graves”, alarmante, porque prácticamente tienen negada la vuelta a casa desde que ingresan al nosocomio.

Si a eso se le agrega que en la última semana crecieron 156 por ciento las muertes por coronavirus en el estado, hay que regresar entonces al primer punto de discusión: ¿de verdad hay elementos para pensar que la pandemia se fue, que la enfermedad ya no existe y que se puede andar por ahí, en lugares concurridos, como si nada?

Por supuesto que no.

***

Los presidentes municipales de San Andrés y San Pedro Cholula, Karina Pérez Popoca y Luis Alberto Arriaga Lila, en ese orden, olvidaron por un rato las diferencias que mantienen sus gobiernos, de manera institucional, por los límites territoriales entre ambas demarcaciones, y que ha llevado a sus funcionarios de medio nivel a protagonizar algunos jaloneos verbales.

Ambos ediles emanados de Morena acudieron a la reapertura oficial de la zona arqueológica de Cholula, una de las más importantes del país y, coincidentemente, el punto de disputa de las dos administraciones por el establecimiento de la línea divisoria entre los dos municipios.

Este martes olvidaron ese tema y se unieron para una causa común: la reactivación ordenada de esa zona turística, que había permanecido cerrada siete meses, en beneficio económico de los ayuntamientos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 03 de diciembre de 2020

En Punto

En Punto

miércoles 02 de diciembre de 2020

En Punto

En Punto

martes 01 de diciembre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 30 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 27 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

jueves 26 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

miércoles 25 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

martes 24 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

lunes 23 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

viernes 20 de noviembre de 2020

En Punto

En Punto

Cargar Más