/ viernes 4 de diciembre de 2020

En Punto

“Nunca como hoy hay comercio ambulante en las calles (de la ciudad de Puebla), en los mercados; está desbordado y sin control. Llamo al ayuntamiento a asumir su responsabilidad para regular el comercio en las calles.”

¿Verdad que esas palabras que acaba de usted de leer parecen emanadas de algún líder político opositor a Morena y a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, por apuntar directamente a uno de los lados flacos que ha tenido la actual administración municipal?

Pero no, no fue nadie del PAN ni del PRI, sino el mismísimo gobernador Miguel Barbosa Huerta quien hizo el llamado a las autoridades municipales para reducir la cantidad de vendedores ambulantes que están no solo en el centro histórico, sino en el resto de la ciudad.

¿Por qué dijo esto el gobernador?

Porque, como ha ocurrido en días recientes, la presencia de informales en puntos específicos de la capital, como el primer cuadro, provoca aglomeraciones que se pueden convertir –y seguramente así ha ocurrido—en focos importantes de contagio de coronavirus.

Este jueves, el mandatario estatal subió el semáforo epidemiológico de amarillo a naranja, ante el incremento de contagios en el estado, pero sobre todo en la capital.

“El alza de contagios es muy preocupante, derivada del aumento en movilidad y del comercio ambulante desbordado y sin control en Puebla capital. Para el gobierno de Puebla no estamos en amarillo, estamos en naranja y anunciaremos nuevas medidas, no podemos ser indiferentes”, declaró Barbosa.

De ahí su claridad para hablar acerca del ambulantaje.

***

Por supuesto, bastaron solo unas horas para que el ayuntamiento de Puebla, en voz del responsable de ordenar el comercio ambulante, respondiera al exhorto del gobernador Barbosa.

El titular de la Secretaría de Gobernación Municipal, René Sánchez Galindo, expuso que es momento de que el gobierno del estado emita un decreto en materia de control para el comercio de la vía pública, pues hasta el momento, agregó, se han regulado otras actividades, dejando de lado este sector:

“Llegó el momento de emitir un decreto en materia de comercio en la vía pública, porque las actividades han sido reguladas por las autoridades sanitarias, pero la actividad del comercio de la vía pública no lo ha sido. Los decretos se han enfocado en otra cosa y ya necesitamos ese marco jurídico que la autoridad sanitaria estatal se refiere a este tema para que nosotros podamos ejecutar estos decretos.”

Sánchez Galindo subió un video a redes sociales para fijar la postura de su jefa, pero no solo eso, sino que, como no queriendo, recordó que la comunicación entre ambos niveles de gobierno es prácticamente inexistente, por las razones de sobra conocidas.

Las diferencias, aunque de manera velada como en este tema, siguen.

***

Ante la posibilidad de llevar a cabo un segundo confinamiento por culpa del coronavirus, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) ha levantado la voz y puesto sobre la mesa los números que la pandemia arroja para el sector hasta ahora.

En la zona metropolitana de Puebla, que abarca la capital y los municipios conurbados, el 2020 concluirá con un cierre de tres mil restaurantes, como consecuencia económica de la pandemia.

Eso representa la tercera parte de los establecimientos existentes en esa zona del estado, nueve mil, y una pérdida de 15 mil empleos, principalmente de meseros, cocineros, cajeros y personal de limpieza.

Aquí es donde Olga Méndez, presidenta de Canirac en el estado, prende los focos de alerta: si Puebla se va a un segundo confinamiento, lo que podría ocurrir en caso de una segunda oleada de contagios, el número de afectaciones se incrementará.

“Nunca como hoy hay comercio ambulante en las calles (de la ciudad de Puebla), en los mercados; está desbordado y sin control. Llamo al ayuntamiento a asumir su responsabilidad para regular el comercio en las calles.”

¿Verdad que esas palabras que acaba de usted de leer parecen emanadas de algún líder político opositor a Morena y a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, por apuntar directamente a uno de los lados flacos que ha tenido la actual administración municipal?

Pero no, no fue nadie del PAN ni del PRI, sino el mismísimo gobernador Miguel Barbosa Huerta quien hizo el llamado a las autoridades municipales para reducir la cantidad de vendedores ambulantes que están no solo en el centro histórico, sino en el resto de la ciudad.

¿Por qué dijo esto el gobernador?

Porque, como ha ocurrido en días recientes, la presencia de informales en puntos específicos de la capital, como el primer cuadro, provoca aglomeraciones que se pueden convertir –y seguramente así ha ocurrido—en focos importantes de contagio de coronavirus.

Este jueves, el mandatario estatal subió el semáforo epidemiológico de amarillo a naranja, ante el incremento de contagios en el estado, pero sobre todo en la capital.

“El alza de contagios es muy preocupante, derivada del aumento en movilidad y del comercio ambulante desbordado y sin control en Puebla capital. Para el gobierno de Puebla no estamos en amarillo, estamos en naranja y anunciaremos nuevas medidas, no podemos ser indiferentes”, declaró Barbosa.

De ahí su claridad para hablar acerca del ambulantaje.

***

Por supuesto, bastaron solo unas horas para que el ayuntamiento de Puebla, en voz del responsable de ordenar el comercio ambulante, respondiera al exhorto del gobernador Barbosa.

El titular de la Secretaría de Gobernación Municipal, René Sánchez Galindo, expuso que es momento de que el gobierno del estado emita un decreto en materia de control para el comercio de la vía pública, pues hasta el momento, agregó, se han regulado otras actividades, dejando de lado este sector:

“Llegó el momento de emitir un decreto en materia de comercio en la vía pública, porque las actividades han sido reguladas por las autoridades sanitarias, pero la actividad del comercio de la vía pública no lo ha sido. Los decretos se han enfocado en otra cosa y ya necesitamos ese marco jurídico que la autoridad sanitaria estatal se refiere a este tema para que nosotros podamos ejecutar estos decretos.”

Sánchez Galindo subió un video a redes sociales para fijar la postura de su jefa, pero no solo eso, sino que, como no queriendo, recordó que la comunicación entre ambos niveles de gobierno es prácticamente inexistente, por las razones de sobra conocidas.

Las diferencias, aunque de manera velada como en este tema, siguen.

***

Ante la posibilidad de llevar a cabo un segundo confinamiento por culpa del coronavirus, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) ha levantado la voz y puesto sobre la mesa los números que la pandemia arroja para el sector hasta ahora.

En la zona metropolitana de Puebla, que abarca la capital y los municipios conurbados, el 2020 concluirá con un cierre de tres mil restaurantes, como consecuencia económica de la pandemia.

Eso representa la tercera parte de los establecimientos existentes en esa zona del estado, nueve mil, y una pérdida de 15 mil empleos, principalmente de meseros, cocineros, cajeros y personal de limpieza.

Aquí es donde Olga Méndez, presidenta de Canirac en el estado, prende los focos de alerta: si Puebla se va a un segundo confinamiento, lo que podría ocurrir en caso de una segunda oleada de contagios, el número de afectaciones se incrementará.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 25 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 22 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 21 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 20 de enero de 2021

En Punto 

En Punto

martes 19 de enero de 2021

En Punto

En Punto

domingo 17 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 15 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 14 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 13 de enero de 2021

En Punto

En Punto

martes 12 de enero de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más