/ jueves 31 de diciembre de 2020

En Punto

La repartición de culpas por el incremento de contagios a causa del coronavirus se ha contaminado de la esfera política, al grado de que unos actores responsabilizan a los comerciantes ambulantes y otros a los comerciantes formales.

Por supuesto, desde la administración estatal y las cámaras empresariales se señala con énfasis a los primeros, quienes, al menos en la ciudad de Puebla, han tenido más libertades que en otras gestiones para ofertar sus productos en la vía pública, mientras, desde el ayuntamiento se enfocan las baterías en los vendedores establecidos, quienes, según esta hipótesis, por culpa de El Buen Fin propiciaron el rebrote que nos tiene a todos en una nueva etapa de confinamiento obligado.

Lo curioso es que tanto unos como otros, en su afán por responsabilizar a diferentes grupos, hacen señalamientos que exculpan a los demás, cuando en realidad todos, formales e informales, han contribuido de diversas maneras al rebrote.

Es decir, todos tienen razón.

Pero además de los comerciantes, y esa es una parte que ha señalado el gobernador Miguel Barbosa en varias de sus conferencias mañaneras, los ciudadanos que no se dedican a la venta de nada, que son meros habitantes de la ciudad de Puebla y del resto del estado, han tenido mucha de la culpa, al realizar sus actividades cotidianas de manera negligente, sin las medidas de precaución que el contexto exige para impedir los contagios.

Los ambulantes, desbordados en la ciudad, son responsables, claro, lo mismo que los vendedores formales que se hicieron de muy buenos ingresos en El Buen Fin extendido de este año, pero también la gente que usa el transporte público o que camina por la calle y asiste a lugares públicos sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia, o aquella que pese a la situación siguió atendiendo reuniones familiares y sociales que ayudaron a la propagación del virus.

Estos actores políticos que gustan de enfrentarse entre sí deberían dejar de pelear al menos por esta vez y ponerse a atender las necesidades de la comunidad para la que gobiernan.

No se trata de una lucha de comerciantes ambulantes contra comerciantes formales, como se ha querido hacer creer.

Se trata de una lucha de responsables contra irresponsables que solo se puede ganar a través de la conciencia social.

A ver si lo entienden, tanto en los diferentes niveles de gobierno como en los distintos partidos políticos, que ya le han entrado al “debate” y seguramente lo intensificarán en los primeros días del año que se asoma, una vez que se acerque el proceso electoral que a todos ellos interesa de sobremanera.

***

Precisamente, el debate público acerca de los eventuales responsables del rebrote de contagios es una prueba contundente de que, por desgracia, la pandemia no se extinguirá y ni siquiera se aminorará con el cambio de año, que ocurrirá esta misma noche.

El año 2020 quedará en la memoria histórica del planeta como uno de los más funestos para la humanidad, no nada más por los cientos de miles de muertes que han sucedido a partir de la existencia de la Covid-19, que ya con eso basta para convertirse en una tragedia de escala mundial, sino por las múltiples consecuencias sociales, económicas, políticas, familiares y educativas que ha acarreado para millones de familias.

El 2020 ha sido el año del coronavirus.

Quien no haya padecido el deceso de un familiar o amigo ha sido trastocado de muchas otras maneras, con la pérdida del empleo, la baja en los ingresos, la educación a distancia y el propio confinamiento que ya en sí mismo ha representado una trasgresión a los hábitos de todos por obligar al encierro y a la convivencia permanente, a veces muy compleja, con seres humanos a los que en realidad no conocíamos tan bien como creíamos.

El cambio de año no mejorará las cosas, cierto, pero traerá esperanza de un porvenir mejor, en todos los sentidos, y así lo queremos asumir.

¡Feliz nuevo año 2021!

La repartición de culpas por el incremento de contagios a causa del coronavirus se ha contaminado de la esfera política, al grado de que unos actores responsabilizan a los comerciantes ambulantes y otros a los comerciantes formales.

Por supuesto, desde la administración estatal y las cámaras empresariales se señala con énfasis a los primeros, quienes, al menos en la ciudad de Puebla, han tenido más libertades que en otras gestiones para ofertar sus productos en la vía pública, mientras, desde el ayuntamiento se enfocan las baterías en los vendedores establecidos, quienes, según esta hipótesis, por culpa de El Buen Fin propiciaron el rebrote que nos tiene a todos en una nueva etapa de confinamiento obligado.

Lo curioso es que tanto unos como otros, en su afán por responsabilizar a diferentes grupos, hacen señalamientos que exculpan a los demás, cuando en realidad todos, formales e informales, han contribuido de diversas maneras al rebrote.

Es decir, todos tienen razón.

Pero además de los comerciantes, y esa es una parte que ha señalado el gobernador Miguel Barbosa en varias de sus conferencias mañaneras, los ciudadanos que no se dedican a la venta de nada, que son meros habitantes de la ciudad de Puebla y del resto del estado, han tenido mucha de la culpa, al realizar sus actividades cotidianas de manera negligente, sin las medidas de precaución que el contexto exige para impedir los contagios.

Los ambulantes, desbordados en la ciudad, son responsables, claro, lo mismo que los vendedores formales que se hicieron de muy buenos ingresos en El Buen Fin extendido de este año, pero también la gente que usa el transporte público o que camina por la calle y asiste a lugares públicos sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia, o aquella que pese a la situación siguió atendiendo reuniones familiares y sociales que ayudaron a la propagación del virus.

Estos actores políticos que gustan de enfrentarse entre sí deberían dejar de pelear al menos por esta vez y ponerse a atender las necesidades de la comunidad para la que gobiernan.

No se trata de una lucha de comerciantes ambulantes contra comerciantes formales, como se ha querido hacer creer.

Se trata de una lucha de responsables contra irresponsables que solo se puede ganar a través de la conciencia social.

A ver si lo entienden, tanto en los diferentes niveles de gobierno como en los distintos partidos políticos, que ya le han entrado al “debate” y seguramente lo intensificarán en los primeros días del año que se asoma, una vez que se acerque el proceso electoral que a todos ellos interesa de sobremanera.

***

Precisamente, el debate público acerca de los eventuales responsables del rebrote de contagios es una prueba contundente de que, por desgracia, la pandemia no se extinguirá y ni siquiera se aminorará con el cambio de año, que ocurrirá esta misma noche.

El año 2020 quedará en la memoria histórica del planeta como uno de los más funestos para la humanidad, no nada más por los cientos de miles de muertes que han sucedido a partir de la existencia de la Covid-19, que ya con eso basta para convertirse en una tragedia de escala mundial, sino por las múltiples consecuencias sociales, económicas, políticas, familiares y educativas que ha acarreado para millones de familias.

El 2020 ha sido el año del coronavirus.

Quien no haya padecido el deceso de un familiar o amigo ha sido trastocado de muchas otras maneras, con la pérdida del empleo, la baja en los ingresos, la educación a distancia y el propio confinamiento que ya en sí mismo ha representado una trasgresión a los hábitos de todos por obligar al encierro y a la convivencia permanente, a veces muy compleja, con seres humanos a los que en realidad no conocíamos tan bien como creíamos.

El cambio de año no mejorará las cosas, cierto, pero traerá esperanza de un porvenir mejor, en todos los sentidos, y así lo queremos asumir.

¡Feliz nuevo año 2021!

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 26 de enero de 2021

En Punto

En Punto

lunes 25 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 22 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 21 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 20 de enero de 2021

En Punto 

En Punto

martes 19 de enero de 2021

En Punto

En Punto

domingo 17 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 15 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 14 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 13 de enero de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más