/ jueves 21 de enero de 2021

En Punto

El gobernador Miguel Barbosa Huerta parece haber reaccionado de manera muy mesurada frente a la confirmación del ingreso de la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, a la aventura electoral de la reelección.

Un día después de que la edil anunciara en redes sociales que sí participará en el proceso de selección de Morena para definir abanderado al ayuntamiento de la capital, el mandatario, quien no es precisamente amigo ni aliado de la alcaldesa, se limitó a fijar una postura que tiene que ver con la competitividad electoral del perfil que el partido defina.

“Yo espero que Morena compita con quien mejor pueda ganar o quien mejor pueda competir, que participe con quien mejor pueda competir, y para ello quien mejor pueda competir es quien tenga mejor nivel de aceptación, mejor nivel de evaluación”, expone el gobernador en entrevista con EL SOL DE PUEBLA.

Y para ello añade un punto de análisis relevante.

Sabedor de que en una contienda interna pueden influir las simpatías personales, más allá de la capacidad del eventual abanderado, lanza una advertencia:

“Que sea el perfil que requiere la sociedad, no el partido, la sociedad, porque estás compitiendo frente a una sociedad, no te están eligiendo para un cargo partidario. Es para gobernar una sociedad. Si quien quiere competir tiene niveles altos de aceptación, de evaluación social, de honradez, de sentido político, que lo haga, si no, no.”

El pronunciamiento lleva un mensaje para los dirigentes de Morena, en algunos casos, aliados de Rivera Vivanco, como Martha Luján.

Los responsables de la selección deben recordar que, quien sea el afortunado ganador de la interna, tendrá que ir a pedir el voto de los ciudadanos, no solo de los simpatizantes de su partido.

Ahí, según se comenta en los pasillos de Casa Aguayo, Biestro lleva la delantera.

Si de verdad se mide y se toma en cuenta el potencial de voto, el todavía diputado local se alzará con la victoria.

Si no, aparecerá en la boleta por segunda ocasión consecutiva la edil en funciones.

*

A propósito de la edil poblana.

Tras meses de fuertes especulaciones, de idas y venidas en conversaciones de café acerca de sus eventuales y muy seguras aspiraciones de reelección, de sostener un intenso carrusel de entrevistas en las que evitó pronunciarse de manera clara al respecto, finalmente, el martes, Claudia Rivera confirmó su deseo de participar en el proceso de selección de candidato del partido en el que milita.

Lo hizo en un medio digital que pertenece al ayuntamiento de Puebla, pero ya lo hizo.

Ese hecho vino a ratificar las especulaciones que adelantaban que la contienda real, la de a de veras, en Morena, se dará solo entre dos personajes, la edil y el presidente del Congreso y alfil del mandatario estatal para esa candidatura, Gabriel Biestro Medinilla.

Alejandro Armenta amagó con entrarle, pero no lo hará.

Cualquier otro participante que decida registrarse lo hará solo para intentar sentarse a la mesa de las negociaciones y sacar provecho de eso, con lo que sea que le obsequien.

*

Y en el bando opositor, pese a la supremacía de Eduardo Rivera Pérez en preferencias electorales, el priista y empresario José Chedraui Budib ha pujado para tratar de colarse como el candidato de la coalición PAN-PRI-PRD a la presidencia municipal de Puebla, en el entendido de que las fracturas al interior del blanquiazul puedan abrirle la puerta para lograr lo imposible.

Por eso no se extrañe frente a las declaraciones del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, quien avaló (sin pronunciarse por él) las aspiraciones de un perfil vinculado estrechamente a la iniciativa privada, como el de Chedraui Budib.

Como dicen por ahí: “Esto no se acaba hasta que se acaba.”

El gobernador Miguel Barbosa Huerta parece haber reaccionado de manera muy mesurada frente a la confirmación del ingreso de la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, a la aventura electoral de la reelección.

Un día después de que la edil anunciara en redes sociales que sí participará en el proceso de selección de Morena para definir abanderado al ayuntamiento de la capital, el mandatario, quien no es precisamente amigo ni aliado de la alcaldesa, se limitó a fijar una postura que tiene que ver con la competitividad electoral del perfil que el partido defina.

“Yo espero que Morena compita con quien mejor pueda ganar o quien mejor pueda competir, que participe con quien mejor pueda competir, y para ello quien mejor pueda competir es quien tenga mejor nivel de aceptación, mejor nivel de evaluación”, expone el gobernador en entrevista con EL SOL DE PUEBLA.

Y para ello añade un punto de análisis relevante.

Sabedor de que en una contienda interna pueden influir las simpatías personales, más allá de la capacidad del eventual abanderado, lanza una advertencia:

“Que sea el perfil que requiere la sociedad, no el partido, la sociedad, porque estás compitiendo frente a una sociedad, no te están eligiendo para un cargo partidario. Es para gobernar una sociedad. Si quien quiere competir tiene niveles altos de aceptación, de evaluación social, de honradez, de sentido político, que lo haga, si no, no.”

El pronunciamiento lleva un mensaje para los dirigentes de Morena, en algunos casos, aliados de Rivera Vivanco, como Martha Luján.

Los responsables de la selección deben recordar que, quien sea el afortunado ganador de la interna, tendrá que ir a pedir el voto de los ciudadanos, no solo de los simpatizantes de su partido.

Ahí, según se comenta en los pasillos de Casa Aguayo, Biestro lleva la delantera.

Si de verdad se mide y se toma en cuenta el potencial de voto, el todavía diputado local se alzará con la victoria.

Si no, aparecerá en la boleta por segunda ocasión consecutiva la edil en funciones.

*

A propósito de la edil poblana.

Tras meses de fuertes especulaciones, de idas y venidas en conversaciones de café acerca de sus eventuales y muy seguras aspiraciones de reelección, de sostener un intenso carrusel de entrevistas en las que evitó pronunciarse de manera clara al respecto, finalmente, el martes, Claudia Rivera confirmó su deseo de participar en el proceso de selección de candidato del partido en el que milita.

Lo hizo en un medio digital que pertenece al ayuntamiento de Puebla, pero ya lo hizo.

Ese hecho vino a ratificar las especulaciones que adelantaban que la contienda real, la de a de veras, en Morena, se dará solo entre dos personajes, la edil y el presidente del Congreso y alfil del mandatario estatal para esa candidatura, Gabriel Biestro Medinilla.

Alejandro Armenta amagó con entrarle, pero no lo hará.

Cualquier otro participante que decida registrarse lo hará solo para intentar sentarse a la mesa de las negociaciones y sacar provecho de eso, con lo que sea que le obsequien.

*

Y en el bando opositor, pese a la supremacía de Eduardo Rivera Pérez en preferencias electorales, el priista y empresario José Chedraui Budib ha pujado para tratar de colarse como el candidato de la coalición PAN-PRI-PRD a la presidencia municipal de Puebla, en el entendido de que las fracturas al interior del blanquiazul puedan abrirle la puerta para lograr lo imposible.

Por eso no se extrañe frente a las declaraciones del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, quien avaló (sin pronunciarse por él) las aspiraciones de un perfil vinculado estrechamente a la iniciativa privada, como el de Chedraui Budib.

Como dicen por ahí: “Esto no se acaba hasta que se acaba.”

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 26 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 25 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 24 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

martes 23 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

lunes 22 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 19 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 18 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 17 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

martes 16 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

lunes 15 de febrero de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más