/ jueves 25 de febrero de 2021

En Punto

Por demás es increíble e inhumano lo que las autoridades federales, encabezadas en la entidad por el mal llamado súper delegado, Rodrigo Abdala, hicieron pasar a los adultos mayores el día de ayer para recibir su primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 en el municipio de San Andrés Cholula.

Primero hay que apuntar que de nada sirvió la plataforma que abrió el Gobierno Federal en internet para que se registraran las personas mayores de 60 años y apartaran su cita, pues al menos en los municipios de la entidad donde se han vacunado, no se ha respetado tal registro.

En segundo término debe preguntarse que para qué perifonear invitando a todos los adultos mayores de ese mismo municipio, San Andrés, para recibir su inoculación, si las autoridades sanitarias contaban con vacunas insuficientes para los mayores de 60 años que acudieron al exhorto, con la expectativa de que ese día serían librados del mal sanitario que acecha al país desde hace un año.

Y en tercer lugar, poco o nada importó el riesgo en el que pusieron a los adultos mayores y a sus familiares, que hicieron fila durante varias horas, arriesgándose a contagiarse del coronavirus.

Ante estas irregularidades y la pésima organización, bien haría el súper delegado, así le pusieron a principios de la administración del presidente López Obrador, quién sabe por qué, en pensar en su inmediata renuncia.

***

En los pasillos de Casa Aguayo se habla de la intempestiva salida de David Méndez Márquez, quien hasta las 13 horas del martes aún era secretario de Gobernación estatal, tanto que apareció en la tradicional rueda de prensa matutina para dar a conocer los datos Covid, luego estuvo en la ceremonia conmemorativa del Día de la Bandera y después simplemente se anunció su salida.

Según fuentes del gobierno del estado, la molestia del gobernador hacia uno de sus colaboradores más cercanos desde su campaña, cuya familia ha respaldado al mandatario –la muestra es que su madre Rosa Márquez Cabrera conformó el llamado G5, grupo opositor a Claudia Rivera Vivanco en el cabildo de Puebla— fue evidente desde que éste declaró abiertamente su intención por contender en las elecciones de 2021.

Es decir, David Méndez se lanzó sin la venia del gobernador, como lo dicta la praxis política, lo que molestó al inquilino de Casa Aguayo, según cuentan los enterados.

Lo cierto es que no hubo una despedida institucional o por lo menos reconocimiento público a su labor al frente de la secretaría, sino todo lo contrario, y solo se anunció vía redes sociales el arribo de la nueva titular, Ana Lucía Hill.

¿Terminará este diferendo en un nuevo capítulo de conflicto político al interior del grupo en el poder o pronto se contará solo como una anécdota más?

Habrá que ver.

***

Pero si el jefe del Poder Ejecutivo tiene sus motivos para estar molesto con el anuncio sorpresivo de su excolaborador para irse a la contienda electoral sin su permiso, David Méndez también tiene argumentos para pensar que, desde mucho tiempo atrás, su ahora exjefe ya no lo quería ahí, en la Secretaría de Gobernación.

Méndez llevaba meses sintiéndose como un cero a la izquierda en esa dependencia, después de que Julio Miguel Huerta Gómez, el director general de Gobierno, se ganara la confianza del gobernador para atender, de primera mano, los asuntos de mayor importancia en torno a la gobernabilidad política del estado.

Si fue agandalle de Huerta o deficiencia de Méndez, solo el inquilino de Casa Aguayo lo sabe, pero esa merma en los afectos que le obsequiaba Barbosa fue un motor de desinterés del ahora exsecretario para continuar en el gabinete.

¿Llegará a la diputación local?

Esa es ahora la pregunta del millón.

Por demás es increíble e inhumano lo que las autoridades federales, encabezadas en la entidad por el mal llamado súper delegado, Rodrigo Abdala, hicieron pasar a los adultos mayores el día de ayer para recibir su primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 en el municipio de San Andrés Cholula.

Primero hay que apuntar que de nada sirvió la plataforma que abrió el Gobierno Federal en internet para que se registraran las personas mayores de 60 años y apartaran su cita, pues al menos en los municipios de la entidad donde se han vacunado, no se ha respetado tal registro.

En segundo término debe preguntarse que para qué perifonear invitando a todos los adultos mayores de ese mismo municipio, San Andrés, para recibir su inoculación, si las autoridades sanitarias contaban con vacunas insuficientes para los mayores de 60 años que acudieron al exhorto, con la expectativa de que ese día serían librados del mal sanitario que acecha al país desde hace un año.

Y en tercer lugar, poco o nada importó el riesgo en el que pusieron a los adultos mayores y a sus familiares, que hicieron fila durante varias horas, arriesgándose a contagiarse del coronavirus.

Ante estas irregularidades y la pésima organización, bien haría el súper delegado, así le pusieron a principios de la administración del presidente López Obrador, quién sabe por qué, en pensar en su inmediata renuncia.

***

En los pasillos de Casa Aguayo se habla de la intempestiva salida de David Méndez Márquez, quien hasta las 13 horas del martes aún era secretario de Gobernación estatal, tanto que apareció en la tradicional rueda de prensa matutina para dar a conocer los datos Covid, luego estuvo en la ceremonia conmemorativa del Día de la Bandera y después simplemente se anunció su salida.

Según fuentes del gobierno del estado, la molestia del gobernador hacia uno de sus colaboradores más cercanos desde su campaña, cuya familia ha respaldado al mandatario –la muestra es que su madre Rosa Márquez Cabrera conformó el llamado G5, grupo opositor a Claudia Rivera Vivanco en el cabildo de Puebla— fue evidente desde que éste declaró abiertamente su intención por contender en las elecciones de 2021.

Es decir, David Méndez se lanzó sin la venia del gobernador, como lo dicta la praxis política, lo que molestó al inquilino de Casa Aguayo, según cuentan los enterados.

Lo cierto es que no hubo una despedida institucional o por lo menos reconocimiento público a su labor al frente de la secretaría, sino todo lo contrario, y solo se anunció vía redes sociales el arribo de la nueva titular, Ana Lucía Hill.

¿Terminará este diferendo en un nuevo capítulo de conflicto político al interior del grupo en el poder o pronto se contará solo como una anécdota más?

Habrá que ver.

***

Pero si el jefe del Poder Ejecutivo tiene sus motivos para estar molesto con el anuncio sorpresivo de su excolaborador para irse a la contienda electoral sin su permiso, David Méndez también tiene argumentos para pensar que, desde mucho tiempo atrás, su ahora exjefe ya no lo quería ahí, en la Secretaría de Gobernación.

Méndez llevaba meses sintiéndose como un cero a la izquierda en esa dependencia, después de que Julio Miguel Huerta Gómez, el director general de Gobierno, se ganara la confianza del gobernador para atender, de primera mano, los asuntos de mayor importancia en torno a la gobernabilidad política del estado.

Si fue agandalle de Huerta o deficiencia de Méndez, solo el inquilino de Casa Aguayo lo sabe, pero esa merma en los afectos que le obsequiaba Barbosa fue un motor de desinterés del ahora exsecretario para continuar en el gabinete.

¿Llegará a la diputación local?

Esa es ahora la pregunta del millón.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 22 de abril de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 21 de abril de 2021

En Punto

En Punto

martes 20 de abril de 2021

En Punto

En Punto

lunes 19 de abril de 2021

En Punto

En Punto

viernes 16 de abril de 2021

En Punto

En Punto

jueves 15 de abril de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 14 de abril de 2021

En Punto

En Punto

martes 13 de abril de 2021

En Punto

En Punto

lunes 12 de abril de 2021

En Punto

En Punto

viernes 09 de abril de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más