/ miércoles 14 de abril de 2021

En Punto

A Fernando Morales Martínez le bastó el transcurrir del sexenio del priista Mario Marín Torres para darse a conocer entre la clase política como un junior (hijo de Melquiades Morales Flores) al que le gustaba el dinero fácil. Su cercanía con el entonces gobernador, de quien decía que había llegado a Casa Puebla gracias a él, le valió para hacerse de jugosos contratos de obra pública que le generaron una fortuna económica suficiente para vivir sin contratiempos por mucho tiempo en el futuro.

Años después, gracias a esa diosa fortuna (y a Rafael Moreno Valle, de quien en el pasado se había burlado en innumerables ocasiones) que lo puso en la presidencia estatal del partido Movimiento Ciudadano, ahora se sabe que, además del dinero, gusta de hacer acuerdos con aspirantes a políticos de las peores reputaciones para mantener un poco del poder que disfrutó en la que fue la última etapa del PRI como partido hegemónico en el estado.

Recientemente fueron públicos y estruendosos dos casos frustrados de intento de postulaciones a cargos de elección popular, con José Elías Medel Galindo, precandidato a diputado por San Martín Texmelucan, detenido por pedofilia en agravio de su hija, y Manlio López Contreras, aspirante a presidente municipal de Puebla con antecedentes de violencia política de género, robo y amenazas en contra de particulares.

Ambos, fichitas que Morales Martínez pretendía llevar como candidatos de MC.

Pero el dirigente de este partido no comenzó su alianza con presuntos delincuentes en esta elección.

Años atrás, en 2013, postuló a José Luis Rechy Tirado como candidato a edil de Cuyoaco, un personaje tenebroso que ha pasado a la historia por sus negocios de venta de gasolina robada y haber sufrido la toma de la presidencia municipal durante más de un año por un desvío de recursos de al menos 150 millones de pesos.

En 2018, para continuar con las ganancias económicas que seguramente recibía de la familia huachicolera, Fernando Morales puso a Anabel Rechy Benavides, hija de José Luis, como abanderada a presidenta municipal, y volvió a conseguir que el pueblo llevara al poder a este clan a través de la compra del voto.

El asunto, por supuesto, tan lucrativo para Morales Martínez, no ha parado ahí.

Para estos comicios impuso nuevamente a Anabel Rechy como abanderada, pero esta vez a diputada federal por el distrito de Ciudad Serdán.

Los acuerdos económicos de los Rechy con el hijo de don Melquiades Morales deben ser enormes, de otra manera no se entendería cómo consiguen todo lo que se proponen, con todo y los delitos pos los que se les acusa a algunos de ellos, la inconformidad social en Cuyoaco y los procesos administrativos en contra que se les siguen en la Auditoría Superior del Estado.

***

Luego de ser echada a un lado por Morena para la reelección en Tecamachalco, la actual presidenta municipal Marisol Cruz García emprendió una campaña en redes sociales para reprochar la imposición de Ignacio Mier Bañuelos, hijo del diputado federal Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada del partido lopezobradorista en San Lázaro.
Aunque Mier Bañuelos tiene su propia trayectoria, al igual que su padre, hecha a partir del PRI, en 2011 llegó al Congreso del Estado abanderado por el PRD, entonces aliado con el morenovallismo, convirtiéndose en uno de los legisladores beneficiados de aquella alianza con el panismo.
Diez años después, el mismo político, ahora con su padre como líder de la cuatroté en la Cámara Baja, se hizo de la candidatura de Morena para Tecamachalco, aprovechando los fallidos resultados de la administración de Cruz García en la presidencia, quien a través de redes sociales y un equipo de operadores ha llevado el berrinche a nivel nacional.
El pleito de Marisol Cruz contra Mier es uno más de los conflictos locales que sufre ese partido en decenas de municipios en el estado, entre quienes quisieron ser candidatos y no pudieron quienes sí lo lograron.

A Fernando Morales Martínez le bastó el transcurrir del sexenio del priista Mario Marín Torres para darse a conocer entre la clase política como un junior (hijo de Melquiades Morales Flores) al que le gustaba el dinero fácil. Su cercanía con el entonces gobernador, de quien decía que había llegado a Casa Puebla gracias a él, le valió para hacerse de jugosos contratos de obra pública que le generaron una fortuna económica suficiente para vivir sin contratiempos por mucho tiempo en el futuro.

Años después, gracias a esa diosa fortuna (y a Rafael Moreno Valle, de quien en el pasado se había burlado en innumerables ocasiones) que lo puso en la presidencia estatal del partido Movimiento Ciudadano, ahora se sabe que, además del dinero, gusta de hacer acuerdos con aspirantes a políticos de las peores reputaciones para mantener un poco del poder que disfrutó en la que fue la última etapa del PRI como partido hegemónico en el estado.

Recientemente fueron públicos y estruendosos dos casos frustrados de intento de postulaciones a cargos de elección popular, con José Elías Medel Galindo, precandidato a diputado por San Martín Texmelucan, detenido por pedofilia en agravio de su hija, y Manlio López Contreras, aspirante a presidente municipal de Puebla con antecedentes de violencia política de género, robo y amenazas en contra de particulares.

Ambos, fichitas que Morales Martínez pretendía llevar como candidatos de MC.

Pero el dirigente de este partido no comenzó su alianza con presuntos delincuentes en esta elección.

Años atrás, en 2013, postuló a José Luis Rechy Tirado como candidato a edil de Cuyoaco, un personaje tenebroso que ha pasado a la historia por sus negocios de venta de gasolina robada y haber sufrido la toma de la presidencia municipal durante más de un año por un desvío de recursos de al menos 150 millones de pesos.

En 2018, para continuar con las ganancias económicas que seguramente recibía de la familia huachicolera, Fernando Morales puso a Anabel Rechy Benavides, hija de José Luis, como abanderada a presidenta municipal, y volvió a conseguir que el pueblo llevara al poder a este clan a través de la compra del voto.

El asunto, por supuesto, tan lucrativo para Morales Martínez, no ha parado ahí.

Para estos comicios impuso nuevamente a Anabel Rechy como abanderada, pero esta vez a diputada federal por el distrito de Ciudad Serdán.

Los acuerdos económicos de los Rechy con el hijo de don Melquiades Morales deben ser enormes, de otra manera no se entendería cómo consiguen todo lo que se proponen, con todo y los delitos pos los que se les acusa a algunos de ellos, la inconformidad social en Cuyoaco y los procesos administrativos en contra que se les siguen en la Auditoría Superior del Estado.

***

Luego de ser echada a un lado por Morena para la reelección en Tecamachalco, la actual presidenta municipal Marisol Cruz García emprendió una campaña en redes sociales para reprochar la imposición de Ignacio Mier Bañuelos, hijo del diputado federal Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada del partido lopezobradorista en San Lázaro.
Aunque Mier Bañuelos tiene su propia trayectoria, al igual que su padre, hecha a partir del PRI, en 2011 llegó al Congreso del Estado abanderado por el PRD, entonces aliado con el morenovallismo, convirtiéndose en uno de los legisladores beneficiados de aquella alianza con el panismo.
Diez años después, el mismo político, ahora con su padre como líder de la cuatroté en la Cámara Baja, se hizo de la candidatura de Morena para Tecamachalco, aprovechando los fallidos resultados de la administración de Cruz García en la presidencia, quien a través de redes sociales y un equipo de operadores ha llevado el berrinche a nivel nacional.
El pleito de Marisol Cruz contra Mier es uno más de los conflictos locales que sufre ese partido en decenas de municipios en el estado, entre quienes quisieron ser candidatos y no pudieron quienes sí lo lograron.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 17 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 14 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 13 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 12 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 11 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

lunes 10 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 07 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 06 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 05 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 04 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más