/ martes 27 de abril de 2021

En Punto

Ya casi se cumple la mitad del tiempo que tienen los aspirantes a ocupar un lugar en el Congreso de la Unión para llegar a los electores y convencerlos de que su proyecto legislativo político es la mejor opción para Puebla.

Ha pasado casi un mes en donde los candidatos a diputados federales del partido en el poder, Morena, parecen invisibles.
Ese movimiento que en la última elección -la de 2018- arrasó con las preferencias de los votantes por el proyecto tan claro que encabezó el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, solo ha sabido atraer la atención de la gente por sus pleitos internos y, aún peor, por el escándalo de abuso a un menor, que ya no es solo uno, que protagoniza su excandidato por el distrito 11 de Puebla capital, Saúl Huerta Corona.
Si en la ciudad ya se vive el ambiente electoral es porque en los semáforos se ve la publicidad de los aspirantes de la oposición, principalmente de aquellos que contienden por la alianza Va por México, que también hacen caravanas y hasta se apersonaron en la reapertura al público del estadio Cuauhtémoc.
¿Y los morenistas?
¿Será que les está ganando la confianza por el “buen trabajo” que creen hace su líder moral desde Palacio Nacional?
A ver si, por su propio bien, el pasado les alcanza para ganar.

***

Ayer mismo en esta columna se comentaba acerca de las críticas que el expriista Iván Galindo Castillejos había recibido por parte de personajes morenistas por estar perfilado para sustituir la vacante de Saúl Huerta Corona en el distrito federal 11 de la capital, por el partido de López Obrador.

Tanto René Sánchez Galindo, aspirante a diputado federal de Morena, como David Méndez Márquez, exsecretario de Gobernación de Miguel Barbosa y frustrado precandidato a legislador, rechazaron la eventual postulación de Sánchez Galindo por un mismo motivo: haberse manifestado en contra de algunas de las decisiones presidencial a través de la red social Twitter.

Pues las críticas funcionaron y echaron abajo la eventual postulación del asesor de Claudia Rivera Vivanco en el gobierno municipal.

Fue el mismo Galindo Castillejos quien dio a conocer la noticia en sus redes sociales con la explicación de que la grilla en su contra había surtido efecto y le había impedido convertirse en el abanderado de Morena por ese distrito.

De paso, para molestia de sus intolerantes críticos, defendió sus posiciones públicas ante el gobierno de López Obrador y destacó que la docilidad y la sumisión no serán nunca parte de él.

Hizo bien.

***

Se avecina la sustitución de tres consejeros del Instituto Electoral del Estado y con ello una prueba para el partido Morena y sus dirigentes, quienes tendrán que demostrar con el ejemplo que de verdad apoyan la vida democrática del país y se mantienen al margen de las instituciones electorales.

La Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Locales Electorales del INE aprobó la convocatoria para la selección y designación de consejeros del Instituto Electoral del Estado, para elegir a los sucesores de Luz Alejandra Gutiérrez Jaramillo, José Luis Martínez López y Juan Pablo Mirón Thomé, quienes en octubre terminan su periodo de seis años.

El INE y Morena se encuentran en una franca lucha después de que el órgano electoral le echara abajo algunas de las candidaturas al partido presidencial, principalmente la de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, pero, como bien se sabe, siempre hay manera de influir en la designación de los nuevos consejeros locales a partir de las relaciones de poder que detentan los personajes públicos.

En el caso concreto de Puebla, Morena y el ahora gobernador Miguel Barbosa acusaron al IEE de estar a las órdenes del extinto Rafael Moreno Valle. Seguro que ahora no querrán repetir las malas prácticas del pasado.

Ya casi se cumple la mitad del tiempo que tienen los aspirantes a ocupar un lugar en el Congreso de la Unión para llegar a los electores y convencerlos de que su proyecto legislativo político es la mejor opción para Puebla.

Ha pasado casi un mes en donde los candidatos a diputados federales del partido en el poder, Morena, parecen invisibles.
Ese movimiento que en la última elección -la de 2018- arrasó con las preferencias de los votantes por el proyecto tan claro que encabezó el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, solo ha sabido atraer la atención de la gente por sus pleitos internos y, aún peor, por el escándalo de abuso a un menor, que ya no es solo uno, que protagoniza su excandidato por el distrito 11 de Puebla capital, Saúl Huerta Corona.
Si en la ciudad ya se vive el ambiente electoral es porque en los semáforos se ve la publicidad de los aspirantes de la oposición, principalmente de aquellos que contienden por la alianza Va por México, que también hacen caravanas y hasta se apersonaron en la reapertura al público del estadio Cuauhtémoc.
¿Y los morenistas?
¿Será que les está ganando la confianza por el “buen trabajo” que creen hace su líder moral desde Palacio Nacional?
A ver si, por su propio bien, el pasado les alcanza para ganar.

***

Ayer mismo en esta columna se comentaba acerca de las críticas que el expriista Iván Galindo Castillejos había recibido por parte de personajes morenistas por estar perfilado para sustituir la vacante de Saúl Huerta Corona en el distrito federal 11 de la capital, por el partido de López Obrador.

Tanto René Sánchez Galindo, aspirante a diputado federal de Morena, como David Méndez Márquez, exsecretario de Gobernación de Miguel Barbosa y frustrado precandidato a legislador, rechazaron la eventual postulación de Sánchez Galindo por un mismo motivo: haberse manifestado en contra de algunas de las decisiones presidencial a través de la red social Twitter.

Pues las críticas funcionaron y echaron abajo la eventual postulación del asesor de Claudia Rivera Vivanco en el gobierno municipal.

Fue el mismo Galindo Castillejos quien dio a conocer la noticia en sus redes sociales con la explicación de que la grilla en su contra había surtido efecto y le había impedido convertirse en el abanderado de Morena por ese distrito.

De paso, para molestia de sus intolerantes críticos, defendió sus posiciones públicas ante el gobierno de López Obrador y destacó que la docilidad y la sumisión no serán nunca parte de él.

Hizo bien.

***

Se avecina la sustitución de tres consejeros del Instituto Electoral del Estado y con ello una prueba para el partido Morena y sus dirigentes, quienes tendrán que demostrar con el ejemplo que de verdad apoyan la vida democrática del país y se mantienen al margen de las instituciones electorales.

La Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Locales Electorales del INE aprobó la convocatoria para la selección y designación de consejeros del Instituto Electoral del Estado, para elegir a los sucesores de Luz Alejandra Gutiérrez Jaramillo, José Luis Martínez López y Juan Pablo Mirón Thomé, quienes en octubre terminan su periodo de seis años.

El INE y Morena se encuentran en una franca lucha después de que el órgano electoral le echara abajo algunas de las candidaturas al partido presidencial, principalmente la de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, pero, como bien se sabe, siempre hay manera de influir en la designación de los nuevos consejeros locales a partir de las relaciones de poder que detentan los personajes públicos.

En el caso concreto de Puebla, Morena y el ahora gobernador Miguel Barbosa acusaron al IEE de estar a las órdenes del extinto Rafael Moreno Valle. Seguro que ahora no querrán repetir las malas prácticas del pasado.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 17 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 14 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 13 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 12 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 11 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

lunes 10 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 07 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 06 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 05 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 04 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más