/ lunes 18 de octubre de 2021

En Punto

Las diferencias que en el pasado tuvieron uno con el otro y las continuas visitas de Eduardo Rivera Pérez a Miguel Barbosa Huerta después de las elecciones del 6 de junio permitían anticipar que ambos gobernantes sostendrían una relación de cordialidad y colaboración una vez que arrancará el nuevo trienio, pero ni en los pronósticos más optimistas se previó un nivel de camaradería como el que observó la clase política el viernes, en el Centro Expositor.

El acto de toma de protesta del presidente municipal de Puebla sirvió para confirmar y ampliar la idea que ya flotaba en el ambiente y que había sido alimentada por el propio gobernador, que el edil panista y el mandatario estatal en funciones, emanado de Morena, trabajarán de la mano, coordinados y en sintonía, para tratar de atender las necesidades de los habitantes de la capital.

Rivera Pérez fue el primero en ofrecerle respeto y colaboración a Barbosa, en el discurso de toma protesta; minutos después, en su oportunidad frente al mismo micrófono, el gobernador hizo su parte, aceptando las palabras del anfitrión, ratificando su compromiso por trabajar de la mano con él y recordándole a los integrantes del auditorio que entre ellos dos hay antecedentes de una añeja amistad.

“Siempre nos hemos llamado ‘Lalo’ y ‘Miguel’”, dijo Barbosa, palabras más, palabras menos, para exponer con claridad el nivel de cercanía entre los dos.

Esa fue la estampa política que quedó grabada en el imaginario colectivo, la de un Miguel Barbosa y un Eduardo Rivera aliados, como si no representaran a partidos políticos en los hechos antagónicos: Morena y el PAN.

***

En solo tres días, desde el viernes hasta ayer, el recién estrenado ayuntamiento de Puebla, ahora de extracción blanquiazul, ha pegado en tres puntos que al gobierno de la morenista Claudia Rivera Vivanco le costó atender: mantenimiento de parques y camellones, bacheo y ambulantaje.

En ese tiempo, según información dada a conocer por la propia autoridad municipal, se puso en marcha el Programa de Mantenimiento de Camellos y Parques, que en 72 horas intervino 16 mil 875 metros cuadrados, el equivalente a tres canchas de futbol como la que se encuentra en el interior del estadio Cuauhtémoc.

Dentro del mismo periodo se comenzaron a llevar a cabo tareas de bacheo en las vialidades más importantes de la ciudad, las más transitadas.

Y, en atención a una de las demandas más socorridas de los empresarios, se limpiaron de ambulantes algunas de las zonas del centro de la ciudad.

No había que invertir mucho dinero para realizar esas primeras acciones ni deberían haber causado sorpresa a nadie, dado que se trata de parte del trabajo básico de una autoridad municipal.

Sin embargo, frente a lo que había antes, ahora se reconocen hasta acciones fundamentales como la poda del pasto en los camellones.

Así los nuevos tiempos.

***

Quien ya ha mostrado en redes sociales un poco de lo que hará a partir de ahora es la expresidenta municipal Claudia Rivera Vivanco.

Para empezar, ha cambiado la presentación personal en su cuenta de Twitter, que ahora dice:

“Activista, poblana. Con la firme convicción de consolidar la Cuarta Transformación en #México y en #Puebla.”

Como ella misma había anticipado, no se retirará de la vida pública y continuará en el activismo social, al parecer, en defensa de Morena, la cuatroté y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El domingo subió un mensaje y video a esa red social, en el que anticipa el trabajo que realizará en los meses por venir:

“Hoy a nivel nacional iniciamos con la toma de protesta de los Comités en Defensa de la Cuarta Transformación, el #Distrito9 de #Puebla Cumpliendo”.

Rivera Vivanco salió del ayuntamiento, pero no de la vida pública, ni la política.


Las diferencias que en el pasado tuvieron uno con el otro y las continuas visitas de Eduardo Rivera Pérez a Miguel Barbosa Huerta después de las elecciones del 6 de junio permitían anticipar que ambos gobernantes sostendrían una relación de cordialidad y colaboración una vez que arrancará el nuevo trienio, pero ni en los pronósticos más optimistas se previó un nivel de camaradería como el que observó la clase política el viernes, en el Centro Expositor.

El acto de toma de protesta del presidente municipal de Puebla sirvió para confirmar y ampliar la idea que ya flotaba en el ambiente y que había sido alimentada por el propio gobernador, que el edil panista y el mandatario estatal en funciones, emanado de Morena, trabajarán de la mano, coordinados y en sintonía, para tratar de atender las necesidades de los habitantes de la capital.

Rivera Pérez fue el primero en ofrecerle respeto y colaboración a Barbosa, en el discurso de toma protesta; minutos después, en su oportunidad frente al mismo micrófono, el gobernador hizo su parte, aceptando las palabras del anfitrión, ratificando su compromiso por trabajar de la mano con él y recordándole a los integrantes del auditorio que entre ellos dos hay antecedentes de una añeja amistad.

“Siempre nos hemos llamado ‘Lalo’ y ‘Miguel’”, dijo Barbosa, palabras más, palabras menos, para exponer con claridad el nivel de cercanía entre los dos.

Esa fue la estampa política que quedó grabada en el imaginario colectivo, la de un Miguel Barbosa y un Eduardo Rivera aliados, como si no representaran a partidos políticos en los hechos antagónicos: Morena y el PAN.

***

En solo tres días, desde el viernes hasta ayer, el recién estrenado ayuntamiento de Puebla, ahora de extracción blanquiazul, ha pegado en tres puntos que al gobierno de la morenista Claudia Rivera Vivanco le costó atender: mantenimiento de parques y camellones, bacheo y ambulantaje.

En ese tiempo, según información dada a conocer por la propia autoridad municipal, se puso en marcha el Programa de Mantenimiento de Camellos y Parques, que en 72 horas intervino 16 mil 875 metros cuadrados, el equivalente a tres canchas de futbol como la que se encuentra en el interior del estadio Cuauhtémoc.

Dentro del mismo periodo se comenzaron a llevar a cabo tareas de bacheo en las vialidades más importantes de la ciudad, las más transitadas.

Y, en atención a una de las demandas más socorridas de los empresarios, se limpiaron de ambulantes algunas de las zonas del centro de la ciudad.

No había que invertir mucho dinero para realizar esas primeras acciones ni deberían haber causado sorpresa a nadie, dado que se trata de parte del trabajo básico de una autoridad municipal.

Sin embargo, frente a lo que había antes, ahora se reconocen hasta acciones fundamentales como la poda del pasto en los camellones.

Así los nuevos tiempos.

***

Quien ya ha mostrado en redes sociales un poco de lo que hará a partir de ahora es la expresidenta municipal Claudia Rivera Vivanco.

Para empezar, ha cambiado la presentación personal en su cuenta de Twitter, que ahora dice:

“Activista, poblana. Con la firme convicción de consolidar la Cuarta Transformación en #México y en #Puebla.”

Como ella misma había anticipado, no se retirará de la vida pública y continuará en el activismo social, al parecer, en defensa de Morena, la cuatroté y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El domingo subió un mensaje y video a esa red social, en el que anticipa el trabajo que realizará en los meses por venir:

“Hoy a nivel nacional iniciamos con la toma de protesta de los Comités en Defensa de la Cuarta Transformación, el #Distrito9 de #Puebla Cumpliendo”.

Rivera Vivanco salió del ayuntamiento, pero no de la vida pública, ni la política.


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 26 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 25 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 24 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

martes 23 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 22 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 19 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 18 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 17 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 12 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 11 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más