/ viernes 12 de noviembre de 2021

En Punto

La aparición del presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, en un acto público el jueves fue la oportunidad esperada por los reporteros de la fuente para hilar un golpe discursivo en esa confrontación política que se ha dado de manera intensa principalmente en las redes sociales, pero no consiguieron la reacción esperada.

Rivera Pérez, militante emanado del PAN, se negó a responder la acusación que esta misma semana le hizo el exdiputado local Jorge Aguilar Chedraui respecto de su participación en la contienda por la dirigencia estatal de ese partido, a favor de Genoveva Huerta Villegas.

El edil de Puebla evitó cualquier comentario respecto a los señalamientos de su compañero de partido, que expuso la aparente incongruencia del munícipe por decir primero que no intervendría en la elección y participar después, con discurso y toda la cosa, en un mitin proselitista de apoyo a la planilla liderada por Augusta Valentina Díaz de Rivera y Marcos Castro Martínez.

Los reporteros insistieron, pero no lograron nada.

O sí, solo el pronunciamiento de Eduardo Rivera para pedirle tanto a la Comisión Organizadora Electoral como al Comité Ejecutivo Nacional que propicien las condiciones necesarias para que el domingo se realice una votación democrática, ordenada y legal.

Se fue por las ramas, como se dice coloquialmente.

***

Entre los actores principales de Morena en Puebla se mira con expectación y duda el arribo del tabasqueño Marcos Rosendo Medina Filigrana como delegado con funciones de presidente de ese instituto político.

Aun cuando se conocen sus orígenes y su cercanía con el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, lo cual debería ser condición para por lo menos darle el beneficio de la duda al trabajo que pronto comenzará a realizar, se cree que viene a inclinar la balanza a favor de alguno de los aspirantes al gobierno del estado.

El problema, por supuesto, es que no se sabe en beneficio de quién, pero ya se sospecha que ha llegado para apuntalar el proyecto personalísimo del coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, el poblano Ignacio Mier Velasco.

¿Será?

Eso se piensa en el cuarto de guerra, o de precampaña, como prefiera usted llamarle, del senador Alejandro Armenta Mier, de la misma manera que existe la sospecha entre liderazgos cercanos al gobernador Luis Miguel Barbosa, militantes del mismo partido político.

¿Vendrá Rosendo Medina a preparar el terreno para la eventual precandidatura del diputado federal Ignacio Mier?

Los interesados tendrán que preguntárselo a él, pero sobre todo, seguir de cerca sus pasos.


***

A quien le corre prisa para que termine la contienda interna en el PAN es a Néstor Camarillo Medina, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, pero para comenzar a trabajar, ¡ya desde ahora!, en la preparación de la alianza electoral que contenderá en los comicios del 2024.

Camarillo Medina ha elogiado los resultados de la coalición que su partido hizo con PAN y PRD en la contienda electoral del 6 de junio, por lo que ha adelantado que en ese instituto pretenden replicar esa unidad tripartidista para los siguientes comicios, aunque parezca que se encuentran muy lejanos en la distancia.

Gane quien gane de entre Genoveva Huerta y Augusta Díaz de Rivera, el presidente del tricolor buscará desde la próxima semana a la presidenta del Comité Directivo Estatal del blanquiazul para entablar un primer acercamiento, tendiente a replicar la alianza para ese no tan lejano 2024.

Lo dicho: pasado el proceso electoral del 6 de junio, los partidos iban a meterse de lleno en la siguiente contienda (salvo el caso de Morena, por supuesto, que, gracias a su líder, Andrés Manuel López Obrador, se ha volcado en el asunto de la revocación de mandato).


La aparición del presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, en un acto público el jueves fue la oportunidad esperada por los reporteros de la fuente para hilar un golpe discursivo en esa confrontación política que se ha dado de manera intensa principalmente en las redes sociales, pero no consiguieron la reacción esperada.

Rivera Pérez, militante emanado del PAN, se negó a responder la acusación que esta misma semana le hizo el exdiputado local Jorge Aguilar Chedraui respecto de su participación en la contienda por la dirigencia estatal de ese partido, a favor de Genoveva Huerta Villegas.

El edil de Puebla evitó cualquier comentario respecto a los señalamientos de su compañero de partido, que expuso la aparente incongruencia del munícipe por decir primero que no intervendría en la elección y participar después, con discurso y toda la cosa, en un mitin proselitista de apoyo a la planilla liderada por Augusta Valentina Díaz de Rivera y Marcos Castro Martínez.

Los reporteros insistieron, pero no lograron nada.

O sí, solo el pronunciamiento de Eduardo Rivera para pedirle tanto a la Comisión Organizadora Electoral como al Comité Ejecutivo Nacional que propicien las condiciones necesarias para que el domingo se realice una votación democrática, ordenada y legal.

Se fue por las ramas, como se dice coloquialmente.

***

Entre los actores principales de Morena en Puebla se mira con expectación y duda el arribo del tabasqueño Marcos Rosendo Medina Filigrana como delegado con funciones de presidente de ese instituto político.

Aun cuando se conocen sus orígenes y su cercanía con el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, lo cual debería ser condición para por lo menos darle el beneficio de la duda al trabajo que pronto comenzará a realizar, se cree que viene a inclinar la balanza a favor de alguno de los aspirantes al gobierno del estado.

El problema, por supuesto, es que no se sabe en beneficio de quién, pero ya se sospecha que ha llegado para apuntalar el proyecto personalísimo del coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, el poblano Ignacio Mier Velasco.

¿Será?

Eso se piensa en el cuarto de guerra, o de precampaña, como prefiera usted llamarle, del senador Alejandro Armenta Mier, de la misma manera que existe la sospecha entre liderazgos cercanos al gobernador Luis Miguel Barbosa, militantes del mismo partido político.

¿Vendrá Rosendo Medina a preparar el terreno para la eventual precandidatura del diputado federal Ignacio Mier?

Los interesados tendrán que preguntárselo a él, pero sobre todo, seguir de cerca sus pasos.


***

A quien le corre prisa para que termine la contienda interna en el PAN es a Néstor Camarillo Medina, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, pero para comenzar a trabajar, ¡ya desde ahora!, en la preparación de la alianza electoral que contenderá en los comicios del 2024.

Camarillo Medina ha elogiado los resultados de la coalición que su partido hizo con PAN y PRD en la contienda electoral del 6 de junio, por lo que ha adelantado que en ese instituto pretenden replicar esa unidad tripartidista para los siguientes comicios, aunque parezca que se encuentran muy lejanos en la distancia.

Gane quien gane de entre Genoveva Huerta y Augusta Díaz de Rivera, el presidente del tricolor buscará desde la próxima semana a la presidenta del Comité Directivo Estatal del blanquiazul para entablar un primer acercamiento, tendiente a replicar la alianza para ese no tan lejano 2024.

Lo dicho: pasado el proceso electoral del 6 de junio, los partidos iban a meterse de lleno en la siguiente contienda (salvo el caso de Morena, por supuesto, que, gracias a su líder, Andrés Manuel López Obrador, se ha volcado en el asunto de la revocación de mandato).


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 30 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 29 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 26 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 25 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 24 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

martes 23 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 22 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 19 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 18 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 17 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más