/ viernes 6 de mayo de 2022

En Punto


Apasionados, elocuentes y extensos en detalles históricos, así fueron los discursos que pronunciaron el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Miguel Barbosa desde el mausoleo al general Ignacio Zaragoza, en el acto que se celebró este jueves en conmemoración de la batalla del 5 de mayo.

López Obrador y Barbosa llegaron en vehículos separados a la zona de acceso a los fuertes de Loreto y Guadalupe. Primero lo hizo el gobernador y minutos después el presidente. En medio de los dos hizo su arribo el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, que llegó en una camioneta en la que lo acompañaba el diputado federal poblano Ignacio Mier Velazco.

El acto protocolario de jura de conscriptos sirvió de escenario para el discurso de los dos gobernantes, en la antesala del arranque del desfile cívico que se volvía a celebrar después de dos años de pausa por culpa de la pandemia.

El primero en hablar fue Barbosa.

El gobernador hizo un recuento histórico de la batalla de 1862 para concluir con una promesa de lealtad al presidente de la República.

Inmediatamente después, López Obrador realizó una reseña aún más extensa para empatar el pasado con el presente y la eterna lucha de conservadores contra liberales, para acomodar convenientemente a sus intereses los hechos ocurridos en el siglo 19 con el discurso de la cuatroté, en pleno siglo 21.

Los discursos en la jura de conscriptos no aportaron novedades, pero mostraron a un régimen político en pleno en un escenario que en el pasado se le había negado debido a las circunstancias políticas y a la crisis sanitaria por coronavirus.

López Obrador cumplió tratando de mimetizarse con la imagen de Benito Juárez y Miguel Barbosa hizo lo propio mostrándose como un buen anfitrión.


*

Quienes esperaban ver la conmemoración de la batalla de Puebla en el acto que tendría a López Obrador como figura central para descifrar en qué nivel de probabilidades andan los tres principales aspirantes a la gubernatura de Puebla, no se quedaron con las ganas.

El acomodo de Alejandro Armenta Mier, Ignacio Mier Velazco e incluso Eduardo Rivera Pérez dio material de análisis y comentarios para esos observadores gustosos de la imagenología política.

Para empezar, la primer interrogante consistía en saber si llegarían estos tres personajes.

Sí asistieron.

El coordinador de los diputados federales de Morena estuvo en el presídium que se armó para el acto de jura de conscriptos. Luego, durante el desfile, fue colocado en primera fila, pero en el extremo izquierdo, en la penúltima silla, muy lejos del presidente.

El senador estuvo en segunda fila, lo que podría ser peor, pero en realidad no lo fue. Alejandro Armenta quedó al centro de la grada colocada para ver el paso de los contingentes, más cerca de López Obrador que su rival en el partido presidencial.

Rivera Pérez fue ubicado junto a Ignacio Mier, al extremo izquierdo de la primera fila, en la antepenúltima silla, pero estuvo.

Se dudó de la asistencia del presidente municipal de Puebla por haber sido excluido de la mesa de seguridad que encabezó el presidente antes del festejo cívico, pero aquí sí tuvo un lugar, seguramente por simple protocolo.

La mayor expectativa del respetable residía en los Mier, para ver cuál de los dos aspirantes de Morena gozaba de mejor trato por parte del presidente.

Al final pareció no haber ganador unánime y las cosas siguieron igual.


*

El hecho que causó ruido en las redes sociales, en tiempo real a la celebración del desfile, fue la colocación de Eduardo Rivera e Ignacio Mier. Los dos aspirantes y probables futuros rivales fueron sentados juntos, codo a codo, en un momento en el que mantienen una visible confrontación que podría extenderse hasta el 2024.

La situación debió ser muy incómoda para el edil, que tuvo que aguantarse las ganas de echarle en cara al diputado federal la campaña de desprestigio que le ha aderezado en su medio de comunicación.



Apasionados, elocuentes y extensos en detalles históricos, así fueron los discursos que pronunciaron el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Miguel Barbosa desde el mausoleo al general Ignacio Zaragoza, en el acto que se celebró este jueves en conmemoración de la batalla del 5 de mayo.

López Obrador y Barbosa llegaron en vehículos separados a la zona de acceso a los fuertes de Loreto y Guadalupe. Primero lo hizo el gobernador y minutos después el presidente. En medio de los dos hizo su arribo el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, que llegó en una camioneta en la que lo acompañaba el diputado federal poblano Ignacio Mier Velazco.

El acto protocolario de jura de conscriptos sirvió de escenario para el discurso de los dos gobernantes, en la antesala del arranque del desfile cívico que se volvía a celebrar después de dos años de pausa por culpa de la pandemia.

El primero en hablar fue Barbosa.

El gobernador hizo un recuento histórico de la batalla de 1862 para concluir con una promesa de lealtad al presidente de la República.

Inmediatamente después, López Obrador realizó una reseña aún más extensa para empatar el pasado con el presente y la eterna lucha de conservadores contra liberales, para acomodar convenientemente a sus intereses los hechos ocurridos en el siglo 19 con el discurso de la cuatroté, en pleno siglo 21.

Los discursos en la jura de conscriptos no aportaron novedades, pero mostraron a un régimen político en pleno en un escenario que en el pasado se le había negado debido a las circunstancias políticas y a la crisis sanitaria por coronavirus.

López Obrador cumplió tratando de mimetizarse con la imagen de Benito Juárez y Miguel Barbosa hizo lo propio mostrándose como un buen anfitrión.


*

Quienes esperaban ver la conmemoración de la batalla de Puebla en el acto que tendría a López Obrador como figura central para descifrar en qué nivel de probabilidades andan los tres principales aspirantes a la gubernatura de Puebla, no se quedaron con las ganas.

El acomodo de Alejandro Armenta Mier, Ignacio Mier Velazco e incluso Eduardo Rivera Pérez dio material de análisis y comentarios para esos observadores gustosos de la imagenología política.

Para empezar, la primer interrogante consistía en saber si llegarían estos tres personajes.

Sí asistieron.

El coordinador de los diputados federales de Morena estuvo en el presídium que se armó para el acto de jura de conscriptos. Luego, durante el desfile, fue colocado en primera fila, pero en el extremo izquierdo, en la penúltima silla, muy lejos del presidente.

El senador estuvo en segunda fila, lo que podría ser peor, pero en realidad no lo fue. Alejandro Armenta quedó al centro de la grada colocada para ver el paso de los contingentes, más cerca de López Obrador que su rival en el partido presidencial.

Rivera Pérez fue ubicado junto a Ignacio Mier, al extremo izquierdo de la primera fila, en la antepenúltima silla, pero estuvo.

Se dudó de la asistencia del presidente municipal de Puebla por haber sido excluido de la mesa de seguridad que encabezó el presidente antes del festejo cívico, pero aquí sí tuvo un lugar, seguramente por simple protocolo.

La mayor expectativa del respetable residía en los Mier, para ver cuál de los dos aspirantes de Morena gozaba de mejor trato por parte del presidente.

Al final pareció no haber ganador unánime y las cosas siguieron igual.


*

El hecho que causó ruido en las redes sociales, en tiempo real a la celebración del desfile, fue la colocación de Eduardo Rivera e Ignacio Mier. Los dos aspirantes y probables futuros rivales fueron sentados juntos, codo a codo, en un momento en el que mantienen una visible confrontación que podría extenderse hasta el 2024.

La situación debió ser muy incómoda para el edil, que tuvo que aguantarse las ganas de echarle en cara al diputado federal la campaña de desprestigio que le ha aderezado en su medio de comunicación.


ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 26 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 25 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

martes 24 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

lunes 23 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

viernes 20 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

jueves 19 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 18 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

martes 17 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

lunes 16 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

viernes 13 de mayo de 2022

En Punto

En Punto

Cargar Más