/ miércoles 29 de junio de 2022

En Punto

Qué raro, el Ricardo Monreal Ávila que se muestra opositor de la 4T y en ocasiones también del presidente Andrés Manuel López Obrador fue muy amable y hasta empático con el gobernador Miguel Barbosa en tierras poblanas.

De visita en Puebla para participar en un foro realizado por el Poder Judicial, el senador de Morena expuso que con la renovación de la dirigencia de ese partido político en el estado se debe buscar por fin que haya cercanía entre el instituto y el mandatario poblano, con el objetivo de que esta mancuerna de convierta en un instrumento de movilización social.

No aclaró para qué, pero seguramente se refería a la movilización de votantes a las urnas en la próxima contienda electoral.

Un gobierno surgido de Morena debe tener al partido de su lado, soltó, conectando además con esos señalamientos de Miguel Barbosa que acusan la falta de liderazgo auténtico en la presidencia estatal del partido, a cargo, hasta ahora, de Aristóteles Belmont Cortés.

El pronunciamiento contrastó con la postura que el senador ha expresado desde diversos escenarios públicos en las últimas semanas, desde donde ha cuestionado la conducción que ha tenido la 4T y esa dependencia de las determinaciones del partido a los designios de una sola persona.

Pero bueno, estaba en Puebla y tenía que ser cortés con el jefe político del estado, en una de esas hasta para tratar de allanar el camino al también senador Alejandro Armenta Mier, aspirante declarado a la gubernatura.

***

Los diputados locales Sergio Salomón Céspedes Peregrina y Eduardo Alcántara Montiel difieren acerca del cauce que debe seguir la iniciativa para prohibir las corridas de toros y las peleas de gallos en el estado.

El primero de ellos, líder del Congreso y representante de los legisladores de Morena, expone que la propuesta debe seguir la ruta normal, es decir, un análisis interno que no amerita la realización de un parlamento abierto, en el que participarían distintos actores sociales para manifestar sus puntos de vista.

En contraste, el coordinador del grupo parlamentario del PAN considera que sí es necesario llevar a cabo un parlamento abierto para escuchar las voces que están a favor y en contra, de manera que los diputados cumplan con su responsabilidad de tomar en cuenta a la gente y ser así aquello que por ley son: representantes populares.

La discrepancia es comprensible.

Céspedes representa a Morena y el jerarca informal de ese partido en el estado, Miguel Barbosa, ya se ha manifestado a favor de que continúen la fiesta brava y los gallos, por lo que el diputado tendrá que seguirse en esa línea.

Alcántara, por su parte, apoya la propuesta que emanó de una compañera de su bancada, Guadalupe Leal, aunque desde ahora sepa que no tiene manera de prosperar, frente al inminente rechazo del grupo en el poder.

Los toros y los gallos seguirán.

***

La percepción pública que pone a Eduardo Rivera Pérez como cuasi candidato del PAN al gobierno del estado ha traspasado las fronteras poblanas.

Vea usted.

Para el senador Damián Zepeda Vidales, que este martes anduvo por acá, sería “una locura” que el presidente municipal de Puebla no encabezara el proyecto del blanquiazul para retornar al gobierno del estado en el 2024.

Desde su perspectiva, el munícipe es un perfil socialmente conocido con trabajo de respaldo, además de que transmite esperanza a la ciudadanía.

Parece que esa eventual candidatura se convertirá en una de las más anticipadas de las que se tenga memoria en la historia reciente del estado.

La otra es (fue) la de Javier López Zavala, del PRI, en el sexenio de Mario Marín Torres.

Qué raro, el Ricardo Monreal Ávila que se muestra opositor de la 4T y en ocasiones también del presidente Andrés Manuel López Obrador fue muy amable y hasta empático con el gobernador Miguel Barbosa en tierras poblanas.

De visita en Puebla para participar en un foro realizado por el Poder Judicial, el senador de Morena expuso que con la renovación de la dirigencia de ese partido político en el estado se debe buscar por fin que haya cercanía entre el instituto y el mandatario poblano, con el objetivo de que esta mancuerna de convierta en un instrumento de movilización social.

No aclaró para qué, pero seguramente se refería a la movilización de votantes a las urnas en la próxima contienda electoral.

Un gobierno surgido de Morena debe tener al partido de su lado, soltó, conectando además con esos señalamientos de Miguel Barbosa que acusan la falta de liderazgo auténtico en la presidencia estatal del partido, a cargo, hasta ahora, de Aristóteles Belmont Cortés.

El pronunciamiento contrastó con la postura que el senador ha expresado desde diversos escenarios públicos en las últimas semanas, desde donde ha cuestionado la conducción que ha tenido la 4T y esa dependencia de las determinaciones del partido a los designios de una sola persona.

Pero bueno, estaba en Puebla y tenía que ser cortés con el jefe político del estado, en una de esas hasta para tratar de allanar el camino al también senador Alejandro Armenta Mier, aspirante declarado a la gubernatura.

***

Los diputados locales Sergio Salomón Céspedes Peregrina y Eduardo Alcántara Montiel difieren acerca del cauce que debe seguir la iniciativa para prohibir las corridas de toros y las peleas de gallos en el estado.

El primero de ellos, líder del Congreso y representante de los legisladores de Morena, expone que la propuesta debe seguir la ruta normal, es decir, un análisis interno que no amerita la realización de un parlamento abierto, en el que participarían distintos actores sociales para manifestar sus puntos de vista.

En contraste, el coordinador del grupo parlamentario del PAN considera que sí es necesario llevar a cabo un parlamento abierto para escuchar las voces que están a favor y en contra, de manera que los diputados cumplan con su responsabilidad de tomar en cuenta a la gente y ser así aquello que por ley son: representantes populares.

La discrepancia es comprensible.

Céspedes representa a Morena y el jerarca informal de ese partido en el estado, Miguel Barbosa, ya se ha manifestado a favor de que continúen la fiesta brava y los gallos, por lo que el diputado tendrá que seguirse en esa línea.

Alcántara, por su parte, apoya la propuesta que emanó de una compañera de su bancada, Guadalupe Leal, aunque desde ahora sepa que no tiene manera de prosperar, frente al inminente rechazo del grupo en el poder.

Los toros y los gallos seguirán.

***

La percepción pública que pone a Eduardo Rivera Pérez como cuasi candidato del PAN al gobierno del estado ha traspasado las fronteras poblanas.

Vea usted.

Para el senador Damián Zepeda Vidales, que este martes anduvo por acá, sería “una locura” que el presidente municipal de Puebla no encabezara el proyecto del blanquiazul para retornar al gobierno del estado en el 2024.

Desde su perspectiva, el munícipe es un perfil socialmente conocido con trabajo de respaldo, además de que transmite esperanza a la ciudadanía.

Parece que esa eventual candidatura se convertirá en una de las más anticipadas de las que se tenga memoria en la historia reciente del estado.

La otra es (fue) la de Javier López Zavala, del PRI, en el sexenio de Mario Marín Torres.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 19 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

jueves 18 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 17 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

martes 16 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

lunes 15 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

viernes 12 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

jueves 11 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 10 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

martes 09 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

lunes 08 de agosto de 2022

En Punto

En Punto

Cargar Más