/ jueves 26 de marzo de 2020

Enrique Cárdenas en MC es un peligro para el PAN

Hasta antes de la irrupción del coronavirus en el estado, de los jaloneos del gobernador con la presidenta municipal para hacerse del control de la seguridad pública en la ciudad de Puebla y de la célebre disertación barbosista acerca de ese mismo virus y su concurrencia entre ricos y pobres, un sector influyente del PAN se había propuesto impedir que Enrique Cárdenas Sánchez sea candidato de Movimiento Ciudadano en las elecciones intermedias de 2021.

Terminada la contienda electoral de 2019, Cárdenas, que por la vía del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano le ganó a Morena y a Miguel Barbosa en los municipios de la zona metropolitana de Puebla, quedó completamente distanciado de los liderazgos del partido blanquiazul, quienes fueron incapaces de entenderse con un personaje que rompió el estereotipo del político tradicional debido a su formación académica y su nula experiencia en el quehacer partidista.

Al final de esos comicios extraordinarios, Cárdenas y los panistas se dieron las gracias por compromiso y se dijeron adiós, con el deseo recíproco de no volverse a ver.

Hoy, sin embargo, están cerca de volverse a cruzar en el camino.

Resucitados en ánimo con los votos obtenidos por Cárdenas en la zona centro del estado aquel domingo 2 de junio, los aspirantes a puestos de elección popular que militan en el blanquiazul miran con amplias expectativas su participación en los comicios del próximo año.

La mayoría de ellos cree que el éxito electoral, principalmente en la ciudad de Puebla y los municipios conurbados, dependerá de la combinación de dos factores: una buena selección de candidatos y un mal desempeño de los gobernantes emanados de Morena, donde caben desde López Obrador hasta Claudia Rivera, pasando por Barbosa.

Una minoría más acuciosa ha advertido un tercer elemento: Cárdenas.

Algunos panistas piensan que la postulación del ex rector de la UDLAP como candidato a presidente municipal de Puebla por MC, como se sabe que se plantea en la cúpula nacional de ese partido, le restará posibilidades de triunfo al PAN.

Y tienen razón.

El panismo llegará más fortalecido a la contienda electoral del 2021 en la medida que pueda aglutinar a la mayoría de los votantes que desean la salida del Movimiento Regeneración Nacional, que se erija como única fuerza de oposición viable frente a la oferta de candidatos morenistas.

Cualquier candidato fuerte en otro partido de oposición le quitará puntos, y más si ese candidato se identifica con el perfil de abanderado que gusta a los blanquiazules, como Cárdenas.

El ex rector no ganaría la presidencia municipal de Puebla con MC, razona este sector minoritario del blanquiazul, pero sí podría hacer perder al PAN, al competirle de manera directa en un mismo sector del electorado.

Eso es muy posible.

De ahí deriva la inquietud de un grupo de panistas por acercarse a Cárdenas, para pedirle que no acepte la nominación que al parecer ya le han ofrecido en el partido político que ha asumido como propio el gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

Todavía no saben cómo hacerle, pero confían en que, una vez sentados con él, podrán convencerlo con un emotivo discurso, aderezado de un buen puñado de disculpas, y otra candidatura sobre la mesa, quizá una diputación federal. Lo que sea que le ofrezcan tendrá que ser consultado primero con el CEN y planteado hasta después de que pase la terrible contingencia sanitaria, que, por si alguna duda quedaba, no afectará solo a los ricos.

Twitter: @jorgerdzc

Correo: jrodriguez@elsoldepuebla.com.mx

Hasta antes de la irrupción del coronavirus en el estado, de los jaloneos del gobernador con la presidenta municipal para hacerse del control de la seguridad pública en la ciudad de Puebla y de la célebre disertación barbosista acerca de ese mismo virus y su concurrencia entre ricos y pobres, un sector influyente del PAN se había propuesto impedir que Enrique Cárdenas Sánchez sea candidato de Movimiento Ciudadano en las elecciones intermedias de 2021.

Terminada la contienda electoral de 2019, Cárdenas, que por la vía del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano le ganó a Morena y a Miguel Barbosa en los municipios de la zona metropolitana de Puebla, quedó completamente distanciado de los liderazgos del partido blanquiazul, quienes fueron incapaces de entenderse con un personaje que rompió el estereotipo del político tradicional debido a su formación académica y su nula experiencia en el quehacer partidista.

Al final de esos comicios extraordinarios, Cárdenas y los panistas se dieron las gracias por compromiso y se dijeron adiós, con el deseo recíproco de no volverse a ver.

Hoy, sin embargo, están cerca de volverse a cruzar en el camino.

Resucitados en ánimo con los votos obtenidos por Cárdenas en la zona centro del estado aquel domingo 2 de junio, los aspirantes a puestos de elección popular que militan en el blanquiazul miran con amplias expectativas su participación en los comicios del próximo año.

La mayoría de ellos cree que el éxito electoral, principalmente en la ciudad de Puebla y los municipios conurbados, dependerá de la combinación de dos factores: una buena selección de candidatos y un mal desempeño de los gobernantes emanados de Morena, donde caben desde López Obrador hasta Claudia Rivera, pasando por Barbosa.

Una minoría más acuciosa ha advertido un tercer elemento: Cárdenas.

Algunos panistas piensan que la postulación del ex rector de la UDLAP como candidato a presidente municipal de Puebla por MC, como se sabe que se plantea en la cúpula nacional de ese partido, le restará posibilidades de triunfo al PAN.

Y tienen razón.

El panismo llegará más fortalecido a la contienda electoral del 2021 en la medida que pueda aglutinar a la mayoría de los votantes que desean la salida del Movimiento Regeneración Nacional, que se erija como única fuerza de oposición viable frente a la oferta de candidatos morenistas.

Cualquier candidato fuerte en otro partido de oposición le quitará puntos, y más si ese candidato se identifica con el perfil de abanderado que gusta a los blanquiazules, como Cárdenas.

El ex rector no ganaría la presidencia municipal de Puebla con MC, razona este sector minoritario del blanquiazul, pero sí podría hacer perder al PAN, al competirle de manera directa en un mismo sector del electorado.

Eso es muy posible.

De ahí deriva la inquietud de un grupo de panistas por acercarse a Cárdenas, para pedirle que no acepte la nominación que al parecer ya le han ofrecido en el partido político que ha asumido como propio el gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

Todavía no saben cómo hacerle, pero confían en que, una vez sentados con él, podrán convencerlo con un emotivo discurso, aderezado de un buen puñado de disculpas, y otra candidatura sobre la mesa, quizá una diputación federal. Lo que sea que le ofrezcan tendrá que ser consultado primero con el CEN y planteado hasta después de que pase la terrible contingencia sanitaria, que, por si alguna duda quedaba, no afectará solo a los ricos.

Twitter: @jorgerdzc

Correo: jrodriguez@elsoldepuebla.com.mx