/ viernes 28 de agosto de 2020

Entre Tuxtla y Boston

Con marcas propias, Grupo Costeño es un corporativo que pocos identifican, pero al que muchos han visitado en sus restaurantes y bares. Por ejemplo, el “Mochomo´s”, “Lázaro & Diego”, “Costeñito”, “Cantina la Treinta y Tres”, “Mercado Reforma” y “Hotaru”.

Uno de sus socios es Rodrigo Ruiz de Teresa Treviño, de 35 años de edad.

El joven egresado de la Universidad Iberoamericana es un empresario restaurantero que también ha tenido su paso por otro mundo, el del software Pegasus, vía una empresa de la que es socio, Balam Soluciones de Seguridad, cuyo domicilio corporativo se encuentra en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

La mayoría de las revistas del corazón coinciden en afirmar que Ruiz de Teresa fue novio de Anahí Giovanna Puente Portilla, actual esposa del senador Manuel Velasco, exgobernador de Chiapas.

A través de una subsidiaria de Balam, Tech Bull, Ruiz de Teresa vendió el software Pegasus a la ahora Fiscalía General de la República.

Sobrino de Guillermo Ruiz de Teresa, en su momento coordinador general de Puertos y Marina Mercante con Enrique Peña Nieto, y su amigo Asaf Zanzuri hicieron millonarios negocios con medio gabinete de Seguridad Pública.

A finales de 2014, la empresa italiana Hacking Team se enemistó con su eterno competidor NSO Group porque Asaf Zanzuri, hizo los enlaces para vender Pegasus en México. Y vaya que lo hicieron. Docenas de procuradurías y gobiernos estatales compraron ese software con el que masificaron el espionaje a toda suerte de adversarios, reales o ficticios.

Expertos en inteligencia consultados no descartaron que las huestes del joven Ruiz de Teresa fueron las que “robaron” el video en el que se muestra a Pío López Obrador, hermano del Presidente de la República, recibiendo dinero de un consultor, con fuertes vínculos chiapanecos, para variar.

Lo anterior hace pensar que Emilio Lozoya no es el único con amigos poderosos; al parecer, en Boston y en España también saben cocinar las cosas.

De las anécdotas que se cuentan

La influencia en las altas esferas del poder del exgobernador chiapaneco, Manuel Velasco, puede venir a menos y desaparecer en un corto plazo, si se confirma la sospecha de que él, en su momento, mandó a grabar la entrega de recursos al hermano menor del presidente López Obrador.

Los hechos, que hoy tienen en un problema al inquilino de Palacio Nacional, sucedieron en Chiapas en los tiempos que sólo Velasco mandaba en esa entidad.

Luego entonces, sólo el poderoso gobernador podría ordenar un “testigo” grabado de la “cooperación” ciudadana al movimiento de López Obrador en 2015.

Un ejemplo de esa influencia fue cuando personalmente, Manuel Velasco llevó al despacho de Julio Scherer, consejero Jurídico de Presidencia, al chiapaneco Raciel López, un día antes de que tomara posesión como secretario de Seguridad Pública en Puebla.

Antes de que hablara el futuro funcionario de Luis Miguel Barbosa, lo presentó con Scherer a quien el actual senador llama “padrino” y le dijo: “aquí lo traigo (a Raciel), para que se ponga a tus órdenes y lo que necesites”.

Esos niveles de atención y confianza en la cúpula del poder para el exgobernador chiapaneco, corren el riesgo de venirse abajo.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

Con marcas propias, Grupo Costeño es un corporativo que pocos identifican, pero al que muchos han visitado en sus restaurantes y bares. Por ejemplo, el “Mochomo´s”, “Lázaro & Diego”, “Costeñito”, “Cantina la Treinta y Tres”, “Mercado Reforma” y “Hotaru”.

Uno de sus socios es Rodrigo Ruiz de Teresa Treviño, de 35 años de edad.

El joven egresado de la Universidad Iberoamericana es un empresario restaurantero que también ha tenido su paso por otro mundo, el del software Pegasus, vía una empresa de la que es socio, Balam Soluciones de Seguridad, cuyo domicilio corporativo se encuentra en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

La mayoría de las revistas del corazón coinciden en afirmar que Ruiz de Teresa fue novio de Anahí Giovanna Puente Portilla, actual esposa del senador Manuel Velasco, exgobernador de Chiapas.

A través de una subsidiaria de Balam, Tech Bull, Ruiz de Teresa vendió el software Pegasus a la ahora Fiscalía General de la República.

Sobrino de Guillermo Ruiz de Teresa, en su momento coordinador general de Puertos y Marina Mercante con Enrique Peña Nieto, y su amigo Asaf Zanzuri hicieron millonarios negocios con medio gabinete de Seguridad Pública.

A finales de 2014, la empresa italiana Hacking Team se enemistó con su eterno competidor NSO Group porque Asaf Zanzuri, hizo los enlaces para vender Pegasus en México. Y vaya que lo hicieron. Docenas de procuradurías y gobiernos estatales compraron ese software con el que masificaron el espionaje a toda suerte de adversarios, reales o ficticios.

Expertos en inteligencia consultados no descartaron que las huestes del joven Ruiz de Teresa fueron las que “robaron” el video en el que se muestra a Pío López Obrador, hermano del Presidente de la República, recibiendo dinero de un consultor, con fuertes vínculos chiapanecos, para variar.

Lo anterior hace pensar que Emilio Lozoya no es el único con amigos poderosos; al parecer, en Boston y en España también saben cocinar las cosas.

De las anécdotas que se cuentan

La influencia en las altas esferas del poder del exgobernador chiapaneco, Manuel Velasco, puede venir a menos y desaparecer en un corto plazo, si se confirma la sospecha de que él, en su momento, mandó a grabar la entrega de recursos al hermano menor del presidente López Obrador.

Los hechos, que hoy tienen en un problema al inquilino de Palacio Nacional, sucedieron en Chiapas en los tiempos que sólo Velasco mandaba en esa entidad.

Luego entonces, sólo el poderoso gobernador podría ordenar un “testigo” grabado de la “cooperación” ciudadana al movimiento de López Obrador en 2015.

Un ejemplo de esa influencia fue cuando personalmente, Manuel Velasco llevó al despacho de Julio Scherer, consejero Jurídico de Presidencia, al chiapaneco Raciel López, un día antes de que tomara posesión como secretario de Seguridad Pública en Puebla.

Antes de que hablara el futuro funcionario de Luis Miguel Barbosa, lo presentó con Scherer a quien el actual senador llama “padrino” y le dijo: “aquí lo traigo (a Raciel), para que se ponga a tus órdenes y lo que necesites”.

Esos niveles de atención y confianza en la cúpula del poder para el exgobernador chiapaneco, corren el riesgo de venirse abajo.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de octubre de 2020

¿Dónde está el PAN?

Fernando Crisanto

viernes 16 de octubre de 2020

Pobre democracia

Fernando Crisanto

viernes 09 de octubre de 2020

Relaciones tóxicas

Fernando Crisanto

viernes 02 de octubre de 2020

Quieren el PRI

Fernando Crisanto

viernes 25 de septiembre de 2020

Una guerra sin cuartel

Fernando Crisanto

viernes 18 de septiembre de 2020

Dante y sus coqueteos

Fernando Crisanto

viernes 11 de septiembre de 2020

Los uniformes chiapanecos

Fernando Crisanto

Cargar Más