/ jueves 5 de septiembre de 2019

Grito patrio por aumento al pasaje

El verdadero grito patrio de los poblanos será al momento de enterarse del incremento oficial –probable de 2 pesos- que deberán pagar por el #pésimoservicio de las unidades viejas, sucias e inseguras del sistema de transporte público de Puebla.

Hablar del transporte público es un cuento de nunca terminar en donde los concesionarios siempre terminarán quedando a deberle al usuario y siempre saldrán perdiendo… aunque solo sea en el debate porque al final, en lo económico que es lo que más les importa, siempre terminan ganando, y si no es cierto, ¿por qué no venden o traspasan las concesiones que hoy tienen en su poder?

Más allá del aumento que autorice el gobierno estatal, el ajuste del precio debería estar sujeto no solo al compromiso o promesa al que los transportistas dirán ciegamente “sí acepto” a cambio de recibir el incremento; sino que debería sujeto al cumplimiento real del acuerdo. Los especialistas opinan que la Secretaría del Transporte y Movilidad debería de autorizar el ajuste en el precio pero condicionado al cumplimiento de los acuerdos.

Por ejemplo. Suponiendo que el aumento sea de 2 pesos, pues podría ser efectivo a partir de la fecha pactada pero solo al 50%, es decir el aumento de 1 peso. Para subir el siguiente 50% primero la autoridad hará una revisión de los compromisos pactados a los 6 meses y quienes hayan cumplido podrán aumentar el nuevo 1 peso, quienes incumplieron seguirán cobrando solo 7 pesos, pero tendrán otro periodo de gracia para ponerse al corriente, pero si al paso de esa segunda oportunidad siguen igual, entonces se les retira la concesión y listo, se le entrega a alguien nuevo en el giro. ¡¡¡órale, no suena mal!!!

Otra idea de los expertos es que haya estímulos para usuarios y para transportistas. Entre esos esquemas figuran los descuentos exclusivos para estudiantes y adultos mayores. También recomiendan descuentos y condonaciones en pagos de derechos a los concesionarios cumplidos y para aquellos que no registren accidentes, cumplan en la capacitación y modernización de unidades.

Quienes saben del complejo sistema de transporte sostienen que vivimos en un círculo vicioso. El pasajero pide mejorar el servicio, pero no quiere pagar más. Está dispuesto a pagar el aumento pero primero que se corrija el servicio. Los transportistas sí quieren mejorar todo a su alcance pero dicen que no tienen dinero para hacerlo, por lo que primero quieren aumento del pasaje y luego ya comenzarán los cambios. En fin, siempre lo mismo y el servicio no mejora.

Respecto al precio. Sería ideal que aumentara solo 1 peso pero esa cantidad difícilmente resarcirá 10 años sin incremento. Aumentarlo a 9 pesos sería una locura, sería un aumento del 50%. Los $8.50 significaría un riesgo de que el chofer NO regrese el cambio en moneda de poco manejo. Además el gobernador dijo que el aumento no será de $8,50. La lógica indica que será de 2 pesos para que el precio quede en $8.00 y al final eso significará un ajuste real superior al 30% ¡Ya veremos!

Urge reestructuración

Con base en estudios académicos, sabemos que el 75% de más de 270 rutas de la zona metropolitana llega al centro de la ciudad por razones de trabajo, estudios, negocios, reuniones y más. A eso llegan los usuarios.

Se sabe cuáles vialidades concentran el mayor flujo de unidades en donde el 90% de los vehículos en circulación son particulares y solo el 10% son de transporte masivo; pero si estos datos básicos indican que estas son las razones de embotellamientos que atrofian y contaminan la ciudad, ¿Por qué la autoridad no ha hecho una reestructuración del sistema?

Hay muchas preguntas ¿Por qué tooodas las rutas del transporte tienen que atravesar la 10 o la 12 oriente-poniente en el centro y cuyo paso por la zona significa recorridos de hasta 40 minutos? ¿Por qué todos los derroteros llegan al centro para congestionarlo más? ¿Por qué no se fortalece a los sistemas troncales del RUTA con más unidades? Ese sistema es bueno y es tal su utilidad y eficacia que el mismo gobernador Luis Miguel Barbosa ya adelantó que habrá una línea 4.

El sistema RUTA puede mejorarse dicen los especialistas. Puede ser fortalecido desde las unidades alimentadoras, pero lo que urge es que haya más unidades en el sistema central pues de nada sirve que los carros vayan a buena velocidad si los usuarios tienen que esperar hasta 30 minutos para abordarlo porque van al full o bien tardan en pasar.

Pese a la resistencia de los usuarios al inicio del servicio, hoy es más generalizada la aceptación del RUTA, pero sería de agradecerse si fuera fortalecido con más unidades doble vagón o camiones que vayan uno tras otro para aumentar la capacidad de movilidad y satisfacer las demandas diarias a toda hora.

Ya veremos si con el paso del tiempo en la dependencia a cargo llama a los estudiosos, académicos y universitarios que en sus escritorios tienen estudios y proyectos viables para mejorar el servicio que hoy deja mucho de que desear y en donde el lucro económico y político siempre ha reinado.

Como es costumbre, le recuerdo que tenemos abierto el changarro las 24 horas. Si quiere compartir chismes, ocurrencias y uno que otro tip, siempre son bienvenidos en Twitter @ferabrajan1 y en fabrajan@hotmail.com

El verdadero grito patrio de los poblanos será al momento de enterarse del incremento oficial –probable de 2 pesos- que deberán pagar por el #pésimoservicio de las unidades viejas, sucias e inseguras del sistema de transporte público de Puebla.

Hablar del transporte público es un cuento de nunca terminar en donde los concesionarios siempre terminarán quedando a deberle al usuario y siempre saldrán perdiendo… aunque solo sea en el debate porque al final, en lo económico que es lo que más les importa, siempre terminan ganando, y si no es cierto, ¿por qué no venden o traspasan las concesiones que hoy tienen en su poder?

Más allá del aumento que autorice el gobierno estatal, el ajuste del precio debería estar sujeto no solo al compromiso o promesa al que los transportistas dirán ciegamente “sí acepto” a cambio de recibir el incremento; sino que debería sujeto al cumplimiento real del acuerdo. Los especialistas opinan que la Secretaría del Transporte y Movilidad debería de autorizar el ajuste en el precio pero condicionado al cumplimiento de los acuerdos.

Por ejemplo. Suponiendo que el aumento sea de 2 pesos, pues podría ser efectivo a partir de la fecha pactada pero solo al 50%, es decir el aumento de 1 peso. Para subir el siguiente 50% primero la autoridad hará una revisión de los compromisos pactados a los 6 meses y quienes hayan cumplido podrán aumentar el nuevo 1 peso, quienes incumplieron seguirán cobrando solo 7 pesos, pero tendrán otro periodo de gracia para ponerse al corriente, pero si al paso de esa segunda oportunidad siguen igual, entonces se les retira la concesión y listo, se le entrega a alguien nuevo en el giro. ¡¡¡órale, no suena mal!!!

Otra idea de los expertos es que haya estímulos para usuarios y para transportistas. Entre esos esquemas figuran los descuentos exclusivos para estudiantes y adultos mayores. También recomiendan descuentos y condonaciones en pagos de derechos a los concesionarios cumplidos y para aquellos que no registren accidentes, cumplan en la capacitación y modernización de unidades.

Quienes saben del complejo sistema de transporte sostienen que vivimos en un círculo vicioso. El pasajero pide mejorar el servicio, pero no quiere pagar más. Está dispuesto a pagar el aumento pero primero que se corrija el servicio. Los transportistas sí quieren mejorar todo a su alcance pero dicen que no tienen dinero para hacerlo, por lo que primero quieren aumento del pasaje y luego ya comenzarán los cambios. En fin, siempre lo mismo y el servicio no mejora.

Respecto al precio. Sería ideal que aumentara solo 1 peso pero esa cantidad difícilmente resarcirá 10 años sin incremento. Aumentarlo a 9 pesos sería una locura, sería un aumento del 50%. Los $8.50 significaría un riesgo de que el chofer NO regrese el cambio en moneda de poco manejo. Además el gobernador dijo que el aumento no será de $8,50. La lógica indica que será de 2 pesos para que el precio quede en $8.00 y al final eso significará un ajuste real superior al 30% ¡Ya veremos!

Urge reestructuración

Con base en estudios académicos, sabemos que el 75% de más de 270 rutas de la zona metropolitana llega al centro de la ciudad por razones de trabajo, estudios, negocios, reuniones y más. A eso llegan los usuarios.

Se sabe cuáles vialidades concentran el mayor flujo de unidades en donde el 90% de los vehículos en circulación son particulares y solo el 10% son de transporte masivo; pero si estos datos básicos indican que estas son las razones de embotellamientos que atrofian y contaminan la ciudad, ¿Por qué la autoridad no ha hecho una reestructuración del sistema?

Hay muchas preguntas ¿Por qué tooodas las rutas del transporte tienen que atravesar la 10 o la 12 oriente-poniente en el centro y cuyo paso por la zona significa recorridos de hasta 40 minutos? ¿Por qué todos los derroteros llegan al centro para congestionarlo más? ¿Por qué no se fortalece a los sistemas troncales del RUTA con más unidades? Ese sistema es bueno y es tal su utilidad y eficacia que el mismo gobernador Luis Miguel Barbosa ya adelantó que habrá una línea 4.

El sistema RUTA puede mejorarse dicen los especialistas. Puede ser fortalecido desde las unidades alimentadoras, pero lo que urge es que haya más unidades en el sistema central pues de nada sirve que los carros vayan a buena velocidad si los usuarios tienen que esperar hasta 30 minutos para abordarlo porque van al full o bien tardan en pasar.

Pese a la resistencia de los usuarios al inicio del servicio, hoy es más generalizada la aceptación del RUTA, pero sería de agradecerse si fuera fortalecido con más unidades doble vagón o camiones que vayan uno tras otro para aumentar la capacidad de movilidad y satisfacer las demandas diarias a toda hora.

Ya veremos si con el paso del tiempo en la dependencia a cargo llama a los estudiosos, académicos y universitarios que en sus escritorios tienen estudios y proyectos viables para mejorar el servicio que hoy deja mucho de que desear y en donde el lucro económico y político siempre ha reinado.

Como es costumbre, le recuerdo que tenemos abierto el changarro las 24 horas. Si quiere compartir chismes, ocurrencias y uno que otro tip, siempre son bienvenidos en Twitter @ferabrajan1 y en fabrajan@hotmail.com

jueves 21 de noviembre de 2019

Castigos en tiempos de la 4T

jueves 07 de noviembre de 2019

¡Habemus ombusman!

jueves 24 de octubre de 2019

Ganó Jesús Zaldívar, pero…

jueves 17 de octubre de 2019

Reversa al tarifazo

jueves 03 de octubre de 2019

Inviable aumentar pasaje justo ahora

jueves 26 de septiembre de 2019

Urge voluntad para reestructurar el transporte

jueves 12 de septiembre de 2019

¡¡¡Siéntese señor!!!

jueves 05 de septiembre de 2019

Grito patrio por aumento al pasaje

jueves 29 de agosto de 2019

Oportunidad para Puebla capital

Cargar Más