/ jueves 7 de enero de 2021

La dama y los generales

Rosa Icela Rodríguez tendrá que aprender a la brevedad la terminología militar básica para que no le suceda lo que le pasaba a su antecesor al frente de la secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Su pasado como reportera ha sido un factor que le ha ayudado en su carrera como funcionaria pública, es una mujer que sabe escuchar y conoce la importancia de la observación estructurada.

Si a Alfonso Durazo, neofito en materia de seguridad, había que explicarle las diferencias entre una sección, un pelotón y para qué sirve una compañía, a la nueva titular de seguridad del país no le costará esfuerzo entender que la Guardia Nacional por su funcionamiento y operatividad es cien por ciento militar, manejan su propia terminología muy distinta a la que usan los cuerpos policiacos civiles.

De ahí que lo básico lo sepa a la brevedad pues tiene pocas semanas que llegó a su despacho para ponerse al tanto de la agenda de seguridad. A estas alturas ya debe de estar informada del desarrollo que han tenido los conflictos que atraviesan amplas regiones del territorio nacional donde la escalada de violencia ha alcanzado niveles que amenazan con estallido.

Basta con voltear a ver Michoacán. Si lo que se vivió en la Tierra Caliente en 2014 cuando el surgimiento de los autodefensas puso en jaque a las fuerzas federales y al Ejército, con varios municipios tomados por civiles armados para expulsar a las bandas del crimen organizado, lo que se ha gestado en las últimas semanas del año para algunos analistas pasa como un aviso de que “algo grave está por ocurrir”.

La agenda mediática podrá estar copada desde temprano por las ocurrencias del inquilino de Palacio Nacional, que cada mañana se encarga de marcar el ritmo de la discusión pública. Pero la realidad que tanto molesta a López Obrador no ha dejado de lanzar avisos de que los conflictos están por desbordarse.

Haciendo de lado la propaganda criminal de la organización que se hace llamar Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que en días pasados volvió a lanzar amenazas contra los antiguos traficantes de droga que por generaciones han controlado esta zona a los que identifican como “Carteles Unidos Michoacán”, los enfrentamientos, balaceras, asesinatos y bloqueos de vías de comunicación se han incrementado en el último año.

En los últimos meses no hay un solo lugar en todo el país donde hayan sido detectados mercenarios guatemaltecos y colombianos, presuntos militares desertores, como ocurrió en abril pasado durante un enfrentamiento entre la Guardia Nacional y hombres armados en Aguililla.

Estos sujetos eran hombres al servicio de Nemesio Oseguera Cervantes, alias el Mencho, el sanguinario cabecilla del CJNG nacido hace 54 años en Aguilla, quien busca el control de su estado natal. Su captura es uno de los “objetivos” del gobierno desde hace una década. ¿Tocará a la titular de seguridad y a los generales al frente de la Guardia Nacional y en el Centro Nacional de Inteligencia, dar con este personaje?

Por lo pronto es la pista que se menciona detrás del asesinato en Puerto Vallarta del ex gobernador de Jalisco Aristóteles Sandoval.

@velediaz424

Rosa Icela Rodríguez tendrá que aprender a la brevedad la terminología militar básica para que no le suceda lo que le pasaba a su antecesor al frente de la secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Su pasado como reportera ha sido un factor que le ha ayudado en su carrera como funcionaria pública, es una mujer que sabe escuchar y conoce la importancia de la observación estructurada.

Si a Alfonso Durazo, neofito en materia de seguridad, había que explicarle las diferencias entre una sección, un pelotón y para qué sirve una compañía, a la nueva titular de seguridad del país no le costará esfuerzo entender que la Guardia Nacional por su funcionamiento y operatividad es cien por ciento militar, manejan su propia terminología muy distinta a la que usan los cuerpos policiacos civiles.

De ahí que lo básico lo sepa a la brevedad pues tiene pocas semanas que llegó a su despacho para ponerse al tanto de la agenda de seguridad. A estas alturas ya debe de estar informada del desarrollo que han tenido los conflictos que atraviesan amplas regiones del territorio nacional donde la escalada de violencia ha alcanzado niveles que amenazan con estallido.

Basta con voltear a ver Michoacán. Si lo que se vivió en la Tierra Caliente en 2014 cuando el surgimiento de los autodefensas puso en jaque a las fuerzas federales y al Ejército, con varios municipios tomados por civiles armados para expulsar a las bandas del crimen organizado, lo que se ha gestado en las últimas semanas del año para algunos analistas pasa como un aviso de que “algo grave está por ocurrir”.

La agenda mediática podrá estar copada desde temprano por las ocurrencias del inquilino de Palacio Nacional, que cada mañana se encarga de marcar el ritmo de la discusión pública. Pero la realidad que tanto molesta a López Obrador no ha dejado de lanzar avisos de que los conflictos están por desbordarse.

Haciendo de lado la propaganda criminal de la organización que se hace llamar Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que en días pasados volvió a lanzar amenazas contra los antiguos traficantes de droga que por generaciones han controlado esta zona a los que identifican como “Carteles Unidos Michoacán”, los enfrentamientos, balaceras, asesinatos y bloqueos de vías de comunicación se han incrementado en el último año.

En los últimos meses no hay un solo lugar en todo el país donde hayan sido detectados mercenarios guatemaltecos y colombianos, presuntos militares desertores, como ocurrió en abril pasado durante un enfrentamiento entre la Guardia Nacional y hombres armados en Aguililla.

Estos sujetos eran hombres al servicio de Nemesio Oseguera Cervantes, alias el Mencho, el sanguinario cabecilla del CJNG nacido hace 54 años en Aguilla, quien busca el control de su estado natal. Su captura es uno de los “objetivos” del gobierno desde hace una década. ¿Tocará a la titular de seguridad y a los generales al frente de la Guardia Nacional y en el Centro Nacional de Inteligencia, dar con este personaje?

Por lo pronto es la pista que se menciona detrás del asesinato en Puerto Vallarta del ex gobernador de Jalisco Aristóteles Sandoval.

@velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS