/ jueves 11 de febrero de 2021

La DEA en Sinaloa

Fue un golpe con repercusiones en las precampañas electorales a la gubernatura de Sinaloa. El pasado 29 de enero la Marina incautó la producción de fentanilo y mentafetaminas de varias semanas de los laboratorios localizados en una zona controlada por las huestes de Ismael el Mayo Zambada.

La reacción fue inusitada, el miércoles 3 de febrero un comando atacó a tiros a un grupo de agentes federales a las afueras de un céntrico hotel en Culiacán. No hubo heridos ni muertos, pero la balacera ocurrió en una área “libre” de cámaras de videovigilancia, las cuales habían sido sacadas de circulación con ráfagas de fusiles de asalto durante los “festejos” de fin de año.

El último viernes de enero una fuerza de reacción de la Marina interceptó una lancha rápida en las inmediaciones el puerto de Topolobampo. La nave había salido horas antes de Las Arenitas, en la comunidad de Eldorado, en el municipio de Culiacán. Esta zona es conocida por ser el área del Mar de Cortés que conecta con las rutas marítimas de Baja California Sur, con vigilancia especial e las agencias estadounidenses pues está a 480 millas de la frontera.

La Marina incautó dos y media toneladas de mentanfetaminas y 100 mil pastillas de fentanilo con un valor aproximado a los 90 millones de dólares. Hubo dos personas detenidas, José Gastelum Torres y Freddy Alejandro Gastelum Vega, ambos forman parte de la cooperativa pesquera Pescadores Libres de Nico, y están dados de alta en el padrón de beneficiarios del Programa Estatal de Empleo Temporal Pesquero 2020.

Este programa lo puso en marcha Sergio Torres Félix, entonces secretario de Acultura y Pesca de Sinaloa, quien renunció a su cargo hace unos meses después de que en el PRI rechazaran sus aspiraciones de ser el candidato a la gubernatura del estado.

Torres Félix, quien fue señalado hace unos días de utilizar empresas fantasma para facturar compras del ayuntamiento de Culiacán cuando fue alcalde, renunció al PRI y se enroló en el partido Movimiento Ciudadano, quien lo lanzó como precandidato a la gubernatura. Tras conocerse que benefició con recursos a la cooperativa pesquera y a los dos individuos detenidos con droga, el político hizo mutis.

Lo que más llamó la atención de esta operación fue que se realizó como parte de la Iniciativa Fuerza de Ataque que es operada por los Grupos de Tareas Antidrogas del Crimen Organizado (OCDETF), una iniciativa interinstitucional entre varias agencias estadounidenses que realizan trabajos de inteligencia para investigar y desmantelar operaciones de organizaciones criminales transnacionales.

El caso fue presentado la semana pasada en la Corte del distrito sur de Nueva York, donde quedó reflejado que las agencias estadounidenses encabezadas por la DEA trabajan de cerca con la Marina y no con el Ejército, tras el affaire Cienfuegos, con quienes comparten información de inteligencia como la que llevó al decomiso de droga en la costa sinaloense.

No está claro si en esta operación los agentes se apegaron al nuevo marco legal para las agencias extranjeras aprobado en meses pasados por el Congreso de la Unión. Lo único visible fue que la DEA sigue con agentes encubiertos en México para operaciones de alto impacto.

Twitter: @velediaz424

Fue un golpe con repercusiones en las precampañas electorales a la gubernatura de Sinaloa. El pasado 29 de enero la Marina incautó la producción de fentanilo y mentafetaminas de varias semanas de los laboratorios localizados en una zona controlada por las huestes de Ismael el Mayo Zambada.

La reacción fue inusitada, el miércoles 3 de febrero un comando atacó a tiros a un grupo de agentes federales a las afueras de un céntrico hotel en Culiacán. No hubo heridos ni muertos, pero la balacera ocurrió en una área “libre” de cámaras de videovigilancia, las cuales habían sido sacadas de circulación con ráfagas de fusiles de asalto durante los “festejos” de fin de año.

El último viernes de enero una fuerza de reacción de la Marina interceptó una lancha rápida en las inmediaciones el puerto de Topolobampo. La nave había salido horas antes de Las Arenitas, en la comunidad de Eldorado, en el municipio de Culiacán. Esta zona es conocida por ser el área del Mar de Cortés que conecta con las rutas marítimas de Baja California Sur, con vigilancia especial e las agencias estadounidenses pues está a 480 millas de la frontera.

La Marina incautó dos y media toneladas de mentanfetaminas y 100 mil pastillas de fentanilo con un valor aproximado a los 90 millones de dólares. Hubo dos personas detenidas, José Gastelum Torres y Freddy Alejandro Gastelum Vega, ambos forman parte de la cooperativa pesquera Pescadores Libres de Nico, y están dados de alta en el padrón de beneficiarios del Programa Estatal de Empleo Temporal Pesquero 2020.

Este programa lo puso en marcha Sergio Torres Félix, entonces secretario de Acultura y Pesca de Sinaloa, quien renunció a su cargo hace unos meses después de que en el PRI rechazaran sus aspiraciones de ser el candidato a la gubernatura del estado.

Torres Félix, quien fue señalado hace unos días de utilizar empresas fantasma para facturar compras del ayuntamiento de Culiacán cuando fue alcalde, renunció al PRI y se enroló en el partido Movimiento Ciudadano, quien lo lanzó como precandidato a la gubernatura. Tras conocerse que benefició con recursos a la cooperativa pesquera y a los dos individuos detenidos con droga, el político hizo mutis.

Lo que más llamó la atención de esta operación fue que se realizó como parte de la Iniciativa Fuerza de Ataque que es operada por los Grupos de Tareas Antidrogas del Crimen Organizado (OCDETF), una iniciativa interinstitucional entre varias agencias estadounidenses que realizan trabajos de inteligencia para investigar y desmantelar operaciones de organizaciones criminales transnacionales.

El caso fue presentado la semana pasada en la Corte del distrito sur de Nueva York, donde quedó reflejado que las agencias estadounidenses encabezadas por la DEA trabajan de cerca con la Marina y no con el Ejército, tras el affaire Cienfuegos, con quienes comparten información de inteligencia como la que llevó al decomiso de droga en la costa sinaloense.

No está claro si en esta operación los agentes se apegaron al nuevo marco legal para las agencias extranjeras aprobado en meses pasados por el Congreso de la Unión. Lo único visible fue que la DEA sigue con agentes encubiertos en México para operaciones de alto impacto.

Twitter: @velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS