/ domingo 17 de mayo de 2020

La educación de la cuarentena

Después de Semana Santa (del 6 al 17 de abril), fue anunciado por el Secretario de Educación Esteban Moctezuma el regreso a clases (desde la casa) a partir del 20 de abril, para que el ciclo escolar 2019-2020 no se perdiera y los alumnos aprendieran lo necesario con el programa “Aprende en casa”. El ambicioso objetivo propuso un horario diferenciado para niños de preescolar y primaria, secundaria y bachillerato, todas etapas de la formación educativa. Para la educación superior la dinámica cambia un poco, pero el objetivo es esencialmente el mismo ¿Se logrará?

Sólo con las experiencias cercanas de sobrinas y compañeros de trabajo con niños en preescolar y primaria, es posible valorar primero al maestro. Tal vez ha sabido de lo frustrante que puede resultar no saber qué hacer con los niños todos los días, las 24 horas del día. Si ya de por sí los fines de semana resultaban caóticos con niños despiertos desde las 6 de la mañana y con resistencia a dormirse a las 9 o 10 de la noche porque hay infinidad de posibilidades de juego en la imaginación infantil.

Como se ha repetido en innumerables ocasiones, la educación se aprende en el seno familiar. Es ahí donde se cocina la personalidad de la niña y el niño, porque la escuela es sólo para adquirir conocimientos. Entonces, la cuarentena nos permitió regresar al centro, identificar y sensibilizarnos en la educación, en el mejor de los casos. El otro lado es el hogar donde la intolerancia se vive cada instante, incluso genera violencia, persisten los gritos y la incomprensión.

En marzo se registraron en los 32 estados del país, 115 mil 614 llamadas de emergencia por incidentes como abuso sexual, acoso sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Todas las cifras tuvieron un aumento respecto al mes de febrero y enero, en los que sobresalen el Estado de México, la Ciudad de México, Chihuahua, sólo en violencia contra la mujer.

¿Qué puede aprender de la escuela, con todos los esfuerzos que hagan los maestros para arrancar enseñanza a distancia, en un ambiente de violencia? El resultado puede ser frustrante. Las virtudes brillan por su ausencia en estos escenarios y la Cartilla Moral que se lanzó el gobierno federal el 14 de enero de 2019 y que repartió a 8.5 millones de adultos mayores (en primera instancia), puede seguir empolvada, porque no es usual que se aborde en una sociedad del posneoliberalismo.

Los maestros de educación preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, han tenido que incursionar en la enseñanza a distancia, no siempre con éxito, porque se imponen las barreras de la tecnología, amén de las barreras técnicas que impone la web misma. Pero también los padres, han tenido que apresurar el ingreso de los niños al aprendizaje virtual; ya no es sólo jugar con el celular, la tableta o computadora, lo que tienen acceso a alguno de esos aparatos. Así que, después de un mes, se va normalizando el proyecto y el ciclo escolar llega a su fin en junio. Pero nadie puede regresar a las aulas todavía, el nuevo ciclo iniciará el 7 de septiembre; los maestros se reincorporarán del 3 al 7 de agosto a las áreas administrativas para tomar cursos de capacitación y sanitización ante la nueva realidad que se abre por la presencia del COVID-19.

Los padres, también, regresarán a sus trabajos, los que lograron conservarlos, y prevé un curso de regularización. Aun así, no hay garantía en el aprendizaje de los niños, porque la educación es también un proceso integral. Veremos. Como sea, felicidades a los maestros ahora revalorados.

*Politóloga, profesora-investigadora. Miembro Fundadora de la AMECIP. Mail: margarita_arguelles@hotmail.com

Después de Semana Santa (del 6 al 17 de abril), fue anunciado por el Secretario de Educación Esteban Moctezuma el regreso a clases (desde la casa) a partir del 20 de abril, para que el ciclo escolar 2019-2020 no se perdiera y los alumnos aprendieran lo necesario con el programa “Aprende en casa”. El ambicioso objetivo propuso un horario diferenciado para niños de preescolar y primaria, secundaria y bachillerato, todas etapas de la formación educativa. Para la educación superior la dinámica cambia un poco, pero el objetivo es esencialmente el mismo ¿Se logrará?

Sólo con las experiencias cercanas de sobrinas y compañeros de trabajo con niños en preescolar y primaria, es posible valorar primero al maestro. Tal vez ha sabido de lo frustrante que puede resultar no saber qué hacer con los niños todos los días, las 24 horas del día. Si ya de por sí los fines de semana resultaban caóticos con niños despiertos desde las 6 de la mañana y con resistencia a dormirse a las 9 o 10 de la noche porque hay infinidad de posibilidades de juego en la imaginación infantil.

Como se ha repetido en innumerables ocasiones, la educación se aprende en el seno familiar. Es ahí donde se cocina la personalidad de la niña y el niño, porque la escuela es sólo para adquirir conocimientos. Entonces, la cuarentena nos permitió regresar al centro, identificar y sensibilizarnos en la educación, en el mejor de los casos. El otro lado es el hogar donde la intolerancia se vive cada instante, incluso genera violencia, persisten los gritos y la incomprensión.

En marzo se registraron en los 32 estados del país, 115 mil 614 llamadas de emergencia por incidentes como abuso sexual, acoso sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Todas las cifras tuvieron un aumento respecto al mes de febrero y enero, en los que sobresalen el Estado de México, la Ciudad de México, Chihuahua, sólo en violencia contra la mujer.

¿Qué puede aprender de la escuela, con todos los esfuerzos que hagan los maestros para arrancar enseñanza a distancia, en un ambiente de violencia? El resultado puede ser frustrante. Las virtudes brillan por su ausencia en estos escenarios y la Cartilla Moral que se lanzó el gobierno federal el 14 de enero de 2019 y que repartió a 8.5 millones de adultos mayores (en primera instancia), puede seguir empolvada, porque no es usual que se aborde en una sociedad del posneoliberalismo.

Los maestros de educación preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, han tenido que incursionar en la enseñanza a distancia, no siempre con éxito, porque se imponen las barreras de la tecnología, amén de las barreras técnicas que impone la web misma. Pero también los padres, han tenido que apresurar el ingreso de los niños al aprendizaje virtual; ya no es sólo jugar con el celular, la tableta o computadora, lo que tienen acceso a alguno de esos aparatos. Así que, después de un mes, se va normalizando el proyecto y el ciclo escolar llega a su fin en junio. Pero nadie puede regresar a las aulas todavía, el nuevo ciclo iniciará el 7 de septiembre; los maestros se reincorporarán del 3 al 7 de agosto a las áreas administrativas para tomar cursos de capacitación y sanitización ante la nueva realidad que se abre por la presencia del COVID-19.

Los padres, también, regresarán a sus trabajos, los que lograron conservarlos, y prevé un curso de regularización. Aun así, no hay garantía en el aprendizaje de los niños, porque la educación es también un proceso integral. Veremos. Como sea, felicidades a los maestros ahora revalorados.

*Politóloga, profesora-investigadora. Miembro Fundadora de la AMECIP. Mail: margarita_arguelles@hotmail.com

domingo 02 de agosto de 2020

Lecciones del Covid-19

domingo 26 de julio de 2020

El rostro de la supervivencia

domingo 19 de julio de 2020

¿Batalla perdida?

domingo 12 de julio de 2020

Reclasificación de la pandemia

domingo 05 de julio de 2020

La elección que no es elección

domingo 28 de junio de 2020

La violencia como otra pandemia

domingo 21 de junio de 2020

La autoridad como timonel

domingo 14 de junio de 2020

Lo que la Pandemia se llevó

domingo 07 de junio de 2020

El hilo conductor del racismo

Cargar Más