/ viernes 5 de marzo de 2021

La fundación es el botín

Un conflicto legal, civil y penal, que tiene por lo menos siete años al interior de la familia Jenkins por la disputa del dominio de la herencia paterna que se asignó a la Fundación Mary Street Jenkins, reapareció esta semana en el escenario judicial mexicano.

El pasado lunes, la revista Forbes publicó “Giran órdenes de aprehensión contra familia Jenkins de Landa por lavado de dinero” en la que autoridades del estado de Puebla han estado involucradas, directa o indirectamente, porque al tener su residencia aquí era vigilada, y a pesar de eso sus recursos millonarios fueron trasladados a otra fundación.

“La Fiscalía General de la República encontró que Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa lavaron 14 mil millones de pesos propiedad de la Fundación Mary Street Jenkins”, la denuncia es de un integrante de la misma familia Jenkins Landa, el primogénito Guillermo.

Don Manuel Espinosa Yglesias, quien fue el primer presidente de la Fundación Mary Street Jenkins, no se atrevió a modificar sus estatutos.

Guillermo Jenkins de Landa, el mayor de sus nietos, no pudo lograr con sus demandas la nulidad de los actos corporativos empujados por su padre Guillermo Jenkins Anstead, su madre Elodia Sofía de Landa de Jenkins y sus hermanos Roberto, Juan Carlos, Margarita y María Elodia.

El 9 de mayo de 2014, el columnista Alberto Aguilar publicó en Milenio:

“De entrada, para que toda la familia tuviera cabida en el Consejo de la Fundación, situación a la que se opone el primogénito, el número de miembros del patronato se amplió de 5 a 7. También se puso un límite máximo de 80 años de edad para pertenecer, situación que obviamente no cumple el propio Jenkins Anstead con 83 (vivía en ese momento) …

“Jenkins de Landa también está convencido de que su familia tampoco llena el expertis profesional que se requiere, sobre todo en la parte financiera, máxime el enorme patrimonio económico que maneja la Mary Street Jenkins y en las otras tres fundaciones, entre ellas la de la Universidad de las Américas.

“Se hace ver que Guillermo Óscar Jenkins creó precisamente la fundación porque no estaba de acuerdo en ceder su enorme fortuna a sus descendientes directos”.

En 1995, Espinosa Yglesias escribió que en la cláusula sexta del testamento de su amigo éste declaró: “Siempre he tenido la firme convicción de que en bien de los hijos los padres no deben dejarles grandes fortunas como herencia”.

Sin embargo, les legó mil dólares mensuales a cada uno de por vida, suma que con el tiempo el propio Espinoza Yglesias y su hija Ángeles aumentaron.

En cuanto a las denuncias penales, el único miembro que se opuso a que su familia tome por completo el control de las fundaciones, detectó la utilización del patrimonio de la Mary Street Jenkins para pagar a los abogados que fueron contratados para contrarrestarlo.

“Según la acusación que ahora se desahoga en tribunales, la familia habría dirigido 2 millones de dólares al proyecto inmobiliario Reforma Bicentenario que se construye entre Reforma e Insurgentes en el DF, para desde ahí desviarlos y sufragar su defensa legal.

“Además el propio Jenkins de Landa se sumó a otra denuncia que existe por un posible daño al patrimonio de la Fundación de la Universidad de las Américas”.

Fue Amado Llaguno, en su calidad de presidente de la Junta de Beneficencia de Puebla, quien aprobó los cambios a la Fundación Jenkins y favoreció a los Landa.

En la denuncia que generó las órdenes de aprehensión se establece que la familia Jenkins de Landa, junto con otras personas despojaron a la Fundación de un patrimonio, que asciende a más de 14 mil millones de pesos.

“El desfalco multimillonario se llevó a cabo mediante una donación simulada en favor de Fundación Bienestar de Filantropía, una institución controlada por la familia Jenkins de Landa”.

El abogado Guillermo Barradas, representante legal de la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada del estado de Puebla, declaró que la FGR tiene aseguradas diversas propiedades con un valor de alrededor de 400 y 500 millones de dólares que pertenecen a la Fundación y la Fiscalía estatal cuenta con una carpeta de investigación por el presunto delito de administración fraudulenta por dejar sin patrimonio a la Mary Street Jenkins.

Elodia Sofía de Landa de Jenkins, madre de Guillermo, lamentó en una carta pública la postura de su primogénito y dijo que son falsas las acusaciones de desvío de recursos de la fundación y señaló que el patrimonio de la Jenkins está en buen resguardo y se peleará hasta lo último para que siga su camino en obras de asistencia social,

Los demandados, ahora con órdenes de aprehensión en su contra, radican en California. La disputa con su hijo y hermano Guillermo continuará porque en el fondo es la disputa de miles de millones de dólares, algo que quien los generó, el abuelo William, no les quiso heredar.

DE LAS ANÉCDOTAS QUE SE CUENTAN

Para su conocimiento.

El actual Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, litigó contra la Fundación Jenkins y le ganó el dominio Universidad de las Américas, cuya sede está en la Ciudad de México,

Esa es la razón por la que apareció de un día para otro la denominación “Universidad de las Américas-Puebla/UDLAP”, cuando ambas eran la misma y una sola.

Gertz Manero, ahora juez y parte en el conflicto de los Jenkins, es el dueño de la UDLA.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

Un conflicto legal, civil y penal, que tiene por lo menos siete años al interior de la familia Jenkins por la disputa del dominio de la herencia paterna que se asignó a la Fundación Mary Street Jenkins, reapareció esta semana en el escenario judicial mexicano.

El pasado lunes, la revista Forbes publicó “Giran órdenes de aprehensión contra familia Jenkins de Landa por lavado de dinero” en la que autoridades del estado de Puebla han estado involucradas, directa o indirectamente, porque al tener su residencia aquí era vigilada, y a pesar de eso sus recursos millonarios fueron trasladados a otra fundación.

“La Fiscalía General de la República encontró que Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa lavaron 14 mil millones de pesos propiedad de la Fundación Mary Street Jenkins”, la denuncia es de un integrante de la misma familia Jenkins Landa, el primogénito Guillermo.

Don Manuel Espinosa Yglesias, quien fue el primer presidente de la Fundación Mary Street Jenkins, no se atrevió a modificar sus estatutos.

Guillermo Jenkins de Landa, el mayor de sus nietos, no pudo lograr con sus demandas la nulidad de los actos corporativos empujados por su padre Guillermo Jenkins Anstead, su madre Elodia Sofía de Landa de Jenkins y sus hermanos Roberto, Juan Carlos, Margarita y María Elodia.

El 9 de mayo de 2014, el columnista Alberto Aguilar publicó en Milenio:

“De entrada, para que toda la familia tuviera cabida en el Consejo de la Fundación, situación a la que se opone el primogénito, el número de miembros del patronato se amplió de 5 a 7. También se puso un límite máximo de 80 años de edad para pertenecer, situación que obviamente no cumple el propio Jenkins Anstead con 83 (vivía en ese momento) …

“Jenkins de Landa también está convencido de que su familia tampoco llena el expertis profesional que se requiere, sobre todo en la parte financiera, máxime el enorme patrimonio económico que maneja la Mary Street Jenkins y en las otras tres fundaciones, entre ellas la de la Universidad de las Américas.

“Se hace ver que Guillermo Óscar Jenkins creó precisamente la fundación porque no estaba de acuerdo en ceder su enorme fortuna a sus descendientes directos”.

En 1995, Espinosa Yglesias escribió que en la cláusula sexta del testamento de su amigo éste declaró: “Siempre he tenido la firme convicción de que en bien de los hijos los padres no deben dejarles grandes fortunas como herencia”.

Sin embargo, les legó mil dólares mensuales a cada uno de por vida, suma que con el tiempo el propio Espinoza Yglesias y su hija Ángeles aumentaron.

En cuanto a las denuncias penales, el único miembro que se opuso a que su familia tome por completo el control de las fundaciones, detectó la utilización del patrimonio de la Mary Street Jenkins para pagar a los abogados que fueron contratados para contrarrestarlo.

“Según la acusación que ahora se desahoga en tribunales, la familia habría dirigido 2 millones de dólares al proyecto inmobiliario Reforma Bicentenario que se construye entre Reforma e Insurgentes en el DF, para desde ahí desviarlos y sufragar su defensa legal.

“Además el propio Jenkins de Landa se sumó a otra denuncia que existe por un posible daño al patrimonio de la Fundación de la Universidad de las Américas”.

Fue Amado Llaguno, en su calidad de presidente de la Junta de Beneficencia de Puebla, quien aprobó los cambios a la Fundación Jenkins y favoreció a los Landa.

En la denuncia que generó las órdenes de aprehensión se establece que la familia Jenkins de Landa, junto con otras personas despojaron a la Fundación de un patrimonio, que asciende a más de 14 mil millones de pesos.

“El desfalco multimillonario se llevó a cabo mediante una donación simulada en favor de Fundación Bienestar de Filantropía, una institución controlada por la familia Jenkins de Landa”.

El abogado Guillermo Barradas, representante legal de la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada del estado de Puebla, declaró que la FGR tiene aseguradas diversas propiedades con un valor de alrededor de 400 y 500 millones de dólares que pertenecen a la Fundación y la Fiscalía estatal cuenta con una carpeta de investigación por el presunto delito de administración fraudulenta por dejar sin patrimonio a la Mary Street Jenkins.

Elodia Sofía de Landa de Jenkins, madre de Guillermo, lamentó en una carta pública la postura de su primogénito y dijo que son falsas las acusaciones de desvío de recursos de la fundación y señaló que el patrimonio de la Jenkins está en buen resguardo y se peleará hasta lo último para que siga su camino en obras de asistencia social,

Los demandados, ahora con órdenes de aprehensión en su contra, radican en California. La disputa con su hijo y hermano Guillermo continuará porque en el fondo es la disputa de miles de millones de dólares, algo que quien los generó, el abuelo William, no les quiso heredar.

DE LAS ANÉCDOTAS QUE SE CUENTAN

Para su conocimiento.

El actual Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, litigó contra la Fundación Jenkins y le ganó el dominio Universidad de las Américas, cuya sede está en la Ciudad de México,

Esa es la razón por la que apareció de un día para otro la denominación “Universidad de las Américas-Puebla/UDLAP”, cuando ambas eran la misma y una sola.

Gertz Manero, ahora juez y parte en el conflicto de los Jenkins, es el dueño de la UDLA.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

ÚLTIMASCOLUMNAS