/ viernes 15 de mayo de 2020

La hora del gobernador

El presidente Andrés Manuel López Obrador cedió a los gobernadores del país, no la administración del dinero, pero si la responsabilidad de aplicar su propuesta de “Nueva Normalidad”.

Serán los Ejecutivos de las 32 entidades, quienes como autoridad sanitaria local definan en qué momento se lleva a cabo la reapertura económica, como lo anunciaron Jalisco, Sonora y Aguascalientes, con las consecuencias sanitarias que procedan.

Si hay mayores contagios, ellos serán los responsables, no la federación y si se reactiva su economía, tendrán que repartir los beneficios con el gobierno lopezobradorista por la estrategia de apertura anunciada ayer, la declaración de empresas esenciales a la automotriz, de la construcción y minera, y los semáforos que empezarán a funcionar a partir del lunes uno de junio.

Aquí en Puebla, el gobernador Miguel Barbosa fue claro al advertir de los riesgos de que se reactive la producción de la industria automotriz y de autopartes en un corto plazo, 18 de mayo y 1 de junio.

Es posible, dijo, que haya más contagios y superen la demanda de atención hospitalaria a la actualmente instalada.

Señaló que prioriza la salud de los poblanos, pero tampoco negó la importancia de reactivar la economía local, por lo que se analizarán los tiempos y la federación dejó en sus manos la decisión, lo reconoció el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Las empresas automotrices y de autopartes instaladas en la entidad llevan a cabo los preparativos para reanudar sus operaciones de forma segura y con protocolos sanitarios para reducir la posibilidad de contagios del Covid-19.

En declaraciones a la revista electrónica Balance, el empresario alemán Ulrich Thoma, presidente del Clúster Automotriz Zona Centro, resaltó la decisión de las autoridades que incorporaron a la automotriz en las actividades esenciales.

Las 40 empresas adheridas al clúster, entre plantas automotrices, de autopartes y de logística, están listas con auditorías internas propuestas por Salud para reactivar procesos, precisó.

La automotriz, que es el motor económico de Puebla con Audi, Volkswagen y más de 60 plantas de autopartes, suspendió operaciones desde marzo pues fue calificada como actividad “no esencial” durante la emergencia sanitaria por Covid-19.

Volkswagen está lista para reanudar parcialmente, primero con el 25 por ciento de sus trabajadores, el uno de junio, pero desde el lunes 18 habrá obreros adecuando espacios para garantizar la seguridad que piden las secretarías de Salud y del Trabajo.

Será muy complicado que el gobierno del estado impida la reactivación económica a partir del uno de junio. Tiene dos semanas para que funcionen las medidas sanitarias implementadas y se reduzca la incidencia de contagios.

El dilema es que la crisis económica puede ser peor para los poblanos, que la sanitaria.

Esa será la responsabilidad del gobernador, la que le endilgó el presidente López Obrador, la de los empresarios producir y generar riqueza.

De las anécdotas que se cuentan

La relación de la industria automotriz no siempre ha sido la misma con los gobernadores poblanos.

Por ejemplo, VW quedó resentida con Mario Marín, ya que su secretario de Obras les pidió “guante”, un porcentaje, para construir un camino que requería la planta en su expansión.

La vialidad no se llevó a cabo.

Otros, como Mariano Piña Olaya alentaron una huelga, anularon el contrato colectivo y obligaron al sindicato a aceptar nuevas condiciones.

Estamos en el camino de ver, el nivel de las relaciones del actual gobierno y la industria automotriz.

Falta poco tiempo. Tic tac, tic tac.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

El presidente Andrés Manuel López Obrador cedió a los gobernadores del país, no la administración del dinero, pero si la responsabilidad de aplicar su propuesta de “Nueva Normalidad”.

Serán los Ejecutivos de las 32 entidades, quienes como autoridad sanitaria local definan en qué momento se lleva a cabo la reapertura económica, como lo anunciaron Jalisco, Sonora y Aguascalientes, con las consecuencias sanitarias que procedan.

Si hay mayores contagios, ellos serán los responsables, no la federación y si se reactiva su economía, tendrán que repartir los beneficios con el gobierno lopezobradorista por la estrategia de apertura anunciada ayer, la declaración de empresas esenciales a la automotriz, de la construcción y minera, y los semáforos que empezarán a funcionar a partir del lunes uno de junio.

Aquí en Puebla, el gobernador Miguel Barbosa fue claro al advertir de los riesgos de que se reactive la producción de la industria automotriz y de autopartes en un corto plazo, 18 de mayo y 1 de junio.

Es posible, dijo, que haya más contagios y superen la demanda de atención hospitalaria a la actualmente instalada.

Señaló que prioriza la salud de los poblanos, pero tampoco negó la importancia de reactivar la economía local, por lo que se analizarán los tiempos y la federación dejó en sus manos la decisión, lo reconoció el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Las empresas automotrices y de autopartes instaladas en la entidad llevan a cabo los preparativos para reanudar sus operaciones de forma segura y con protocolos sanitarios para reducir la posibilidad de contagios del Covid-19.

En declaraciones a la revista electrónica Balance, el empresario alemán Ulrich Thoma, presidente del Clúster Automotriz Zona Centro, resaltó la decisión de las autoridades que incorporaron a la automotriz en las actividades esenciales.

Las 40 empresas adheridas al clúster, entre plantas automotrices, de autopartes y de logística, están listas con auditorías internas propuestas por Salud para reactivar procesos, precisó.

La automotriz, que es el motor económico de Puebla con Audi, Volkswagen y más de 60 plantas de autopartes, suspendió operaciones desde marzo pues fue calificada como actividad “no esencial” durante la emergencia sanitaria por Covid-19.

Volkswagen está lista para reanudar parcialmente, primero con el 25 por ciento de sus trabajadores, el uno de junio, pero desde el lunes 18 habrá obreros adecuando espacios para garantizar la seguridad que piden las secretarías de Salud y del Trabajo.

Será muy complicado que el gobierno del estado impida la reactivación económica a partir del uno de junio. Tiene dos semanas para que funcionen las medidas sanitarias implementadas y se reduzca la incidencia de contagios.

El dilema es que la crisis económica puede ser peor para los poblanos, que la sanitaria.

Esa será la responsabilidad del gobernador, la que le endilgó el presidente López Obrador, la de los empresarios producir y generar riqueza.

De las anécdotas que se cuentan

La relación de la industria automotriz no siempre ha sido la misma con los gobernadores poblanos.

Por ejemplo, VW quedó resentida con Mario Marín, ya que su secretario de Obras les pidió “guante”, un porcentaje, para construir un camino que requería la planta en su expansión.

La vialidad no se llevó a cabo.

Otros, como Mariano Piña Olaya alentaron una huelga, anularon el contrato colectivo y obligaron al sindicato a aceptar nuevas condiciones.

Estamos en el camino de ver, el nivel de las relaciones del actual gobierno y la industria automotriz.

Falta poco tiempo. Tic tac, tic tac.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

viernes 07 de agosto de 2020

El poder no se comparte

viernes 31 de julio de 2020

El pacto de Manzanilla

viernes 24 de julio de 2020

Languidece el Centro Histórico

viernes 17 de julio de 2020

La reelección

viernes 10 de julio de 2020

Los políticos y su pandemia

viernes 03 de julio de 2020

¿Democracia o un ajuste de cuentas?

viernes 26 de junio de 2020

Candidatos de la chistera azul

viernes 19 de junio de 2020

La automotriz y el T-MEC

viernes 12 de junio de 2020

Ansias de político

viernes 05 de junio de 2020

Médicos cubanos en Seguridad Pública

Cargar Más