/ sábado 19 de marzo de 2022

¿Le alcanzará a Armenta para llegar a la presidencia de la Mesa Directiva del Senado?

Si bien es una realidad que en la carrera por la candidatura de MORENA a la gubernatura del estado hasta el momento lleva mano el diputado Ignacio Mier Velazco, quien ya cuenta con un buen grupo de colaboradores en la entidad, además de que con el pretexto de la explicación y convencimiento a la población sobre la Reforma Eléctrica, ha recorrido una buena parte del estado y entablado diálogo con los principales líderes, no solo de su partido sino de otros institutos políticos, también lo es que el senador Alejandro Armenta Mier no está cruzado de brazos y asimismo realiza proselitismo al interior, aunque con menos reflectores. Esto podría cambiar ya que éste, “mueve los hilos” en el senado de la República, donde cuenta con todo el apoyo de su “brother” el influyente Ricardo Monreal, para llegar a la presidencia de esta Cámara.

Es sabido que falta un poco menos de cinco meses para que concluya la gestión en dicha posición de la senadora Olga Sánchez Cordero, y por ello los líderes de varios partidos, especialmente en MORENA manifiestan ya su interés por sucederla. Trascendió que uno de ellos, es precisamente el senador poblano Alejandro Armenta, quien viene tejiendo fino con sus contactos a fin de que cuando se tome la decisión, sea considerado para ello.

Por el momento ningún morenista de los que ya han dejado ver sutilmente que les agradaría llegar a la presidencia del senado puede considerarse el “amarrado”. Por ello la lucha que se espera para las próximas semanas será fuerte, porque MORENA está dividida en varios grupos que quieren quedarse con este pastel. Además el hecho de que Ricardo Monreal no tenga toda la simpatía del presidente de la República, puede ser un obstáculo para la llegada del poblano, pero en política nada está escrito y por el momento todos tienen posibilidades.

Lo cierto es qué, si Alejandro llega a la mencionada presidencia, se podría hablar de terreno ganado y de ser un verdadero contrapeso para Nacho Mier, por la candidatura de Morena al gobierno del Estado de Puebla, pues los dos son los únicos que se perfilan con posibilidades. Falta poco para conocer el desenlace de este nuevo enfrentamiento “entre primos”.

EN UN “POLVORÍN” PODRIA CONVERTIRSE LA POSIBLE DESAPARICIÓN DE 5 JUNTAS AUXILIARES

La desaparición en Puebla de 5 juntas auxiliares y en un futuro cercano de muchas más al interior del estado, debe verse en forma global y no solo desde el punto de vista político y para lucimiento de un partido o de un legislador, -en este caso, de Eduardo Alcántara Montiel-, pues al parecer éste solo lanzó la iniciativa al respecto, para congratularse con el nuevo grupo en el poder en el PAN, el de Eduardo Rivera Pérez. Desde que se conoció dicho documento ante el Congreso del Estado, las reacciones de muy diversos grupos, especialmente de las comunidades que se sienten afectadas, no se dejaron esperar y le enviaron un mensaje, que las defenderán hasta las últimas consecuencias, pues para ellos tal propuesta está hecha “sobre las rodillas”, sin que se base en un análisis real.

Parece que el legislador perdió la perspectiva, presentando dicha iniciativa sin haber dado los pasos fundamentales, como una consulta a los directamente afectados, a quienes por cierto Alcántara Montiel conoce quizá solo en fotografía, porque no es ni su líder, ni alguien conocido en ellas, y mucho menos sabe cuál es la problemática que enfrentan no solo estas juntas sino las 17 que integran el municipio de Puebla. Es por ello que quieren que acuda a las mismas a darse “un baño de pueblo” y vea cómo se vive en ellas, así como sus principales problemas. Si hace esto, seguramente que su propuesta tendría cambios sustanciales.

La iniciativa fue presentada sin argumentos firmes sobre la problemática de esas comunidades, ni las bases legales en las que se apoya para proponer su desaparición. La idea ni es mala ni es nueva, pues se ha hablado de ella en diversas legislaturas y administraciones municipales, pero por algo siempre ha quedado en proyecto. El porqué, debe ser analizado tanto por el legislador como por el Congreso, pues nunca se han dado los pasos, a última hora, para poder realizar la desaparición no de esas cinco, sino de todas.

Ha faltado: 1.-debate público con la participación activa de los habitantes de las mismas; 2.-un censo actualizado que permita conocer a cuánto asciende la población que se beneficiará o afectará con dicha medida; 3.-desmenuzar la problemática de cada una, de acuerdo con la zona, pues no todas son iguales, 4.-conjuntar las conclusiones de todo lo anterior y de los aspectos sociales e históricos, estudiadas por el Ayuntamiento, el Congreso del Estado y los afectados, porque una cosa es la situación que se vive, otra la legislación que se debe actualizar o mejorar para su buen funcionamiento y otra el renglón político, el cual al parecer está predominando en la presentación de nueva cuenta en esta iniciativa.

No se sabe si Alcántara Montiel planteó tal documento consultándolo con los afectados, o simplemente lo que trata es de revivirlo una vez más, para ver si en esta ocasión puede adjudicarse un triunfo. Sin duda, en él predomina el aspecto político, pues su única explicación -hasta el momento- es que con tal iniciativa se terminaría con los “cacicazgos podridos” y, como consecuencia quizá imponiendo gente del PAN.

¿APOYO A MODO DE EDUARDO RIVERA?

Entre los habitantes de las juntas causó extrañeza el que el presidente Municipal Eduardo Rivera Pérez -sin un diálogo previo- apoyara la propuesta de Alcántara Montiel, por lo que cuestionaron, si no es un apoyo a modo o una iniciativa que nació realmente de la nueva administración panista y no del legislador, pero planteada por él para no desgastar al actual Ayuntamiento, pues éste ha dicho que las juntas no tienen personal jurídico ni patrimonio propio. Sin embargo no ha presentado un proyecto que plantee cómo se podrían mejorar los servicios, acercar éstos a los habitantes de las juntas más lejanas, plantear las posibilidades de ampliar el presupuesto para la realización de diversas obras básicas como escuelas, dotación de agua potable y un largo etc., y tampoco si se cuentan con los recursos para dar solución a sus necesidades en caso de que quedaran integradas a la ciudad, como se pretende.

Y finalmente, tampoco ha dicho si ya dialogó con el gobernador del estado, pues una decisión así no se toma si no hay apoyo y acuerdos con el ejecutivo, se conoce la opinión de todas las bancadas en el Congreso, e insistimos de la población afectada. ¿Verdad que no es tan fácil?.

gelos.gar@hotmail.com


Si bien es una realidad que en la carrera por la candidatura de MORENA a la gubernatura del estado hasta el momento lleva mano el diputado Ignacio Mier Velazco, quien ya cuenta con un buen grupo de colaboradores en la entidad, además de que con el pretexto de la explicación y convencimiento a la población sobre la Reforma Eléctrica, ha recorrido una buena parte del estado y entablado diálogo con los principales líderes, no solo de su partido sino de otros institutos políticos, también lo es que el senador Alejandro Armenta Mier no está cruzado de brazos y asimismo realiza proselitismo al interior, aunque con menos reflectores. Esto podría cambiar ya que éste, “mueve los hilos” en el senado de la República, donde cuenta con todo el apoyo de su “brother” el influyente Ricardo Monreal, para llegar a la presidencia de esta Cámara.

Es sabido que falta un poco menos de cinco meses para que concluya la gestión en dicha posición de la senadora Olga Sánchez Cordero, y por ello los líderes de varios partidos, especialmente en MORENA manifiestan ya su interés por sucederla. Trascendió que uno de ellos, es precisamente el senador poblano Alejandro Armenta, quien viene tejiendo fino con sus contactos a fin de que cuando se tome la decisión, sea considerado para ello.

Por el momento ningún morenista de los que ya han dejado ver sutilmente que les agradaría llegar a la presidencia del senado puede considerarse el “amarrado”. Por ello la lucha que se espera para las próximas semanas será fuerte, porque MORENA está dividida en varios grupos que quieren quedarse con este pastel. Además el hecho de que Ricardo Monreal no tenga toda la simpatía del presidente de la República, puede ser un obstáculo para la llegada del poblano, pero en política nada está escrito y por el momento todos tienen posibilidades.

Lo cierto es qué, si Alejandro llega a la mencionada presidencia, se podría hablar de terreno ganado y de ser un verdadero contrapeso para Nacho Mier, por la candidatura de Morena al gobierno del Estado de Puebla, pues los dos son los únicos que se perfilan con posibilidades. Falta poco para conocer el desenlace de este nuevo enfrentamiento “entre primos”.

EN UN “POLVORÍN” PODRIA CONVERTIRSE LA POSIBLE DESAPARICIÓN DE 5 JUNTAS AUXILIARES

La desaparición en Puebla de 5 juntas auxiliares y en un futuro cercano de muchas más al interior del estado, debe verse en forma global y no solo desde el punto de vista político y para lucimiento de un partido o de un legislador, -en este caso, de Eduardo Alcántara Montiel-, pues al parecer éste solo lanzó la iniciativa al respecto, para congratularse con el nuevo grupo en el poder en el PAN, el de Eduardo Rivera Pérez. Desde que se conoció dicho documento ante el Congreso del Estado, las reacciones de muy diversos grupos, especialmente de las comunidades que se sienten afectadas, no se dejaron esperar y le enviaron un mensaje, que las defenderán hasta las últimas consecuencias, pues para ellos tal propuesta está hecha “sobre las rodillas”, sin que se base en un análisis real.

Parece que el legislador perdió la perspectiva, presentando dicha iniciativa sin haber dado los pasos fundamentales, como una consulta a los directamente afectados, a quienes por cierto Alcántara Montiel conoce quizá solo en fotografía, porque no es ni su líder, ni alguien conocido en ellas, y mucho menos sabe cuál es la problemática que enfrentan no solo estas juntas sino las 17 que integran el municipio de Puebla. Es por ello que quieren que acuda a las mismas a darse “un baño de pueblo” y vea cómo se vive en ellas, así como sus principales problemas. Si hace esto, seguramente que su propuesta tendría cambios sustanciales.

La iniciativa fue presentada sin argumentos firmes sobre la problemática de esas comunidades, ni las bases legales en las que se apoya para proponer su desaparición. La idea ni es mala ni es nueva, pues se ha hablado de ella en diversas legislaturas y administraciones municipales, pero por algo siempre ha quedado en proyecto. El porqué, debe ser analizado tanto por el legislador como por el Congreso, pues nunca se han dado los pasos, a última hora, para poder realizar la desaparición no de esas cinco, sino de todas.

Ha faltado: 1.-debate público con la participación activa de los habitantes de las mismas; 2.-un censo actualizado que permita conocer a cuánto asciende la población que se beneficiará o afectará con dicha medida; 3.-desmenuzar la problemática de cada una, de acuerdo con la zona, pues no todas son iguales, 4.-conjuntar las conclusiones de todo lo anterior y de los aspectos sociales e históricos, estudiadas por el Ayuntamiento, el Congreso del Estado y los afectados, porque una cosa es la situación que se vive, otra la legislación que se debe actualizar o mejorar para su buen funcionamiento y otra el renglón político, el cual al parecer está predominando en la presentación de nueva cuenta en esta iniciativa.

No se sabe si Alcántara Montiel planteó tal documento consultándolo con los afectados, o simplemente lo que trata es de revivirlo una vez más, para ver si en esta ocasión puede adjudicarse un triunfo. Sin duda, en él predomina el aspecto político, pues su única explicación -hasta el momento- es que con tal iniciativa se terminaría con los “cacicazgos podridos” y, como consecuencia quizá imponiendo gente del PAN.

¿APOYO A MODO DE EDUARDO RIVERA?

Entre los habitantes de las juntas causó extrañeza el que el presidente Municipal Eduardo Rivera Pérez -sin un diálogo previo- apoyara la propuesta de Alcántara Montiel, por lo que cuestionaron, si no es un apoyo a modo o una iniciativa que nació realmente de la nueva administración panista y no del legislador, pero planteada por él para no desgastar al actual Ayuntamiento, pues éste ha dicho que las juntas no tienen personal jurídico ni patrimonio propio. Sin embargo no ha presentado un proyecto que plantee cómo se podrían mejorar los servicios, acercar éstos a los habitantes de las juntas más lejanas, plantear las posibilidades de ampliar el presupuesto para la realización de diversas obras básicas como escuelas, dotación de agua potable y un largo etc., y tampoco si se cuentan con los recursos para dar solución a sus necesidades en caso de que quedaran integradas a la ciudad, como se pretende.

Y finalmente, tampoco ha dicho si ya dialogó con el gobernador del estado, pues una decisión así no se toma si no hay apoyo y acuerdos con el ejecutivo, se conoce la opinión de todas las bancadas en el Congreso, e insistimos de la población afectada. ¿Verdad que no es tan fácil?.

gelos.gar@hotmail.com