/ sábado 4 de enero de 2020

Los proyectos de un año nuevo

Cada año nuevo nos proponemos proyectos a cumplir, empezando por retomar un estilo de vida diferente, para modificar nuestros hábitos de trabajo en la oficina, la escuela u otro lugar que se han perdido en el transcurso de los días y que se fueron modificando con el tiempo.

Nos planteamos a principios del anterior año, los proyectos de vida, los escolares, los laborales y como los vamos a organizar en las semanas, meses que integran el año.

En el trabajo escolar, siempre nos formulamos una nueva planeación de enseñanza, conveniente para guiar nuestro trabajo con los alumnos; revisar ciertos principios hacia el objetivo de obtener buenos resultados en la educación con los niños y jóvenes.

La escuela se inspira en el propósito de ejercitar a los estudiantes en prácticas que estén realizando, mejorarlas constantemente en el transcurso de los meses que restan en el año escolar.

Los métodos tradicionales siguen influyendo en los maestros que se formaron con una enseñanza de su época. Más la influencia de los nuevos sistemas de enseñanza nos marca retos, que es el momento de reflexionar y tener nuevos proyectos para nuestros alumnos, además de fortalecer los hábitos de conducta y demás asuntos de la educación, que demanda la sociedad contemporánea.

Al iniciar de un nuevo año, en los proyectos con los alumnos, deseamos que cuando sean mayores desarrollen una tarea profesional específica con éxito, asuman una actitud de ayuda a sus compañeros y respondan a las solicitudes de los demás en donativos o apoya a instituciones de beneficencia.

Afortunadamente, nos vamos convenciendo de que en la vida, es necesaria la cooperación y que la ciudadanía tenga el miramiento hacia los demás. Por ello en los proyectos con los estudiantes, es fortalecer la conducta y los valores como cosas deseables en este año que se inicia.

El ser humano tiene la aptitud de responder o reaccionar ante determinados estímulos y su educación debe tomar en cuenta, principalmente esta tendencia, de ser mejor. La capacidad natural se manifiesta, tanto por el interés mostrado, cuanto por la facilidad y rapidez con que se verifica el aprendizaje. El estudiante bien dotado de estos elementos educativos, será el que manifieste con un interés especial, una marcada facilidad para aprender.

Es el momento de revisar en nuestros alumnos cuáles son sus actitudes bajas y cuales excelentes que pueden conservar. Necesitan modificar la mayoría de ellas como proyecto de renovación y sustituir aquellas que no son adecuadas para su preparación; ciertos elementos deben de ser eliminados.

Los niños y los jóvenes gradualmente irán en este ejercicio de reflexión, apoyados por sus maestros, fijando los elementos educativos aceptables por medio de recompensas o satisfacciones, así se obtendrá el preferente de las tendencias personales escogidas.

Las tendencias de preferencia de los alumnos varían gradualmente en los diferentes individuos, por su edad, sexo o su medio ambiente social de vida.

Los aspectos que se deben tener en cuenta en los proyectos del año que inicia y que se tienen que revisar son: los conocimientos adquiridos hasta el momento por los estudiantes, que debe de ocupar un lugar prominente en el proceso de la educación de cada uno; ciertos hábitos o habilidades que se han adquirido y se van a desarrollar por igual en todos y fortalecer las actitudes o ideales adquiridos, que no deben de dejar de ocupar un lugar importante en la educación.

Esta revisión de proyectos debe proporcionarles conocimientos e informaciones útiles, para que ejecuten las cosas o retos convenientes que ya están realizando, o habrán de realizar más adelante en su vida escolar o profesional.

La educación presenta verdades importantes que llegan a ser fuerzas rectoras y dominantes de la conducta del estudiante en sociedad. Revisarlas anualmente para fortalecer el espíritu emprendedor, es una encomienda que siempre se debe tomar en cuenta para formar un buen ciudadano y una persona de bien.

Los ideales y las actitudes son factores importantes para el control y modificación de las tendencias que tiene cada individuo, la educación los fortalece para el mejor desempeño en la sociedad.

Doctor en Educación.

Cada año nuevo nos proponemos proyectos a cumplir, empezando por retomar un estilo de vida diferente, para modificar nuestros hábitos de trabajo en la oficina, la escuela u otro lugar que se han perdido en el transcurso de los días y que se fueron modificando con el tiempo.

Nos planteamos a principios del anterior año, los proyectos de vida, los escolares, los laborales y como los vamos a organizar en las semanas, meses que integran el año.

En el trabajo escolar, siempre nos formulamos una nueva planeación de enseñanza, conveniente para guiar nuestro trabajo con los alumnos; revisar ciertos principios hacia el objetivo de obtener buenos resultados en la educación con los niños y jóvenes.

La escuela se inspira en el propósito de ejercitar a los estudiantes en prácticas que estén realizando, mejorarlas constantemente en el transcurso de los meses que restan en el año escolar.

Los métodos tradicionales siguen influyendo en los maestros que se formaron con una enseñanza de su época. Más la influencia de los nuevos sistemas de enseñanza nos marca retos, que es el momento de reflexionar y tener nuevos proyectos para nuestros alumnos, además de fortalecer los hábitos de conducta y demás asuntos de la educación, que demanda la sociedad contemporánea.

Al iniciar de un nuevo año, en los proyectos con los alumnos, deseamos que cuando sean mayores desarrollen una tarea profesional específica con éxito, asuman una actitud de ayuda a sus compañeros y respondan a las solicitudes de los demás en donativos o apoya a instituciones de beneficencia.

Afortunadamente, nos vamos convenciendo de que en la vida, es necesaria la cooperación y que la ciudadanía tenga el miramiento hacia los demás. Por ello en los proyectos con los estudiantes, es fortalecer la conducta y los valores como cosas deseables en este año que se inicia.

El ser humano tiene la aptitud de responder o reaccionar ante determinados estímulos y su educación debe tomar en cuenta, principalmente esta tendencia, de ser mejor. La capacidad natural se manifiesta, tanto por el interés mostrado, cuanto por la facilidad y rapidez con que se verifica el aprendizaje. El estudiante bien dotado de estos elementos educativos, será el que manifieste con un interés especial, una marcada facilidad para aprender.

Es el momento de revisar en nuestros alumnos cuáles son sus actitudes bajas y cuales excelentes que pueden conservar. Necesitan modificar la mayoría de ellas como proyecto de renovación y sustituir aquellas que no son adecuadas para su preparación; ciertos elementos deben de ser eliminados.

Los niños y los jóvenes gradualmente irán en este ejercicio de reflexión, apoyados por sus maestros, fijando los elementos educativos aceptables por medio de recompensas o satisfacciones, así se obtendrá el preferente de las tendencias personales escogidas.

Las tendencias de preferencia de los alumnos varían gradualmente en los diferentes individuos, por su edad, sexo o su medio ambiente social de vida.

Los aspectos que se deben tener en cuenta en los proyectos del año que inicia y que se tienen que revisar son: los conocimientos adquiridos hasta el momento por los estudiantes, que debe de ocupar un lugar prominente en el proceso de la educación de cada uno; ciertos hábitos o habilidades que se han adquirido y se van a desarrollar por igual en todos y fortalecer las actitudes o ideales adquiridos, que no deben de dejar de ocupar un lugar importante en la educación.

Esta revisión de proyectos debe proporcionarles conocimientos e informaciones útiles, para que ejecuten las cosas o retos convenientes que ya están realizando, o habrán de realizar más adelante en su vida escolar o profesional.

La educación presenta verdades importantes que llegan a ser fuerzas rectoras y dominantes de la conducta del estudiante en sociedad. Revisarlas anualmente para fortalecer el espíritu emprendedor, es una encomienda que siempre se debe tomar en cuenta para formar un buen ciudadano y una persona de bien.

Los ideales y las actitudes son factores importantes para el control y modificación de las tendencias que tiene cada individuo, la educación los fortalece para el mejor desempeño en la sociedad.

Doctor en Educación.

martes 25 de febrero de 2020

La lectura, un débil hábito

jueves 13 de febrero de 2020

El lenguaje en nuestra vida

jueves 06 de febrero de 2020

Trabajo para la casa

sábado 01 de febrero de 2020

Compromiso educativo

jueves 23 de enero de 2020

Empezando bien el día

sábado 18 de enero de 2020

La calidad educativa

sábado 11 de enero de 2020

Recuperar la figura física

sábado 04 de enero de 2020

Los proyectos de un año nuevo

sábado 28 de diciembre de 2019

La distancia entre padres e hijos

jueves 19 de diciembre de 2019

Algo muy especial, los regalos

Cargar Más