/ martes 14 de enero de 2020

Optimismo en el 2020

Nadie puede cuestionar que los principales retos que enfrenta el país al iniciar este año de 2020, son aquellos vinculados a los temas de la seguridad y la economía.

Las estadísticas indican que los homicidios dolosos marcaron al 2019 como el año más violento desde que se llevan esos registros. Hoy más que nunca la sociedad se siente permanentemente asediada por la delincuencia; los robos, asaltos y extorsiones son cosa de todos los días y eso ha provocado un miedo colectivo difícil de revertir.

Por otro lado, se padece una caída generalizada de la actividad económica en prácticamente todos los sectores, dentro de los que destaca la construcción, además que la producción del sector automotriz tuvo el más duro tropiezo desde 1988 y la mayor caída en las exportaciones desde 1992.

Persiste hoy un notable deterioro en la inversión, que derivó para 2019 en una tasa de crecimiento negativa del Producto Interno Bruto (PIB) de (-) 0,4% respecto al mismo periodo del año anterior.

Ante este panorama desolador, resulta altamente significativo que un muy amplio segmento de los mexicanos mantenga el optimismo, y además asuma la convicción de que habrá mejoras a corto plazo en los referidos y sensibles temas que, por su naturaleza, tienen una honda conexión, ya que sin seguridad no puede concebirse un sano crecimiento económico.

Tal reflexión se deriva al conocer los resultados de una de las primeras encuestas realizadas en este año que comienza, las que revelan que la mitad de los mexicanos se ve optimista respecto a la seguridad pública en el país para este 2020. El 50 por ciento cree que va a mejorar la seguridad, mientras que el 30 por ciento considera que va a empeorar y el 17 por ciento dice que seguirá igual.

En cuanto a la economía, el optimismo es todavía ligeramente más alto, toda vez que el 54 por ciento considera que la situación económica del país va a mejorar, frente al 27 por ciento que cree que va a empeorar, y el 17 por ciento pronostica que todo seguirá igual que hasta ahora.

Muchas cosas tendrían que ocurrir para que así sea y en gran medida, eso dependerá del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya popularidad por cierto se mantiene en niveles insospechados. Su índice de aprobación al arranque de año es de 58.0 y un 49 por ciento de entrevistados cree que va a aumentar, un 29 por ciento dice que va a disminuir y un 18 por ciento que seguirá en los mismos niveles.

Respecto a su partido político, Morena, el 53 por ciento cree que saldrá fortalecido del proceso de cambio de dirigencia, mientras que el 33 por ciento cree que se debilitará. Morena lidera las preferencias rumbo a las elecciones intermedias del próximo año y justo éste es un asunto toral en las previsiones del 2020.

Si la seguridad pública se mantiene tan endeble o aún más como consideran algunos especialistas, y si por otro lado la economía no se reactiva con inversiones (la iniciativa privado ofreció que lo haría), ello tendría un efecto adverso en el ámbito político para la elección del 2021, en la que será renovada la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas y buena parte de los Congresos estatales.

En este entorno, difícil será la tarea para la 4T; desde abatir la incertidumbre por la volatilidad de sus decisiones, reforzar el Estado de Derecho, reducir los índices delictivos, aumentar la oferta de empleo y reactivar la economía para incentivar el crecimiento económico.

No hay que soslayar que aunque moderado, un eventual crecimiento económico estará también sujeto a factores que pudieran incidir en el comportamiento de las principales variables. La persistente postura proteccionista por parte de Trump, las elecciones en Estados Unidos, la sobreestimación de los ingresos en el presupuesto pudieran modificar el entorno de estabilidad macroeconómica.

Con la reciente ratificación del tratado de libre comercio a su favor, queda claro que pese a adversidades, las previsiones para este 2020 son optimistas y lo deseable para todos es que se cumplan con la mayor cabalidad posible.

Nadie puede cuestionar que los principales retos que enfrenta el país al iniciar este año de 2020, son aquellos vinculados a los temas de la seguridad y la economía.

Las estadísticas indican que los homicidios dolosos marcaron al 2019 como el año más violento desde que se llevan esos registros. Hoy más que nunca la sociedad se siente permanentemente asediada por la delincuencia; los robos, asaltos y extorsiones son cosa de todos los días y eso ha provocado un miedo colectivo difícil de revertir.

Por otro lado, se padece una caída generalizada de la actividad económica en prácticamente todos los sectores, dentro de los que destaca la construcción, además que la producción del sector automotriz tuvo el más duro tropiezo desde 1988 y la mayor caída en las exportaciones desde 1992.

Persiste hoy un notable deterioro en la inversión, que derivó para 2019 en una tasa de crecimiento negativa del Producto Interno Bruto (PIB) de (-) 0,4% respecto al mismo periodo del año anterior.

Ante este panorama desolador, resulta altamente significativo que un muy amplio segmento de los mexicanos mantenga el optimismo, y además asuma la convicción de que habrá mejoras a corto plazo en los referidos y sensibles temas que, por su naturaleza, tienen una honda conexión, ya que sin seguridad no puede concebirse un sano crecimiento económico.

Tal reflexión se deriva al conocer los resultados de una de las primeras encuestas realizadas en este año que comienza, las que revelan que la mitad de los mexicanos se ve optimista respecto a la seguridad pública en el país para este 2020. El 50 por ciento cree que va a mejorar la seguridad, mientras que el 30 por ciento considera que va a empeorar y el 17 por ciento dice que seguirá igual.

En cuanto a la economía, el optimismo es todavía ligeramente más alto, toda vez que el 54 por ciento considera que la situación económica del país va a mejorar, frente al 27 por ciento que cree que va a empeorar, y el 17 por ciento pronostica que todo seguirá igual que hasta ahora.

Muchas cosas tendrían que ocurrir para que así sea y en gran medida, eso dependerá del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya popularidad por cierto se mantiene en niveles insospechados. Su índice de aprobación al arranque de año es de 58.0 y un 49 por ciento de entrevistados cree que va a aumentar, un 29 por ciento dice que va a disminuir y un 18 por ciento que seguirá en los mismos niveles.

Respecto a su partido político, Morena, el 53 por ciento cree que saldrá fortalecido del proceso de cambio de dirigencia, mientras que el 33 por ciento cree que se debilitará. Morena lidera las preferencias rumbo a las elecciones intermedias del próximo año y justo éste es un asunto toral en las previsiones del 2020.

Si la seguridad pública se mantiene tan endeble o aún más como consideran algunos especialistas, y si por otro lado la economía no se reactiva con inversiones (la iniciativa privado ofreció que lo haría), ello tendría un efecto adverso en el ámbito político para la elección del 2021, en la que será renovada la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas y buena parte de los Congresos estatales.

En este entorno, difícil será la tarea para la 4T; desde abatir la incertidumbre por la volatilidad de sus decisiones, reforzar el Estado de Derecho, reducir los índices delictivos, aumentar la oferta de empleo y reactivar la economía para incentivar el crecimiento económico.

No hay que soslayar que aunque moderado, un eventual crecimiento económico estará también sujeto a factores que pudieran incidir en el comportamiento de las principales variables. La persistente postura proteccionista por parte de Trump, las elecciones en Estados Unidos, la sobreestimación de los ingresos en el presupuesto pudieran modificar el entorno de estabilidad macroeconómica.

Con la reciente ratificación del tratado de libre comercio a su favor, queda claro que pese a adversidades, las previsiones para este 2020 son optimistas y lo deseable para todos es que se cumplan con la mayor cabalidad posible.

martes 17 de marzo de 2020

Malas señales

martes 10 de marzo de 2020

Ahora o nunca

martes 11 de febrero de 2020

Abatir al demonio

martes 04 de febrero de 2020

Al toro, por los cuernos

martes 28 de enero de 2020

Frenar la impunidad

martes 21 de enero de 2020

Reunión útil y urgente

martes 14 de enero de 2020

Optimismo en el 2020

martes 07 de enero de 2020

La aventura de Montero Ponce

Cargar Más