/ jueves 1 de agosto de 2019

Por el bien de Puebla

Este día entrará en funciones el primer gobierno de izquierda en la historia del estado de Puebla y las expectativas son altas entre los poblanos, sobre todo tras acontecimientos que sacudieron a la entidad como la muerte de una gobernadora y la designación de una administración interina.

Nadie debe apostar al fracaso de la gestión de Luis Miguel Barbosa Huerta, por el contrario, es necesario que empiece a dar resultados inmediatos y coloque a la entidad nuevamente en el escenario nacional.

Este gobierno emanado de partidos políticos de izquierda, Morena, PT y apoyados con un cadáver político como el PVEM, requiere de la suma de esfuerzos de todos los habitantes, actores políticos y autoridades de los 217 municipios para combatir los graves problemas como la inseguridad, la pobreza y el desempleo.

La ciudadanía quiere resultados y certidumbre del actuar de sus autoridades.

Durante la transición, Barbosa Huerta, ya dio indicios sobre las líneas de trabajo que sustentarán su gobierno: combate frontal a la corrupción -implicará el deslinde de potenciales responsabilidades contra pasados gobiernos-, generación de fuentes de trabajo, atracción de inversiones y el punto más importante, disminuir sustancialmente los niveles de inseguridad.

Puebla pasó de ser de las entidades más seguras del país a una más de las afectadas por la delincuencia, donde grupos criminales ya están en operando, por ejemplo, el robo de hidrocarburos.

Se vuelve cada vez más “natural” conocer la presencia de cuerpos sin vida arrojados en parajes u orillas de la carretera o en fosas clandestinas, como el caso reciente del municipio de Huejotzingo.

El ciudadano ya no se siente seguro porque en cualquier momento puede ser víctima de robo en las calles, en el transporte público o en un restaurante.

El vicealmirante Miguel Amezaga Ramírez, secretario de Seguridad Pública, tiene una tarea que cumplir y por el bien de Puebla, se espera que se vea pronto su mano.

El gobierno de Luis Miguel Barbosa conoce los problemas de la entidad, aunque existen dudas sobre el desempeño de algunos funcionarios por su falta de experiencia y hasta de capacidad.

Tal es el caso de la petista, Lizeth Sánchez García, secretaria de Bienestar -antes Desarrollo Social- porque no tiene experiencia en el cargo. La diputada federal con licencia, desconoce de esta área, por lo que el periodo de transición debió servirle para aprender a marchas forzadas.

Caso similar sucede con Guillermo Aréchiga Santamaría al frente de la Secretaría de Movilidad y Transporte. Tiene la primera misión de enfrentar lo que parece el inminente ajuste tarifario que piden concesionarios tras más de ocho años sin ninguna modificación.

El primer síntoma de inconformidad que iba a derivar en paro de servicio por algunos transportistas, fue atendido directamente por Luis Miguel Barbosa Huerta. Ahora ya en el gobierno, veremos la capacidad de respuesta de Aréchiga Santamaría.

Por el bien de Puebla, esperemos que este gobierno pueda generar estabilidad y paz social que tanto se requiere.

Este día, veremos cuál es el primer anuncio del gobernador del estado. Algunos consideran que irá por quienes se sirvieron del poder en la administración estatal para obtener beneficios personales o de grupo.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

Este día entrará en funciones el primer gobierno de izquierda en la historia del estado de Puebla y las expectativas son altas entre los poblanos, sobre todo tras acontecimientos que sacudieron a la entidad como la muerte de una gobernadora y la designación de una administración interina.

Nadie debe apostar al fracaso de la gestión de Luis Miguel Barbosa Huerta, por el contrario, es necesario que empiece a dar resultados inmediatos y coloque a la entidad nuevamente en el escenario nacional.

Este gobierno emanado de partidos políticos de izquierda, Morena, PT y apoyados con un cadáver político como el PVEM, requiere de la suma de esfuerzos de todos los habitantes, actores políticos y autoridades de los 217 municipios para combatir los graves problemas como la inseguridad, la pobreza y el desempleo.

La ciudadanía quiere resultados y certidumbre del actuar de sus autoridades.

Durante la transición, Barbosa Huerta, ya dio indicios sobre las líneas de trabajo que sustentarán su gobierno: combate frontal a la corrupción -implicará el deslinde de potenciales responsabilidades contra pasados gobiernos-, generación de fuentes de trabajo, atracción de inversiones y el punto más importante, disminuir sustancialmente los niveles de inseguridad.

Puebla pasó de ser de las entidades más seguras del país a una más de las afectadas por la delincuencia, donde grupos criminales ya están en operando, por ejemplo, el robo de hidrocarburos.

Se vuelve cada vez más “natural” conocer la presencia de cuerpos sin vida arrojados en parajes u orillas de la carretera o en fosas clandestinas, como el caso reciente del municipio de Huejotzingo.

El ciudadano ya no se siente seguro porque en cualquier momento puede ser víctima de robo en las calles, en el transporte público o en un restaurante.

El vicealmirante Miguel Amezaga Ramírez, secretario de Seguridad Pública, tiene una tarea que cumplir y por el bien de Puebla, se espera que se vea pronto su mano.

El gobierno de Luis Miguel Barbosa conoce los problemas de la entidad, aunque existen dudas sobre el desempeño de algunos funcionarios por su falta de experiencia y hasta de capacidad.

Tal es el caso de la petista, Lizeth Sánchez García, secretaria de Bienestar -antes Desarrollo Social- porque no tiene experiencia en el cargo. La diputada federal con licencia, desconoce de esta área, por lo que el periodo de transición debió servirle para aprender a marchas forzadas.

Caso similar sucede con Guillermo Aréchiga Santamaría al frente de la Secretaría de Movilidad y Transporte. Tiene la primera misión de enfrentar lo que parece el inminente ajuste tarifario que piden concesionarios tras más de ocho años sin ninguna modificación.

El primer síntoma de inconformidad que iba a derivar en paro de servicio por algunos transportistas, fue atendido directamente por Luis Miguel Barbosa Huerta. Ahora ya en el gobierno, veremos la capacidad de respuesta de Aréchiga Santamaría.

Por el bien de Puebla, esperemos que este gobierno pueda generar estabilidad y paz social que tanto se requiere.

Este día, veremos cuál es el primer anuncio del gobernador del estado. Algunos consideran que irá por quienes se sirvieron del poder en la administración estatal para obtener beneficios personales o de grupo.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

martes 20 de agosto de 2019

Arde el cabildo capitalino

martes 06 de agosto de 2019

Hambre de poder en el PAN

jueves 01 de agosto de 2019

Por el bien de Puebla

martes 30 de julio de 2019

El regreso de Blanca Alcalá

jueves 04 de julio de 2019

Y la limpia está en marcha

Cargar Más