/ viernes 22 de noviembre de 2019

Pueblo contra pueblo

Día a día en las redes sociales y en los diversos medios de comunicación, escuchamos los graves problemas que como sociedad enfrentamos, destacan la inseguridad, conflictos sociales, violencia de género, racismo y la pobreza; nos preocupan, pero también tendríamos que ocuparnos y como sociedad contribuir con los gobiernos, para dar un giro en su resolución.

La falta de atención pronta por los gobiernos, acarrea graves consecuencias, como el desplazamiento forzoso de millones de personas en el mundo, que de acuerdo a cifras oficiales internacionales, “en la actualidad existen 65 millones de personas desplazadas, por lo que las crisis humanitarias se multiplican”.

En nuestro país, debido a los altos índices de inseguridad y delincuencia, diversos actores sociales señalan que el gobierno carece de una estrategia coherente para abordar el problema. Es decir, solo se ciñe a enfrentar las consecuencias, más no las causas y, si lo hacen, es tan marginal que no se alcanza a atacar con inteligencia y el uso de la tecnología este creciente problema.

En los últimos días, se ha sumado un problema más, en el campo, pues debido a que están eliminando muchos programas de apoyo claves para el desarrollo agrario, el presidente ha calificado a líderes de las distintas organizaciones campesinas, de corruptos, señalando que los apoyos irán en forma directa a los campesinos; por supuesto que se refiere a los campesinos menos favorecidos, los cuales en muchas ocasiones están condicionados por sus organizaciones.

Sin embargo, debe de reconsiderar su postura ante los grandes productores del campo como los de Sinaloa y Chihuahua, Michoacán, Jalisco, Sonora, Guanajuato y algunos otros, gran parte de su producción agrícola es de exportación; debe ser cuidadoso de no sacrificar a este exitoso sector de las últimas tres décadas.

Pues el estancamiento económico se suma a la crisis de seguridad que sigue agudizándose, sin tener reacciones claras de la política de seguridad gubernamental. Por el contrario el ejecutivo federal señala que el país va bien y que no van a cambiar las políticas sin considerar que en el mediano plazo, los costos económicos y sociales pueden ser más altos.

La inseguridad y la caída económica, tiene decepcionada fundamentalmente a la clase media que no ve salidas ni apoyos; y menos favorecidos, comprobarán, en el corto plazo, las graves deficiencias por ejemplo en el sistema de salud se agudizarán, pues con la eliminación del Seguro Popular y la instauración de un nuevo sistema, a la fecha no se han definido estructuras presupuestales básicas.

Habrá que analizar y reconsiderar por parte del gobierno federal, la carta que le dirige al ejecutivo Javier Sicilia, que en un apartado señala “Hace un año dijiste que gobernarías para todos y que juntos haríamos historia. Hace un año dijiste que la agenda fundamental de la nación serían la paz, la justicia y la seguridad. Hace un año, por lo mismo, nos firmaste un pagaré para que eso, que nos han robado los criminales y el Estado, nos fuera devuelto. Después de un año –con 30 mil asesinados que se suman a las centenas de miles de asesinados y desaparecidos de las otras administraciones, y con la masacre de los LeBarón– nos han devuelto el cheque con un sello que dice “fondos insuficientes”…..

Lo cierto es que las organizaciones criminales han diversificado sus modelos de negocio con la extorsión, el robo, el secuestro, las apuestas ilegales, la piratería y el robo de combustible y, los enfrentamientos entre grupos del narcotráfico son una causa significativa para el aumento de la violencia; los analistas y funcionarios de gobierno también señalan otros factores, como los cambios en el control político de los gobiernos estatales y municipales después de las elecciones.

Los frentes abiertos, son demasiados y la estrategia seguida en materia de seguridad no convence a la sociedad y particularmente a quienes la hemos padecido. Se tiene que actuar políticamente de forma global, tanto en los asuntos de derechos humanos, la protección del medio ambiente, los ajustes económicos, los movimientos migratorios, nuevas formas de gestión de la administración pública, la tecnología y, la influencia de los medios de comunicación en el desarrollo de la sociedad; consolidar la democracia, buscando mayores niveles de compresión y no en ideologías políticas y económicas en desuso.

Pues el riesgo es que día a día, se acrecienta la incertidumbre dentro de la sociedad y, sin la claridad de las políticas públicas, lamentablemente tenderá a enfrentar al pueblo contra el pueblo, en el afán de buscar mejores oportunidades, mayor seguridad y por supuesto mejores condiciones de vida.

Sus comentarios jrobertofl@hotmail.com

Día a día en las redes sociales y en los diversos medios de comunicación, escuchamos los graves problemas que como sociedad enfrentamos, destacan la inseguridad, conflictos sociales, violencia de género, racismo y la pobreza; nos preocupan, pero también tendríamos que ocuparnos y como sociedad contribuir con los gobiernos, para dar un giro en su resolución.

La falta de atención pronta por los gobiernos, acarrea graves consecuencias, como el desplazamiento forzoso de millones de personas en el mundo, que de acuerdo a cifras oficiales internacionales, “en la actualidad existen 65 millones de personas desplazadas, por lo que las crisis humanitarias se multiplican”.

En nuestro país, debido a los altos índices de inseguridad y delincuencia, diversos actores sociales señalan que el gobierno carece de una estrategia coherente para abordar el problema. Es decir, solo se ciñe a enfrentar las consecuencias, más no las causas y, si lo hacen, es tan marginal que no se alcanza a atacar con inteligencia y el uso de la tecnología este creciente problema.

En los últimos días, se ha sumado un problema más, en el campo, pues debido a que están eliminando muchos programas de apoyo claves para el desarrollo agrario, el presidente ha calificado a líderes de las distintas organizaciones campesinas, de corruptos, señalando que los apoyos irán en forma directa a los campesinos; por supuesto que se refiere a los campesinos menos favorecidos, los cuales en muchas ocasiones están condicionados por sus organizaciones.

Sin embargo, debe de reconsiderar su postura ante los grandes productores del campo como los de Sinaloa y Chihuahua, Michoacán, Jalisco, Sonora, Guanajuato y algunos otros, gran parte de su producción agrícola es de exportación; debe ser cuidadoso de no sacrificar a este exitoso sector de las últimas tres décadas.

Pues el estancamiento económico se suma a la crisis de seguridad que sigue agudizándose, sin tener reacciones claras de la política de seguridad gubernamental. Por el contrario el ejecutivo federal señala que el país va bien y que no van a cambiar las políticas sin considerar que en el mediano plazo, los costos económicos y sociales pueden ser más altos.

La inseguridad y la caída económica, tiene decepcionada fundamentalmente a la clase media que no ve salidas ni apoyos; y menos favorecidos, comprobarán, en el corto plazo, las graves deficiencias por ejemplo en el sistema de salud se agudizarán, pues con la eliminación del Seguro Popular y la instauración de un nuevo sistema, a la fecha no se han definido estructuras presupuestales básicas.

Habrá que analizar y reconsiderar por parte del gobierno federal, la carta que le dirige al ejecutivo Javier Sicilia, que en un apartado señala “Hace un año dijiste que gobernarías para todos y que juntos haríamos historia. Hace un año dijiste que la agenda fundamental de la nación serían la paz, la justicia y la seguridad. Hace un año, por lo mismo, nos firmaste un pagaré para que eso, que nos han robado los criminales y el Estado, nos fuera devuelto. Después de un año –con 30 mil asesinados que se suman a las centenas de miles de asesinados y desaparecidos de las otras administraciones, y con la masacre de los LeBarón– nos han devuelto el cheque con un sello que dice “fondos insuficientes”…..

Lo cierto es que las organizaciones criminales han diversificado sus modelos de negocio con la extorsión, el robo, el secuestro, las apuestas ilegales, la piratería y el robo de combustible y, los enfrentamientos entre grupos del narcotráfico son una causa significativa para el aumento de la violencia; los analistas y funcionarios de gobierno también señalan otros factores, como los cambios en el control político de los gobiernos estatales y municipales después de las elecciones.

Los frentes abiertos, son demasiados y la estrategia seguida en materia de seguridad no convence a la sociedad y particularmente a quienes la hemos padecido. Se tiene que actuar políticamente de forma global, tanto en los asuntos de derechos humanos, la protección del medio ambiente, los ajustes económicos, los movimientos migratorios, nuevas formas de gestión de la administración pública, la tecnología y, la influencia de los medios de comunicación en el desarrollo de la sociedad; consolidar la democracia, buscando mayores niveles de compresión y no en ideologías políticas y económicas en desuso.

Pues el riesgo es que día a día, se acrecienta la incertidumbre dentro de la sociedad y, sin la claridad de las políticas públicas, lamentablemente tenderá a enfrentar al pueblo contra el pueblo, en el afán de buscar mejores oportunidades, mayor seguridad y por supuesto mejores condiciones de vida.

Sus comentarios jrobertofl@hotmail.com

viernes 06 de diciembre de 2019

Gobernar sin privilegios ni distingos

sábado 30 de noviembre de 2019

La Capilla Sixtina en Puebla

viernes 22 de noviembre de 2019

Pueblo contra pueblo

sábado 16 de noviembre de 2019

Ejercer un gobierno para todos

sábado 02 de noviembre de 2019

El valor de las instituciones

sábado 26 de octubre de 2019

Estado de derecho

viernes 11 de octubre de 2019

¿Y el respeto a los habitantes en México?

viernes 04 de octubre de 2019

El reto, reducir la desigualdad social

Cargar Más