/ jueves 22 de agosto de 2019

¿Reventarán asamblea panista I?

En el PAN ya están bien puestos para ir a la asamblea dominical y elegir al nuevo líder en la capital, en donde solo hay 2 aspirantes: Eduardo Alcántara y Jesús Zaldívar. Pareciera tratarse de un volado en donde pueden ganar “los mismos de siempre” o bien, que el partido quede en manos de nuevas caras que han trabajo en tierra y que quieren dirigir y cambiar la vida democrática interna del blanquiazul.

En el análisis de los números una planilla anda feliz, feliz, feliz; porque en la campaña interna le ha ido bien y de concretar los votos y las sumas, y si no pasa nada raro; podría sorprender con el triunfo. En cambio a la planilla oponente no le favorece el futuro y tal posibilidad no le ha gustado a algunos panistas de abolengo y esa sería la razón del creciente run-run de que hay interesados que quieren “reventar” la asamblea del fin de semana y simplemente suspenderla para evitar la derrota.

Los ánimos azules se han venido calentado. Hay apasionamiento entre los militantes. Y mientras uno de los candidatos ha tenido que mostrar su músculo luciéndose con el apoyo y respaldo de las vacas sagradas del partido, el otro aspirante ha venido tejiendo sigilosamente lazos de confianza y apoyo con las bases con quienes ha trabajado en tierra en los últimos procesos electorales.

Eduardo Alcántara sabe que navega contra corriente, pues lucha contra la cargada, pero justo eso le da ánimo. Jesús Zaldívar sabe que cuenta con el apoyo de los líderes del partido a quienes conoce desde muy joven y eso le da confianza. En tanto las dirigencias afirman y sostienen que no hay dados cargados para nadie; pero solo le hacen al tío Lolo porque en realidad saben muy bien por quien late su corazoncito. En suma sigue creciendo la versión de que el candidato de la conveniencia de los tlatoanis azules es Zaldívar, pero otros panistas ven en Alcántara la opción de que nuevos valores y no “los mismos de siempre”, puedan asumir el liderazgo.

¿Reventarán asamblea panista II?

A unas horas de la asamblea panista hay diferentes versiones y lecturas. Hay reportes de que la cargada ha comenzado a operar a favor del ex director del Conalep a través de llamadas directas desde la actual dirigencia municipal a los asambleístas en donde les piden irse del lado correcto de la historia del partido. A algunos les ha extrañado que los sensei del partido ya hayan tenido que salir a hacer campaña a favor de Jesús Zaldívar, pues sería un indicio de que la elección está competida y le quieren ayudar como sea.

Justo a unos días del domingo sigue tomando fuerza y crece la versión de que no habrá asamblea. Este sería un distractor con el objetivo de impedir el quórum y así evitar la derrota. Algo similar a lo que sucedió el pasado fin de semana en Sinaloa.

En el análisis de otros panistas hay elementos para sostener que reventar la asamblea del domingo significaría buscar que sea el CEN quien elija al dirigente y así hacer a un lado a los militantes que quieren un cambio para hacer a un lado a “los mismos de siempre”.

Se sabe que hoy estarán representantes del CEN del PAN en Puebla y un grupo de poblanos van a exigir a los representantes de Marko Cortés que garanticen la realización de la asamblea dominical. Los que saben dicen que lo que en realidad tiene ocupado a Marko es la estrategia para no perder el Consejo Nacional ante los gobernadores.

Una de azules cholultecas

En San Pedro Cholula los panistas no terminan de digerir lo que pasó en su reciente elección del dirigente municipal en donde por obra y magia de “los mismos de siempre”, la presidencia quedó en manos de Carlos Tlapaltotoli que al final no será quien transforme la vida democrática interna del PAN, sino que será un nuevo instrumento de la “familia real” de Cholula, es decir la dinastía Jiménez, para seguir controlando desde diferentes esferas, los destinos de este municipio.

Hay que decir que los militantes cholultecas ya tienen bien identificada que toda la operación y elección del nuevo líder municipal panista fue obra de Lolita Parra Jiménez, pues los panistas no se chupan el dedo y saben de su intervención que han calificado de traición a su familia política del PAN que alguna vez la hizo alcaldesa y diputada federal, pero que hoy por convenirle a ella, simplemente le da la espalda a su partido para al final quedar bien con sus parientes consanguíneos, es decir la “familia real”.

Como es costumbre, le recuerdo que tenemos abierto el changarro las 24 horas. Si quiere compartir chismes, ocurrencias y uno que otro tip, siempre son bienvenidos en Twitter @ferabrajan1 y en fabrajan@hotmail.com

En el PAN ya están bien puestos para ir a la asamblea dominical y elegir al nuevo líder en la capital, en donde solo hay 2 aspirantes: Eduardo Alcántara y Jesús Zaldívar. Pareciera tratarse de un volado en donde pueden ganar “los mismos de siempre” o bien, que el partido quede en manos de nuevas caras que han trabajo en tierra y que quieren dirigir y cambiar la vida democrática interna del blanquiazul.

En el análisis de los números una planilla anda feliz, feliz, feliz; porque en la campaña interna le ha ido bien y de concretar los votos y las sumas, y si no pasa nada raro; podría sorprender con el triunfo. En cambio a la planilla oponente no le favorece el futuro y tal posibilidad no le ha gustado a algunos panistas de abolengo y esa sería la razón del creciente run-run de que hay interesados que quieren “reventar” la asamblea del fin de semana y simplemente suspenderla para evitar la derrota.

Los ánimos azules se han venido calentado. Hay apasionamiento entre los militantes. Y mientras uno de los candidatos ha tenido que mostrar su músculo luciéndose con el apoyo y respaldo de las vacas sagradas del partido, el otro aspirante ha venido tejiendo sigilosamente lazos de confianza y apoyo con las bases con quienes ha trabajado en tierra en los últimos procesos electorales.

Eduardo Alcántara sabe que navega contra corriente, pues lucha contra la cargada, pero justo eso le da ánimo. Jesús Zaldívar sabe que cuenta con el apoyo de los líderes del partido a quienes conoce desde muy joven y eso le da confianza. En tanto las dirigencias afirman y sostienen que no hay dados cargados para nadie; pero solo le hacen al tío Lolo porque en realidad saben muy bien por quien late su corazoncito. En suma sigue creciendo la versión de que el candidato de la conveniencia de los tlatoanis azules es Zaldívar, pero otros panistas ven en Alcántara la opción de que nuevos valores y no “los mismos de siempre”, puedan asumir el liderazgo.

¿Reventarán asamblea panista II?

A unas horas de la asamblea panista hay diferentes versiones y lecturas. Hay reportes de que la cargada ha comenzado a operar a favor del ex director del Conalep a través de llamadas directas desde la actual dirigencia municipal a los asambleístas en donde les piden irse del lado correcto de la historia del partido. A algunos les ha extrañado que los sensei del partido ya hayan tenido que salir a hacer campaña a favor de Jesús Zaldívar, pues sería un indicio de que la elección está competida y le quieren ayudar como sea.

Justo a unos días del domingo sigue tomando fuerza y crece la versión de que no habrá asamblea. Este sería un distractor con el objetivo de impedir el quórum y así evitar la derrota. Algo similar a lo que sucedió el pasado fin de semana en Sinaloa.

En el análisis de otros panistas hay elementos para sostener que reventar la asamblea del domingo significaría buscar que sea el CEN quien elija al dirigente y así hacer a un lado a los militantes que quieren un cambio para hacer a un lado a “los mismos de siempre”.

Se sabe que hoy estarán representantes del CEN del PAN en Puebla y un grupo de poblanos van a exigir a los representantes de Marko Cortés que garanticen la realización de la asamblea dominical. Los que saben dicen que lo que en realidad tiene ocupado a Marko es la estrategia para no perder el Consejo Nacional ante los gobernadores.

Una de azules cholultecas

En San Pedro Cholula los panistas no terminan de digerir lo que pasó en su reciente elección del dirigente municipal en donde por obra y magia de “los mismos de siempre”, la presidencia quedó en manos de Carlos Tlapaltotoli que al final no será quien transforme la vida democrática interna del PAN, sino que será un nuevo instrumento de la “familia real” de Cholula, es decir la dinastía Jiménez, para seguir controlando desde diferentes esferas, los destinos de este municipio.

Hay que decir que los militantes cholultecas ya tienen bien identificada que toda la operación y elección del nuevo líder municipal panista fue obra de Lolita Parra Jiménez, pues los panistas no se chupan el dedo y saben de su intervención que han calificado de traición a su familia política del PAN que alguna vez la hizo alcaldesa y diputada federal, pero que hoy por convenirle a ella, simplemente le da la espalda a su partido para al final quedar bien con sus parientes consanguíneos, es decir la “familia real”.

Como es costumbre, le recuerdo que tenemos abierto el changarro las 24 horas. Si quiere compartir chismes, ocurrencias y uno que otro tip, siempre son bienvenidos en Twitter @ferabrajan1 y en fabrajan@hotmail.com

jueves 12 de diciembre de 2019

¡Las auditorías están de moda!

jueves 05 de diciembre de 2019

El run-run de Carrancá

jueves 28 de noviembre de 2019

Bandas de grueso calibre

jueves 21 de noviembre de 2019

Castigos en tiempos de la 4T

jueves 07 de noviembre de 2019

¡Habemus ombusman!

jueves 24 de octubre de 2019

Ganó Jesús Zaldívar, pero…

jueves 17 de octubre de 2019

Reversa al tarifazo

jueves 03 de octubre de 2019

Inviable aumentar pasaje justo ahora

jueves 26 de septiembre de 2019

Urge voluntad para reestructurar el transporte

Cargar Más