/ lunes 11 de noviembre de 2019

Río San Francisco

En 1535, cuatro años después de la fundación Puebla, la Ciudad de los Ángeles aprovechó el caudal del río Alomoloya, después llamado río de San Francisco, para llevar agua a sus molinos.

En esa época, las principales zonas de la ciudad, contaban con abastecimiento natural de ríos y arroyos que descendían del deshielo principalmente del Iztaccíhuatl, Popocatépetl y Malinche, que entraban a la ciudad como parte de los denominados ríos San Francisco, Atoyac y Alseseca.

La corriente del río San Francisco, venía de la Malinche, y bajaba por el actual boulevard 5 de mayo, por el “Arroyo de Xonaca”, y surtía de agua dulce a las “cieneguillas” del norte y centro de la ciudad.

Casi 16 años después, con el propósito de conectar las orillas del río, se construyeron los puentes de San Francisco y Amalucan, llamados posteriormente Bubas.

Más tarde se construyeron paredes para contener la fuerza del río en época de tormentas, y en 1781 se inauguró el conocido Puente de Ovando.

El río San Francisco originó grandes inundaciones que afectaron algunas zonas de la ciudad, dañando puentes y casas, por lo que se tuvieron que tomar medidas para proteger a la población.

El río San Francisco fue parte del paisaje de la ciudad hasta mediados de la década de los 60; derivado del crecimiento de la ciudad se contaminó y en esa época tomaron la decisión de entubarlo.

Hoy en día existen algunos proyectos de recuperación del río, a fin de explorar su potencial turístico.

Y tú, ¿qué más conoces sobre el río San Francisco? te invito a dejar tu mensaje en mi página de Facebook David Villanueva Lomelí. Con los Hashtags #Puebla y #VívelaBien.

Como dijo Lord Acton: “La historia no es una carga para la memoria sino una iluminación para el alma.”

Facebook: David Villanueva Lomelí

www.davidvillanueva.mx

En 1535, cuatro años después de la fundación Puebla, la Ciudad de los Ángeles aprovechó el caudal del río Alomoloya, después llamado río de San Francisco, para llevar agua a sus molinos.

En esa época, las principales zonas de la ciudad, contaban con abastecimiento natural de ríos y arroyos que descendían del deshielo principalmente del Iztaccíhuatl, Popocatépetl y Malinche, que entraban a la ciudad como parte de los denominados ríos San Francisco, Atoyac y Alseseca.

La corriente del río San Francisco, venía de la Malinche, y bajaba por el actual boulevard 5 de mayo, por el “Arroyo de Xonaca”, y surtía de agua dulce a las “cieneguillas” del norte y centro de la ciudad.

Casi 16 años después, con el propósito de conectar las orillas del río, se construyeron los puentes de San Francisco y Amalucan, llamados posteriormente Bubas.

Más tarde se construyeron paredes para contener la fuerza del río en época de tormentas, y en 1781 se inauguró el conocido Puente de Ovando.

El río San Francisco originó grandes inundaciones que afectaron algunas zonas de la ciudad, dañando puentes y casas, por lo que se tuvieron que tomar medidas para proteger a la población.

El río San Francisco fue parte del paisaje de la ciudad hasta mediados de la década de los 60; derivado del crecimiento de la ciudad se contaminó y en esa época tomaron la decisión de entubarlo.

Hoy en día existen algunos proyectos de recuperación del río, a fin de explorar su potencial turístico.

Y tú, ¿qué más conoces sobre el río San Francisco? te invito a dejar tu mensaje en mi página de Facebook David Villanueva Lomelí. Con los Hashtags #Puebla y #VívelaBien.

Como dijo Lord Acton: “La historia no es una carga para la memoria sino una iluminación para el alma.”

Facebook: David Villanueva Lomelí

www.davidvillanueva.mx

domingo 05 de julio de 2020

Iglesia de los Remedios

lunes 29 de junio de 2020

Cemitas poblanas

lunes 22 de junio de 2020

Leyendas de Puebla

lunes 15 de junio de 2020

Biblioteca Franciscana

lunes 08 de junio de 2020

Acatzingo

lunes 01 de junio de 2020

Iglesia de San Cristóbal

lunes 25 de mayo de 2020

Zona de Valsequillo

lunes 18 de mayo de 2020

Tecamachalco

lunes 04 de mayo de 2020

San Martín Texmelucan

Cargar Más