/ miércoles 3 de febrero de 2021

Se queda solo, y sin dinero, Octavio Romero en Pemex

El problema dentro de Petróleos Mexicanos (Pemex) es la soledad en que está su director general Octavio Romero Oropeza. Y es que además de los múltiples problemas operativos que tiene, hoy pesa sobre él un gran hoyo financiero que deberá resolver en el muy corto plazo.

El año pasado, Hacienda le dio a Pemex todo el dinero que se necesitaba, y proyectaba usar 45 mil millones de pesos para la construcción de la refinería de Dos Bocas. Todo ese dinero era para los contratistas, a saber, ICA, Samsung Engineering, Techint , entre otros.

El camino era sencillo: la SHCP le da el dinero a Pemex, éste lo transmite a PTI -que es la empresa/vehículo financiero usado por la 4T para la construcción de la refinería- y de ahí a los contratistas. Pero algo pasó en la última ministración de los recursos, simplemente 11 mil millones de pesos salieron de Tesorería y no terminaron en las obras de la refinería.

La construcción de Dos Bocas en el último trimestre del año simplemente no tuvo dinero para pagar y eso generó un enorme retraso.

El dinero, me explican las empresas, fue usado para otras cosas. Los 11 mil millones de pesos se mandaron directamente a los contratistas de Pemex Exploración y Producción con quien se tenía un enorme atraso y deudas que mantenían paralizada a la actividad, lo que implica que no se cumplirán las metas de producción anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿Quién tomó la decisión de desviar 11 mil millones de pesos, que deberían ser para la refinería de Dos Bocas, para mejor pagarle a los contratistas de Pemex Exploración y Producción? Pues el director de Pemex, Octavio Romero, con el consentimiento de su jefe en Palacio Nacional.

Obviamente se armó la bronca entre el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el director de Pemex, frente al Presidente y a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, por ahí de octubre de 2020. De hecho, esta decisión forjó una alianza de facto entre la SHCP y la Sener por una razón: el hueco es demasiado grande y, simplemente, no se debía/podía hacer eso. Y lo hizo.

Ahora, los 11 mil millones de pesos tomados del presupuesto de Dos Bocas y enviados a pagar contratistas petroleros deben ser repuestos y la decisión operativa, tomada al margen del Consejo de Administración de Pemex, fue que en el primer minuto de 2021, en cuanto la petrolera pudo tener acceso a su presupuesto, sacó de su bolsa el dinero y empezó a hacer los pagos a los contratistas de Dos Bocas. Así es, para tapar el hueco de 2020 los muchachos del director -Marcos Herrería, director de Administración; y Alberto Velázquez, en Finanzas; hicieron un nuevo hoyo en el presupuesto del 2021.

Unos genios pues.

BUZOS

1. Israel Hurtado, abogado especialista en energía, destacó la posible inconstitucionalidad de la iniciativa presidencial sobre reformar la Ley de la Industria Eléctrica por la retroactividad prevista, para revocar permisos, y otras disposiciones que podrían ser modificadas y que podrían afectar los proyectos en operación hechos bajo el marco legal de disposiciones vigentes, y que significaron inversiones; esto tendrá un perjuicio evidente para las empresas que cumplieron para obtener sus permisos. Podríamos ver amparos y controversias constitucionales por parte de los estados y de la Cofece.

El problema dentro de Petróleos Mexicanos (Pemex) es la soledad en que está su director general Octavio Romero Oropeza. Y es que además de los múltiples problemas operativos que tiene, hoy pesa sobre él un gran hoyo financiero que deberá resolver en el muy corto plazo.

El año pasado, Hacienda le dio a Pemex todo el dinero que se necesitaba, y proyectaba usar 45 mil millones de pesos para la construcción de la refinería de Dos Bocas. Todo ese dinero era para los contratistas, a saber, ICA, Samsung Engineering, Techint , entre otros.

El camino era sencillo: la SHCP le da el dinero a Pemex, éste lo transmite a PTI -que es la empresa/vehículo financiero usado por la 4T para la construcción de la refinería- y de ahí a los contratistas. Pero algo pasó en la última ministración de los recursos, simplemente 11 mil millones de pesos salieron de Tesorería y no terminaron en las obras de la refinería.

La construcción de Dos Bocas en el último trimestre del año simplemente no tuvo dinero para pagar y eso generó un enorme retraso.

El dinero, me explican las empresas, fue usado para otras cosas. Los 11 mil millones de pesos se mandaron directamente a los contratistas de Pemex Exploración y Producción con quien se tenía un enorme atraso y deudas que mantenían paralizada a la actividad, lo que implica que no se cumplirán las metas de producción anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿Quién tomó la decisión de desviar 11 mil millones de pesos, que deberían ser para la refinería de Dos Bocas, para mejor pagarle a los contratistas de Pemex Exploración y Producción? Pues el director de Pemex, Octavio Romero, con el consentimiento de su jefe en Palacio Nacional.

Obviamente se armó la bronca entre el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el director de Pemex, frente al Presidente y a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, por ahí de octubre de 2020. De hecho, esta decisión forjó una alianza de facto entre la SHCP y la Sener por una razón: el hueco es demasiado grande y, simplemente, no se debía/podía hacer eso. Y lo hizo.

Ahora, los 11 mil millones de pesos tomados del presupuesto de Dos Bocas y enviados a pagar contratistas petroleros deben ser repuestos y la decisión operativa, tomada al margen del Consejo de Administración de Pemex, fue que en el primer minuto de 2021, en cuanto la petrolera pudo tener acceso a su presupuesto, sacó de su bolsa el dinero y empezó a hacer los pagos a los contratistas de Dos Bocas. Así es, para tapar el hueco de 2020 los muchachos del director -Marcos Herrería, director de Administración; y Alberto Velázquez, en Finanzas; hicieron un nuevo hoyo en el presupuesto del 2021.

Unos genios pues.

BUZOS

1. Israel Hurtado, abogado especialista en energía, destacó la posible inconstitucionalidad de la iniciativa presidencial sobre reformar la Ley de la Industria Eléctrica por la retroactividad prevista, para revocar permisos, y otras disposiciones que podrían ser modificadas y que podrían afectar los proyectos en operación hechos bajo el marco legal de disposiciones vigentes, y que significaron inversiones; esto tendrá un perjuicio evidente para las empresas que cumplieron para obtener sus permisos. Podríamos ver amparos y controversias constitucionales por parte de los estados y de la Cofece.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 07 de abril de 2021

El costoso miedo a AMLO

Luis Carriles

miércoles 24 de febrero de 2021

#LeyCombustóleo

Luis Carriles

miércoles 20 de enero de 2021

Braskem demanda a Pemex

Luis Carriles

miércoles 06 de enero de 2021

CFE miente y Pemex se quema

Luis Carriles

miércoles 30 de diciembre de 2020

Las chicanadas de Sener

Luis Carriles

miércoles 09 de diciembre de 2020

Pemex, se asume, quebrada

Luis Carriles

miércoles 25 de noviembre de 2020

Pemex no quiere pagar aguinaldos

Luis Carriles

Cargar Más