/ jueves 7 de marzo de 2019

Sin liderazgos competitivos, PAN apuesta por Enrique Cárdenas

El nombramiento del ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas, como candidato a gobernador de la coalición PAN, PRD y MC, demuestra la ausencia plena de liderazgos o cuadros que electoralmente pueden ser competitivos al interior de Acción Nacional.

Desde luego su llegada va encaminada a desafiar a Morena, partido político que está a la cabeza de las preferencias rumbo al proceso extraordinario del dos de junio.

Sin embargo, tendrá que sortear inconvenientes propios de su nombramiento.

Uno, apaciguar la molestia entre el panismo.

Durante los últimos ocho años la marca PAN era conocida como el “morenovallismo” y ahora que tenía la oportunidad de empezar a recobrar su propia identidad, vino el manotazo desde la sede nacional al apostar por un perfil ciudadano y que en otras palabras, está ajeno al pensamiento del blanquiazul.

Deja en ridículo a sus cuadros representativos y a los siete interesados –posteriormente fueron tres- en registrarse en el proceso interno de selección del candidato a gobernador. Quedó en evidencia que ninguno tiene la confianza y el liderazgo para dar la batalla el dos de junio.

En consecuencia, surgieron las primeras críticas.

Como muestra está el twiiter lanzado por Blanca Jiménez, una de las precandidatas: “los militantes merecemos ser representados, escuchados y respetados en ningún momento se nos hizo una consulta! Cómo por qué tenemos que apoyar a alguien que no es del @PANPUEBLA necesitamos fortalecer a nuestro partido y dar una lucha digna!!!”.

La molestia también la hizo latente de manera irónica por la misma vía el ex dirigente morenovallista, Jesús Giles, quien expresó lo siguiente “Un fuerte aplauso para @AccionNacional que el día de hoy se ha esforzado tratar de enviar al @PANPUEBLA a un decoroso 3er lugar en esta elección …@ecardenassan es un bueno hombre, pero no representa al PAN, a sus estructuras, ni a su militancia”.

Otro frente abierto al que deberá enfrentar el académico, será justificar más allá de su perfil ciudadano, su decisión de ser respaldado por tres partidos políticos a los cuales criticó por estar “sumidos” al control del morenovallismo.

De bote pronto se puede interpretar que está latente la posibilidad que la militancia del blanquiazul no se una a favor de las aspiraciones de Enrique Cárdenas Sánchez.

Ahí es donde debe entrar el proceso de diálogo tanto de las dirigencias nacional y estatal, así como del mismo Enrique Cárdenas, con los cuadros del partido.

Marko Cortés y Genoveva Huerta tendrán que “abrirles” los ojos a los inconformes de esta decisión que fue motivada por la falta de liderazgos reales que electoralmente sean rentables.

Ni Blanca Jiménez, Guillermo Velázquez o Francisco Fraile –elegidos el pasado sábado por la Comisión Estatal del PAN como propuestas a candidato-garantizaba un papel decoroso.

En otras palabras, la caballada estaba flaca.

De ahí que se fuera explorada la idea de apostar por la “doña” Ana Teresa Aranda, pese a dejar al partido político por sus diferencias irreconciliables con Rafael Moreno Valle.

Vino entonces una segunda propuesta: Enrique Cárdenas.

La decisión no fue tan difícil y finalmente fue elegido el ex rector de la UDLAP.

Ahora comienza del proceso de cicatrización en Acción Nacional.


***

Finalmente rodó la primera cabeza en el gabinete municipal de Claudia Rivera Vivanco.

A casi cinco meses de la llegada de este gobierno de izquierda, vino el primer ajuste con la salida de Lirio Azahalia González Luna como titular de la Secretaría de Turismo.

Cuentan que Rivera Vivanco tardó en ejecutar el primer cambio.

Ahora se espera que vengan otros que ayuden a cambiar la percepción negativa de este ayuntamiento.


Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

El nombramiento del ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas, como candidato a gobernador de la coalición PAN, PRD y MC, demuestra la ausencia plena de liderazgos o cuadros que electoralmente pueden ser competitivos al interior de Acción Nacional.

Desde luego su llegada va encaminada a desafiar a Morena, partido político que está a la cabeza de las preferencias rumbo al proceso extraordinario del dos de junio.

Sin embargo, tendrá que sortear inconvenientes propios de su nombramiento.

Uno, apaciguar la molestia entre el panismo.

Durante los últimos ocho años la marca PAN era conocida como el “morenovallismo” y ahora que tenía la oportunidad de empezar a recobrar su propia identidad, vino el manotazo desde la sede nacional al apostar por un perfil ciudadano y que en otras palabras, está ajeno al pensamiento del blanquiazul.

Deja en ridículo a sus cuadros representativos y a los siete interesados –posteriormente fueron tres- en registrarse en el proceso interno de selección del candidato a gobernador. Quedó en evidencia que ninguno tiene la confianza y el liderazgo para dar la batalla el dos de junio.

En consecuencia, surgieron las primeras críticas.

Como muestra está el twiiter lanzado por Blanca Jiménez, una de las precandidatas: “los militantes merecemos ser representados, escuchados y respetados en ningún momento se nos hizo una consulta! Cómo por qué tenemos que apoyar a alguien que no es del @PANPUEBLA necesitamos fortalecer a nuestro partido y dar una lucha digna!!!”.

La molestia también la hizo latente de manera irónica por la misma vía el ex dirigente morenovallista, Jesús Giles, quien expresó lo siguiente “Un fuerte aplauso para @AccionNacional que el día de hoy se ha esforzado tratar de enviar al @PANPUEBLA a un decoroso 3er lugar en esta elección …@ecardenassan es un bueno hombre, pero no representa al PAN, a sus estructuras, ni a su militancia”.

Otro frente abierto al que deberá enfrentar el académico, será justificar más allá de su perfil ciudadano, su decisión de ser respaldado por tres partidos políticos a los cuales criticó por estar “sumidos” al control del morenovallismo.

De bote pronto se puede interpretar que está latente la posibilidad que la militancia del blanquiazul no se una a favor de las aspiraciones de Enrique Cárdenas Sánchez.

Ahí es donde debe entrar el proceso de diálogo tanto de las dirigencias nacional y estatal, así como del mismo Enrique Cárdenas, con los cuadros del partido.

Marko Cortés y Genoveva Huerta tendrán que “abrirles” los ojos a los inconformes de esta decisión que fue motivada por la falta de liderazgos reales que electoralmente sean rentables.

Ni Blanca Jiménez, Guillermo Velázquez o Francisco Fraile –elegidos el pasado sábado por la Comisión Estatal del PAN como propuestas a candidato-garantizaba un papel decoroso.

En otras palabras, la caballada estaba flaca.

De ahí que se fuera explorada la idea de apostar por la “doña” Ana Teresa Aranda, pese a dejar al partido político por sus diferencias irreconciliables con Rafael Moreno Valle.

Vino entonces una segunda propuesta: Enrique Cárdenas.

La decisión no fue tan difícil y finalmente fue elegido el ex rector de la UDLAP.

Ahora comienza del proceso de cicatrización en Acción Nacional.


***

Finalmente rodó la primera cabeza en el gabinete municipal de Claudia Rivera Vivanco.

A casi cinco meses de la llegada de este gobierno de izquierda, vino el primer ajuste con la salida de Lirio Azahalia González Luna como titular de la Secretaría de Turismo.

Cuentan que Rivera Vivanco tardó en ejecutar el primer cambio.

Ahora se espera que vengan otros que ayuden a cambiar la percepción negativa de este ayuntamiento.


Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

jueves 05 de septiembre de 2019

PAN juega al despistado

martes 27 de agosto de 2019

El “yunque” respira con intensidad

martes 20 de agosto de 2019

Arde el cabildo capitalino

martes 06 de agosto de 2019

Hambre de poder en el PAN

jueves 01 de agosto de 2019

Por el bien de Puebla

martes 30 de julio de 2019

El regreso de Blanca Alcalá

Cargar Más