/ sábado 21 de septiembre de 2019

Trato digno

El ser humano cuenta con capacidad para relacionarse e interactuar con los demás individuos, acción que determina la conformación de la sociedad y, para poder alcanzar la tan deseada felicidad, se debe actuar con respeto a la dignidad y la estima que todo ser humano merece.

La dignidad, mantiene un adecuado balance emocional, sin embargo, no debe ser confundida con orgullo o arrogancia de pensar que somos mejores que todos los demás. Los seres humanos merecemos respeto, no importando la clase social a la que pertenecemos y la dignidad refuerza nuestra personalidad.

Por ello y con toda seguridad Ud. estimado lector tendrá su punto de vista sobre los servicios del sector salud, en particular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), claro que la mayoría de las veces esta opinión se ve influenciada por comentarios que los usuarios vierten, por la influencia de los medios de comunicación o incluso de los mismos servidores públicos del Instituto.

En lo personal emito la presente opinión, con base en una experiencia vivida; la cual debo afirmar que me ha dejado gratamente satisfecho de la ética en el servicio que vienen proporcionándole a mi ser más querido, que es derechohabiente de esta honorable institución, el IMSS.

Desde su ingreso, el médico familiar al detectar su nivel de gravedad, sugirió que antes de tomar la decisión y optar por los servicios de medicina privada; como derechohabiente, hiciera uso de los servicios del IMSS y, ante su diligencia y buen trato humano, ingreso a través del servicio de urgencias en el Hospital Regional de la Margarita de la ciudad de Puebla.

Al llegar nos encontramos con un escenario realmente conmovedor, en principio por la muchedumbre que se encuentra en espera de los resultados y evolución de la salud de sus familiares que son atendidos en el área de urgencias.

Con ese escenario iniciamos el procedimiento de ingreso, siendo atendidos con todo comedimiento por los vigilantes (guardias de seguridad), ello dio inicio el protocolo de manera estricta, pero notando que es con estricto apego a la normatividad del (IMSS).

Ante la auscultación y síntomas que el paciente refiere, el médico de urgencias, primer contacto de la misma, dictamina las causas provocadas, evalúa y define el protocolo médico de atención, remitiendo al paciente al área de atención inmediata, y su internamiento para realizar los laboratorios y una serie de estudios, básicos y especiales que fueron ordenados desde el ingreso; avalados y certificados por especialistas en medicina interna, los cuales en su gran mayoría demuestran su amplio conocimiento y vasta experiencia.

Que decir del personal de enfermería, pues mi mayor asombro fue ver la calidez, cariño, atención, rapidez y trato humano que brindan a los pacientes; en el instituto existen limitaciones por supuesto pero el trato manejo y disposición de los recursos que tiene a su alcance no limita su desempeño, al mismo tiempo de la atención eficiente de los médicos residentes, demás apoyos y del personal de intendencia. Desempeñan con gusto su trabajo.

Soy por tanto un testigo ocular y tangible del desempeño, que la administración en su conjunto desarrolla, es símbolo de unidad, compañerismo y apoyo en este difícil proceso de atención a la salud, dentro de esta noble institución que atiende, brindando insisto con las limitaciones y espacios físicos y tal vez contando con un presupuesto austero, una inmejorable atención a la salud.

En este importante espacio de Opinión del Sol de Puebla, considere oportuno no solo destacar el trato humano y notable desempeño que realiza el (IMSS), sino dejar testimonio de la invaluable atención que recibe cada derechohabiente, al tiempo de resaltar las acciones que fortalecen a las instituciones y nutrirnos con un testimonio positivo, ante un mundo indolente, individualista y carente de valores.

Sirva pues esté artículo, para destacar el trato humano y manejo de una adecuada administración de los recursos que el (IMSS) brinda a sus derechohabientes en Puebla, con la certeza de que la presente llegue a su Director General, al Maestro Zoé Robledo Aburto, como una muestra en este gran universo; la cual es digna de ser tomada en cuenta, para el fortalecimiento institucional y, ser ejemplo del trato humano y el manejo de los insumos, aun con la limitación de los recursos.

Por mi parte continuo en la lucha por prolongar la vida de mi ser más querido. Pues defender a México y a sus instituciones es obligación de todo mexicano lo contario genera ingobernabilidad, las consecuencias pueden ser incalculables en materia de salud; se debe otorgar de manera oportuna y suficiente, los fondos para garantizar una atención eficiente, y de calidad a sus usuarios.

Sus comentarios jrobertofl@hotmail.com



El ser humano cuenta con capacidad para relacionarse e interactuar con los demás individuos, acción que determina la conformación de la sociedad y, para poder alcanzar la tan deseada felicidad, se debe actuar con respeto a la dignidad y la estima que todo ser humano merece.

La dignidad, mantiene un adecuado balance emocional, sin embargo, no debe ser confundida con orgullo o arrogancia de pensar que somos mejores que todos los demás. Los seres humanos merecemos respeto, no importando la clase social a la que pertenecemos y la dignidad refuerza nuestra personalidad.

Por ello y con toda seguridad Ud. estimado lector tendrá su punto de vista sobre los servicios del sector salud, en particular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), claro que la mayoría de las veces esta opinión se ve influenciada por comentarios que los usuarios vierten, por la influencia de los medios de comunicación o incluso de los mismos servidores públicos del Instituto.

En lo personal emito la presente opinión, con base en una experiencia vivida; la cual debo afirmar que me ha dejado gratamente satisfecho de la ética en el servicio que vienen proporcionándole a mi ser más querido, que es derechohabiente de esta honorable institución, el IMSS.

Desde su ingreso, el médico familiar al detectar su nivel de gravedad, sugirió que antes de tomar la decisión y optar por los servicios de medicina privada; como derechohabiente, hiciera uso de los servicios del IMSS y, ante su diligencia y buen trato humano, ingreso a través del servicio de urgencias en el Hospital Regional de la Margarita de la ciudad de Puebla.

Al llegar nos encontramos con un escenario realmente conmovedor, en principio por la muchedumbre que se encuentra en espera de los resultados y evolución de la salud de sus familiares que son atendidos en el área de urgencias.

Con ese escenario iniciamos el procedimiento de ingreso, siendo atendidos con todo comedimiento por los vigilantes (guardias de seguridad), ello dio inicio el protocolo de manera estricta, pero notando que es con estricto apego a la normatividad del (IMSS).

Ante la auscultación y síntomas que el paciente refiere, el médico de urgencias, primer contacto de la misma, dictamina las causas provocadas, evalúa y define el protocolo médico de atención, remitiendo al paciente al área de atención inmediata, y su internamiento para realizar los laboratorios y una serie de estudios, básicos y especiales que fueron ordenados desde el ingreso; avalados y certificados por especialistas en medicina interna, los cuales en su gran mayoría demuestran su amplio conocimiento y vasta experiencia.

Que decir del personal de enfermería, pues mi mayor asombro fue ver la calidez, cariño, atención, rapidez y trato humano que brindan a los pacientes; en el instituto existen limitaciones por supuesto pero el trato manejo y disposición de los recursos que tiene a su alcance no limita su desempeño, al mismo tiempo de la atención eficiente de los médicos residentes, demás apoyos y del personal de intendencia. Desempeñan con gusto su trabajo.

Soy por tanto un testigo ocular y tangible del desempeño, que la administración en su conjunto desarrolla, es símbolo de unidad, compañerismo y apoyo en este difícil proceso de atención a la salud, dentro de esta noble institución que atiende, brindando insisto con las limitaciones y espacios físicos y tal vez contando con un presupuesto austero, una inmejorable atención a la salud.

En este importante espacio de Opinión del Sol de Puebla, considere oportuno no solo destacar el trato humano y notable desempeño que realiza el (IMSS), sino dejar testimonio de la invaluable atención que recibe cada derechohabiente, al tiempo de resaltar las acciones que fortalecen a las instituciones y nutrirnos con un testimonio positivo, ante un mundo indolente, individualista y carente de valores.

Sirva pues esté artículo, para destacar el trato humano y manejo de una adecuada administración de los recursos que el (IMSS) brinda a sus derechohabientes en Puebla, con la certeza de que la presente llegue a su Director General, al Maestro Zoé Robledo Aburto, como una muestra en este gran universo; la cual es digna de ser tomada en cuenta, para el fortalecimiento institucional y, ser ejemplo del trato humano y el manejo de los insumos, aun con la limitación de los recursos.

Por mi parte continuo en la lucha por prolongar la vida de mi ser más querido. Pues defender a México y a sus instituciones es obligación de todo mexicano lo contario genera ingobernabilidad, las consecuencias pueden ser incalculables en materia de salud; se debe otorgar de manera oportuna y suficiente, los fondos para garantizar una atención eficiente, y de calidad a sus usuarios.

Sus comentarios jrobertofl@hotmail.com



viernes 13 de diciembre de 2019

Evaluación educativa; su importancia

viernes 06 de diciembre de 2019

Gobernar sin privilegios ni distingos

sábado 30 de noviembre de 2019

La Capilla Sixtina en Puebla

viernes 22 de noviembre de 2019

Pueblo contra pueblo

sábado 16 de noviembre de 2019

Ejercer un gobierno para todos

sábado 02 de noviembre de 2019

El valor de las instituciones

sábado 26 de octubre de 2019

Estado de derecho

viernes 11 de octubre de 2019

¿Y el respeto a los habitantes en México?

Cargar Más